Anuncio
Mercados españoles cerrados en 2 hrs 39 min
  • IBEX 35

    11.138,10
    -34,00 (-0,30%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.930,55
    -20,43 (-0,41%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0705
    -0,0031 (-0,29%)
     
  • Petróleo Brent

    85,60
    -0,41 (-0,48%)
     
  • Oro

    2.339,90
    -4,50 (-0,19%)
     
  • Bitcoin EUR

    57.042,70
    -63,72 (-0,11%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.269,72
    +20,60 (+1,65%)
     
  • DAX

    18.152,39
    -173,19 (-0,95%)
     
  • FTSE 100

    8.267,09
    -14,46 (-0,17%)
     
  • S&P 500

    5.447,87
    -16,75 (-0,31%)
     
  • Dow Jones

    39.411,21
    +260,91 (+0,67%)
     
  • Nasdaq

    17.496,82
    -192,54 (-1,09%)
     
  • Petróleo WTI

    81,17
    -0,46 (-0,56%)
     
  • EUR/GBP

    0,8443
    -0,0017 (-0,21%)
     
  • Plata

    29,64
    +0,11 (+0,39%)
     
  • NIKKEI 225

    39.173,15
    +368,50 (+0,95%)
     

Si siguen aumentando las temperaturas, las garrapatas preferirán a los humanos frente a los perros

17 February 2020, Baden-Wuerttemberg, Stuttgart-Hohenheim: A dead brown dog tick (Rhipicephalus sanguineus) is sitting on the hand of a doctoral student in the Department of Parasitology at the University of Hohenheim. (zu dpa "Fewer TBE cases after tick bites - sharp decline in the south") Photo: Marijan Murat/dpa (Photo by Marijan Murat/picture alliance via Getty Images)
Photo: Marijan Murat/dpa (Photo by Marijan Murat/picture alliance via Getty Images)

No creo que a nadie le gusten las garrapatas. Y con buen motivo: son parásitos que transmiten una gran cantidad de enfermedades. Por eso que haya un experimento que demuestre que estos animales puedan preferir a los humanos frente a los perros según vayan aumentando las temperaturas no es una buena noticia.

Los resultados del experimento se presentaron a mediados del pasado mes de Noviembre en un congreso, y dejan claro el patrón: si se les da a elegir, las garrapatas de perro (Rhipicephalus sanguineus) prefieren como presa a los humanos que a los perros.

El diseño del experimento es muy interesante, y hay que conocerlo para entender los datos. Lo primero que hicieron los investigadores fue seleccionar la especie de garrapata. Y cogieron una especie muy común, y que parasita habitualmente a los perros, como demuestra su nombre común.

ANUNCIO

Pero no se quedaron ahí. Como ya había otros estudios que demostraban que las garrapatas son más agresivas frente a los humanos cuando las temperaturas son más altas, buscaron dos linajes, dos variantes, de la misma especie. Una que estuviese mejor adaptada a las altas temperaturas que la otra.

De esta manera podían descartar un efecto de adaptación. Es decir, si las dos variantes – o poblaciones, por usar otro término – mostraban la misma preferencia por humanos, es que ocurría en toda la especie. También decidieron descartar efectos de edad, usando tanto garrapatas jóvenes como maduras en el experimento. Muchos animales, parásitos incluidos, cambian de hábitos alimenticios con la edad.

Con las garrapatas ya “escogidas”, montaron el experimento. Metieron en cajas de madera – muy amplias y cómodas, eso sí – a perros y humanos. Un perro en una caja, y un humano en otra. Las dos cajas estaban conectadas por tubos de plástico, y a la misma distancia del punto donde estaban las garrapatas.

Y dejaron que las garrapatas mostrasen su preferencia. Dependiendo de hacia dónde se moviesen las garrapatas, eso era lo que elegían. Pero claro, esto no demuestra nada sobre la temperatura. Así que repitieron el experimento varias veces, a dos temperaturas. Dejaron elegir a las garrapatas entre sus dos víctimas a 23ºC y a 38ºC.

El doble de garrapatas de la población mejor adaptada al calor prefirió humanos como presa a 38ºC que a 23ºC, lo que demuestra que según aumenten las temperaturas, nos tendremos que preparar mejor contra estos parásitos. Las garrapatas que toleraban mejor el frío no mostraban tanta diferencia, eso sí.

Pero claro, hay que tener en cuenta que, con el aumento de las temperaturas, las garrapatas están migrando. Y aquellas mejor adaptadas al calor, que son las que prefieren a los humanos, están ganando terreno.

Lo que no está tan claro es el por qué. La hipótesis con la que trabajan los investigadores es que los receptores químicos, que son las estructuras biológicas con las que las garrapatas eligen sus presas, funcionan distinto a mayores temperaturas. Pero para eso los investigadores necesitan más datos, algo que ya están preparándose para conseguir.

Vídeo | Por qué está prohibido que los alces laman los coches en Canadá

Más historias que te pueden interesar: