Taxis, ¿aceptan el pago con tarjeta?

Ofrecer a los clientes el pago con tarjeta aún no es obligatorio

Con el objeto de facilitar el abono de la carrera a los usuarios que viajan sin dinero en efectivo o que llevan billetes "grandes", lo que hace imposible dar cambio, muchos taxistas optan por instalar sistemas TPV (terminal punto de venta) en sus vehículos, para que se pueda pagar con tarjeta, aunque el importe sea pequeño. Además de resultar más cómodo para los clientes, es un sistema con el que se gana en seguridad, pues, al no llevar dinero en el interior del coche, disminuye el riesgo de robos e intimidaciones. De hecho, portar el distintivo de cobro electrónico en la ventanilla de un taxi es un modo de disuadir a los ladrones.

Así, numerosos taxistas prefieren que los pagos se realicen con tarjeta, aunque no suelen aceptar la American Express (en algunos casos solo la admiten bajo solicitud), pues tiene una comisión muy alta. Mientras con una tarjeta Visa de débito o de crédito el taxista pierde casi un 1% por asumir la comisión, con una American Express la merma sube hasta un 2,5%. Cuando se pide un taxi por teléfono, desde la centralita también se puede requerir que el vehículo cuente con esta posibilidad de pago (que, a menudo, es Visa o Master Card). Sin embargo, muchos usuarios se quejan de que, sobre todo en aeropuertos y estaciones de tren, algunos taxistas no transportan a personas con tarjeta porque desconfían de que no tengan otro medio de pago y, si falla la tarjeta o el datáfono, se queden sin cobrar la carrera. En este sentido, a media mañana y última hora de la tarde, las tarjetas suelen dar error más ya que, al ser la hora punta de compras en tiendas y supermercados, los servidores están más saturados.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), en 2012 circulaban 70.623 taxis por España, lo que significa que había un taxi por cada 670 habitantes. Madrid era la comunidad autónoma con mayor número de taxis, con 16.087, seguida de los 13.340 de Cataluña y de 10.253 en Andalucía. En conjunto, casi un 70% de los taxis no lleva TPV, porque aún no es obligatorio ofrecer a los clientes el pago con tarjeta.

Qué ventajas tiene que un taxi ofrezca el pago con tarjeta

Pese a que no convence a todos los taxistas que, en estos años de crisis han visto reducida su clientela y consideran que las comisiones que el banco cobra por el servicio de TPV son excesivas, el pago con tarjeta de crédito aporta ventajas y beneficios a los taxis que disponen de él, ya que:

  • Se presta un mejor servicio a los usuarios, que pueden elegir entre pagar con dinero en efectivo o con su tarjeta de débito o crédito.

  • Permite que los clientes se puedan beneficiar de ciertas ofertas financieras que concede la entidad bancaria emisora de la tarjeta con la que pagan.

  • Se producen menos movimientos de monedas y billetes, y hay menos dinero en el interior del vehículo al final de cada jornada.

  • Se evitan los desplazamientos al banco para ingresar el efectivo procedente de las carreras y conseguir monedas y billetes pequeños con los que poder dar cambio.

  • Se logra un registro de todas las operaciones abonadas con tarjeta, lo que impide que haya descuadres o que alguien pueda "coger dinero de la caja".

  • Aumenta la seguridad en el taxi con la disminución del dinero en metálico, gracias al pago electrónico.

  • Proporciona una mayor movilidad a jóvenes, turistas y trabajadores en viaje de negocios, muy acostumbrados a realizar sus pagos con tarjetas.

Así, los taxis que no disponen de datáfono están en desventaja frente a los que sí, cuando se trata de satisfacer a un mayor número de usuarios.

La aceptación de tarjetas en los taxis en algunas ciudades españolas
  • Madrid:

    Desde la Asociación Gremial de Autotaxi de Madrid se defiende el derecho de los clientes a que paguen con tarjeta y lo recomiendan porque, además de modernizar el servicio, ofrece más seguridad a los taxistas. De los cerca de 16.000 taxis que circulan por Madrid (según los datos del INE para 2012), unos 9.000 están provistos de datáfono.

  • Barcelona:

    El 90% de los 10.523 taxis que circulan en la Ciudad Condal permite el abono con tarjeta. Además, La Caixa y el Institut Metropolità del Taxi (IMT) han firmado un acuerdo para promover los pagos con tarjeta sin contacto o contactless (que no requiere pasar la tarjeta por el datáfono, sino que basta con acercarla) en los taxis de Barcelona, lo que se prevé que sea posible en 5.000 vehículos en los próximos 12 meses.

  • Bilbao:

    Desde 2007 se puede usar la tarjeta en numerosos taxis bilbaínos. De hecho, una cuarta parte de los casi 800 taxis que circulan por la ciudad dispone de terminales TPV.

  • Valencia:

    De los 2.816 taxis que hay en Valencia capital, la mitad ya acepta el abono del servicio con tarjeta de crédito o débito.

  • A Coruña:

    Más del 50% de su flota de taxis, que está compuesta por 522 vehículos, ofrece la posibilidad de pagar con tarjeta.

  • Palma de Mallorca:

    Con 1.246 vehículos, el Ayuntamiento de Palma ha elaborado un decreto por el que, desde el pasado 1 de octubre, todos los taxis que presten servicio en las paradas del aeropuerto de Son Sant Joan, el puerto y Taxitour tienen que llevar un datáfono para permitir pagar con tarjeta a los clientes.

  • Zaragoza:

    Las comisiones de cada operación que van a las entidades bancarias, junto con los gastos de mantenimiento de los terminales, hacen que pocos taxistas se animen a admitir las tarjetas de crédito en Zaragoza. Solo el 20% de los taxis autorizados a circular por la ciudad permite el pago con tarjeta bancaria. Esta cifra supone que de las 1.777 licencias que hay en la capital aragonesa solo unos 300 taxis ofrecen este servicio a los ciudadanos. La Asociación Provincial de Auto-Taxi de Zaragoza (APATZ) aduce que un sistema de pago con tarjeta implica que el banco se lleva una comisión por cada trayecto que oscila entre el 0,5% y el 1%, más una cantidad por el mantenimiento del terminal y otros gastos.

  • Albacete:

    Casi el 70% de los 108 taxis que hay en Albacete cuenta con sistemas TPV para cobrar con tarjeta.

  • Cáceres:

    Desde septiembre de 2012, los taxis cacereños brindan a los usuarios la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito o débito. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de vehículos tiene este sistema del total de la flota de taxis de Cáceres capital, que posee unos 75 vehículos. Aún así, no se establece ningún importe mínimo para utilizar este servicio.

  • Palencia:

    De los 51 taxis que circulan por la capital palentina, alrededor de la mitad tiene ya terminales de punto de venta (TPV).

Si no se dispone de dinero en efectivo, antes de coger un taxi conviene comprobar que en el lado exterior de la ventanilla lleva el distintivo de aceptación de cobro electrónico. De cualquier modo, lo más eficaz es telefonear a una empresa de servicios de taxi, asegurándose de solicitar uno que ofrezca el pago con tarjeta, para poder efectuar el abono al final del recorrido.

En el caso de los eurotaxis, realizan el mismo servicio que cualquier otro taxi, funcionan con taxímetro, pueden ofrecer la posibilidad del pago con tarjeta y tienen que aplicar las mismas tarifas vigentes. Son vehículos más amplios que los taxis convencionales que están adaptados para transportar a personas con movilidad reducida. Para contratar estos taxis adaptados es conveniente dirigirse a los servicios de taxis por teléfono.

Abonar el taxi con tarjeta sin contacto o con el móvil

Desde octubre de 2012, los taxistas de Barcelona ya pueden disponer de un dispositivo que permite a sus clientes pagar con tarjetas sin contacto, gracias al acuerdo "Barcelona Contactless" que firmaron La Caixa y el Instituto Metropolitano del Taxi. En Madrid y Pamplona se están desarrollando también las tarjetas sin contacto. El pasado mes de marzo se firmó en Madrid un acuerdo entre el BBVA y los más de 3.500 asociados de Radio Taxi para utilizar Terminales Punto de Venta (TPV) que permitirán a los usuarios pagar con las tarjetas sin contacto en los vehículos de su flota.

Estas tarjetas permiten pagar en los taxis sin dinero, sin firmar un recibo y sin tener que teclear el PIN. Solo con que el usuario del taxi acerque su tarjeta a unos cinco centímetros del TPV, la máquina identificará la tarjeta y efectuará el cobro de la carrera.

La tarjeta sin contacto representa el paso previo para posibilitar el pago con smartphones a través de la tecnología Near Field Communications (NFC), un protocolo de comunicación inalámbrica que permite conectar dos móviles a una distancia muy corta para habilitar sistemas de identificación o pago electrónico.

Mientras tanto, en ciudades como Madrid o Pamplona, el pago a través del teléfono móvil ya se ha implantado. En Madrid, los clientes de esta aplicación tendrán que registrarse en el servicio y proporcionar su número de cuenta y, una vez concluido el trayecto, elegir si lo pagan con el móvil, la tarjeta de crédito o en efectivo. El usuario recibe al instante la factura del viaje en su correo electrónico y, además, puede conocer el coste estimado de la carrera antes de solicitar el taxi. Está disponible para los sistemas operativos móviles iOS y Android.

Así va la Bolsa