Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.033,83
    +9,94 (+0,25%)
     
  • Nasdaq

    11.766,16
    -38,84 (-0,33%)
     
  • NIKKEI 225

    26.547,05
    +119,40 (+0,45%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0437
    +0,0021 (+0,20%)
     
  • Petróleo Brent

    113,67
    +2,12 (+1,90%)
     
  • BTC-EUR

    28.612,24
    -629,52 (-2,15%)
     
  • CMC Crypto 200

    669,57
    +426,89 (+175,91%)
     
  • Oro

    1.814,50
    +6,30 (+0,35%)
     
  • HANG SENG

    19.950,21
    +51,44 (+0,26%)
     
  • Petróleo WTI

    113,58
    +3,09 (+2,80%)
     
  • EUR/GBP

    0,8475
    -0,0017 (-0,20%)
     
  • Plata

    21,56
    +0,56 (+2,66%)
     
  • IBEX 35

    8.353,70
    +15,60 (+0,19%)
     
  • FTSE 100

    7.464,80
    +46,65 (+0,63%)
     

La serie de 'Atracción fatal' promete hacer lo que el clásico de Michael Douglas no hizo

·4 min de lectura

Este año se cumple el 35 aniversario del estreno de Atracción fatal, una película que se ganó enseguida el título de clásico por derecho propio. No solo arrasó en todo el mundo siendo la cinta más taquillera de 1987 o cosechó seis nominaciones al Óscar -incluida mejor película- sino que, sobre todo, logró acomodarse como sinónimo sociológico en el diálogo del mundo. Es decir, el papel de Glenn Close pasó a ser el sinónimo misógino de la soltera obsesiva y desquiciada mientras el infiel -Michael Douglas- era la víctima que salía de rositas.

La cinta es de los grandes clásicos de los 80s, sin embargo verla de nuevo ahora supone un ejercicio completamente diferente a entonces. Y afortunadamente parece que la nueva adaptación que prepara Paramount+ podría dar en el clavo corrigiendo los errores del pasado.

Glenn Close y Michael Douglas en el set de Atracción fatal dirigida por Adrian Lyne. (Photo by Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)
Glenn Close y Michael Douglas en el set de Atracción fatal dirigida por Adrian Lyne. (Photo by Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)

Atracción fatal volverá en forma de serie con Joshua Jackson en el papel de Dan, el exitoso abogado infiel originalmente interpretado por Michael Douglas, mientras Lizzy Caplan dará vida a la editora de libros Alex Forrest (Glenn Close). En la película original Dan era un hombre felizmente casado que mantenía un affaire durante un fin de semana durante un viaje de negocios. Sin embargo, al volver a casa Alex pretende seguir en su vida y al terminar la relación, ella se torna inestable y amenaza con destruir su matrimonio.

La cinta convertía a Dan en víctima de su propia traición y a Alex en el perfil de la soltera psicópata y solitaria. Al tratarse de otra era sin el reconocimiento ni empoderamiento femenino de ahora, el éxito del filme y el gran trabajo de la actriz convirtió al personaje en sinónimo de soltera desquiciada en el diálogo coloquial del mundo. Sin embargo, al ver la película de nuevo 35 años después descubrimos al personaje bajo una luz completamente diferente.

Los ojos sociales han cambiado y ahora podemos ver a Alex como una mujer con sus propios problemas de salud mental, aferrándose desesperada a un hombre infiel que la descarta cuando se convierte en un problema. Por ejemplo, cuando vemos que Alex se corta las venas como método de manipulación para obligar a Dan a quedarse a su lado. Evidentemente necesitaba ayuda psiquiátrica y no que ese hombre la despreciara más todavía rechazando sus llamadas a la oficina.

Glenn Close y Michael Douglas en el set de Atracción fatal dirigida por Adrian Lyne. (Photo by Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)
Glenn Close y Michael Douglas en el set de Atracción fatal dirigida por Adrian Lyne. (Photo by Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)

O el abuso verbal que Dan lanza sobre ella cuando le pide que se someta a un aborto tras confesarle feliz y sonriente que está embarazada. Alex lo acosa, lo llama y entra en su vida conociendo a la esposa, evidenciando un problema que va más allá de una mera obsesión. Pero la forma en que Dan la despacha de su vida cuando mantiene el affaire en secreto, para al final salirse con la suya y liberarse de Alex tras la pelea que acaba con su muerte, sirve de reflejo para analizar los roles de género de entonces, con la mujer como obsesiva o esposa permisible, mientras el infiel termina siendo la víctima.

Ya lo dijo Glenn Close en una entrevista para la BCC en 2018. “Cuando se hizo la película, no se hablaba de las enfermedades mentales. Creo que sería fascinante contar la misma historia desde el punto de vista de Alex. Porque no era como se la tachó -una de las grandes villanas de todos los tiempos – sino que era fascinante, pero no supimos el motivo detrás de su comportamiento” añadió ante la idea imaginaria de un posible remake en un futuro. "Creo que revelar el motivo de su comportamiento sería muy interesante para el público, porque yo no estaba interpretando al gran villano de todos los tiempos, sino a un ser humano en crisis".

Ahora, cuatro años después de sus palabras, el remake está a la vuelta de la esquina y a juzgar por el comunicado oficial, parece que la serie hará justicia a la historia renovándola con ojos modernos. Según medios como Deadline, la serie producida por Paramount y Amblin explorará los temas del matrimonio y la infidelidad pero a través de lentes nuevos, poniendo el foco sobre las mujeres fuertes, los desórdenes de personalidad y el control desde la manipulación. Es decir, prestando atención a la salud mental de sus personajes, exponiendo la realidad detrás de la ficción sin recurrir una vez más al perfil erróneo y misógino de la soltera desquiciada sin más.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Y el fichaje de sus protagonistas se antoja perfecto. Joshua Jackson viene de subir el listón de su carrera interpretando la historia real de un cirujano que hizo estragos a sus pacientes en Dr . Death, jugando con la audiencia a través de un personaje arrogante y psicópata con una interpretación magistral. Además, tiene experiencia explorando los rincones maritales más profundos gracias a su trabajo en The Affair. Lizzy Caplan, por su parte, también ha dado vida a mujeres complejas y de narrativas interesantes como fue la investigadora sexual Virginia Johnson en la olvidada pero magnífica Masters of Sex.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente