Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.398,15
    +2,89 (+0,07%)
     
  • Nasdaq

    14.714,79
    +42,11 (+0,29%)
     
  • NIKKEI 225

    27.781,02
    +497,43 (+1,82%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1876
    +0,0001 (+0,01%)
     
  • Petróleo Brent

    76,39
    +0,06 (+0,08%)
     
  • BTC-EUR

    33.423,57
    -1.555,23 (-4,45%)
     
  • CMC Crypto 200

    970,72
    +9,82 (+1,02%)
     
  • Oro

    1.818,10
    +0,90 (+0,05%)
     
  • HANG SENG

    26.235,80
    +274,77 (+1,06%)
     
  • Petróleo WTI

    70,87
    -3,08 (-4,16%)
     
  • EUR/GBP

    0,8551
    +0,0015 (+0,18%)
     
  • Plata

    25,49
    -0,06 (-0,24%)
     
  • IBEX 35

    8.758,70
    +83,00 (+0,96%)
     
  • FTSE 100

    7.081,72
    +49,42 (+0,70%)
     

Tapabocas pasan de la moda al olvido en EE.UU.: B. Sutherland

·4 min de lectura

(Bloomberg) -- Los tapabocas fueron el símbolo visual más omnipresente de la pandemia de covid-19, pero se están desvaneciendo a medida que cada vez más personas se vacunan. Aproximadamente 177 millones de estadounidenses, o el 68,7% de la población adulta, han recibido al menos una dosis, según el rastreo de Vaccine Tracker de Bloomberg. Nueva York y California, dos de los estados más afectados en los principios de la pandemia, levantaron prácticamente todas las restricciones pandémicas a principios de este mes después de alcanzar los niveles clave de vacunación.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos siguen recomendando que las personas no vacunadas usen tapabocas, e incluso las que están vacunadas deben cubrirse en aviones, autobuses, trenes y en ubicaciones centrales de transporte público. Pero en oficinas, restaurantes y tiendas del país, ahora es más común ver rostros reales que un mar de tapabocas. Y para aquellas situaciones en las que aún se requieren mascarillas, la mayoría de las personas ya tienen suficientes (incluida la variedad reutilizable) y no están comprando muchas nuevas.

En principio es una buena noticia y señala un regreso a una economía más normal. Pero que los estadounidenses dejen de usar masivamente los tapabocas tiene ramificaciones para las empresas industriales que acumularon inventario y aumentaron la producción para satisfacer las necesidades de la pandemia.

Ha habido un exceso de tapabocas de algodón y de tres capas desde hace meses. Los distribuidores industriales MSC Industrial Direct Co. y Fastenal Co. depreciaron US$30 millones y US$8 millones de inventario de tapabocas desechables en el trimestre más reciente, respectivamente, a medida que la demanda disminuyó y los precios colapsaron. Hanesbrands Inc. fue uno de los muchos fabricantes de ropa que ingresó al mercado de las mascarillas durante la pandemia. En julio pasado, el entonces director ejecutivo Gerald Evans Jr. proyectó que los tapabocas existiría “algún tiempo” y que sería un negocio de hasta US$300 millones para la compañía en el futuro. En febrero, Hanesbrands dijo que ya no veía el equipo de protección personal como una oportunidad de crecimiento a largo plazo y tuvo un cargo de US$400 millones vinculado a la depreciación de todo su inventario.

Incluso los N95 estándar con filtros de alta calidad no son un producto tan atractivo como solían ser. Honeywell International Inc. dijo a principios de este mes que cerraría dos instalaciones de tapabocas N95 que abrió en EE.UU. durante la pandemia, y un portavoz citó una “reducción drástica de la demanda”. Lydall Inc. fabrica material de filtración para tapabocas N95 y mascarillas quirúrgicas, pero no mencionó nada sobre tapabocas el lunes en el comunicado de prensa donde anunciaba su venta a Unifrax, una compañía de materiales especiales respaldada por la firma de inversiones Clearlake Capital Group. Unifrax ofreció US$62,10 por acción por Lydall, casi un 90% más que donde cerraron las acciones la semana pasada, pero esa atractiva prima parece basarse en las oportunidades de crecimiento para la filtración de aire de interior y los productos de reducción de calor y ruido utilizados en el desarrollo de vehículos eléctricos.

3M Co., el mayor fabricante de tapabocas N95, podría ser el próximo en confirmar la tendencia. La empresa aumentó la capacidad de su fábrica con un apoyo de US$200 millones en contratos federales y está encaminada en la producción de 2.500 millones de tapabocas N95 a nivel mundial este año. Ejecutivos de 3M dijeron que las necesidades están disminuyendo en ciertos mercados de EE.UU. y Europa, pero que los Gobiernos de dichos países están interesados en almacenar los respiradores para estar más preparados cuando llegue la próxima pandemia. La demanda también sigue siendo elevada en otras partes del mundo donde las tasas de infección siguen siendo altas y el ritmo de vacunación es más lento. Pero “estamos preparados para ajustar la salida de nuestro respirador para satisfacer la demanda del mercado”, dijo el director ejecutivo, Mike Roman, en la conferencia Bernstein Strategic Decisions anteriormente en el mes.

Algunos se han preguntado si los tapabocas permanecerán después de la pandemia, de no ser como un accesorio diario, al menos como protección contra virus en lugares atestados durante el invierno. Eso podría suceder. ¿Pero el negocio de los tapabocas? Como ocurre con la mayoría de las tendencias pandémicas, es útil seguir el dinero, y ese rastro se está desvaneciendo.

Nota Original:Face Masks Were Booming Until They Weren’t: Brooke Sutherland

More stories like this are available on bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2021 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente