Mercados españoles cerrados en 7 hrs 33 min

Compraron un chalé con ‘increíbles vistas al mar’, se las taparon y el Supremo anula la compra

El anuncio les prometía una casa de dos plantas, tres dormitorios y con unas “vistas al mar increíbles desde cualquier punto de la vivienda”. A la hora de la verdad, el chalé del vecino, de la misma promotora, contaba con un piso más tapando parte de su acceso visual al Mediterráneo y recurrieron a la Justicia. Esta les ha dado la razón hasta tres veces anulando el contrato de compra.

La vivienda en cuestión se levanta en una urbanización privada con varios servicios comunitarios como conserje y pista de pádel en el pueblo de costa San Vicenç de Montalt, a menos de 45 minutos de Barcelona. Como recoge Cinco Días, que se ha hecho eco de la sentencia, los denunciantes se hicieron con la vivienda tras conocer su existencia a través de un anuncio y respondiendo al reclamo de las vistas al mar.

Se la habían definido como “vivir en un mirador privado”. Y eso fue lo que compraron. El problema es que la casa que tenían delante de ellos construyó un tercer piso -en principio ambas constarían de dos plantas- tapándole las vistas parcialmente. Dicha obra la llevó a cabo la misma promotora que la de los denunciantes, Bluegreen Village SL.

En su demanda, los propietarios de la vivienda ahora devuelta alegaban que el contrato firmado debía ser resuelto por “vicio en el consentimiento” o por “incumplimiento contractual” ya que desde la promotora tenían conocimiento de que ese piso adicional reduciría sus vistas del mar y lo obviaron.

La batalla judicial comenzó hace años. Los demandantes adquirieron el chalé en octubre de 2009. Después vendría la denuncia y la resolución del Juzgado de Primera Instancia número 12 de Barcelona que, como señalan en Cinco Días, les dio la razón en 2014. La promotora recurrió y la Audiencia Provincial de Barcelona confirmó el primer fallo dos años más tarde

El que ha llegado ahora poniendo fin al camino judicial es el del Tribunal Supremo, que comparte el punto de vista de los dos primeros y condena a la promotora a devolver los 663.400 euros de la adquisición, el IVA y los intereses legales desde que se interpuso la demanda. El problema es que, pese a que la Justicia les ha dado la razón, los compradores tienen muy complicado cobrar ya que la promotora condenada a pagar solicitó el concurso voluntario de acreedores en marzo de 2018 y está liquidada desde principios de 2020.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso el citado diario, el juez señala que si bien “se mantiene un resto de vistas sobre el mar desde algún punto de vista de la vivienda (…) en nada pueden ser equiparables ni a las vistas publicitadas ni a las existentes en el momento de la adquisición” y da por hecho que “los compradores no habrían celebrado el contrato de haber conocido la notoria privación de vistas al mar que se podía producir con posterioridad o, al menos, no lo habrían celebrado en los términos en que lo hicieron”.

El vendedor lo sabía, lo omitió y por eso lo condenada. En Cinco Días señalan que el patriarca del grupo al que pertenece la promotora es Carles Sumarroca, hombre cercano al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol y cuya empresa fue investigada por la Fiscalía Anticorrupción por las comisiones del 3%. No es esta la única mención que se hace a esta familia. La arquitecta municipal de Sant Vicenç de Montalt por aquel entonces fue Marta Pujol Ferrusola, hija de Jodi Pujol.

Más historias que te pueden interesar:

Les prometieron unas vistas increíbles del mar, se las taparon parcialmente, denunciaron a la promotora y la Justicia les ha dado la razón. (Foto: Getty Images)