Mercados españoles abiertos en 6 hrs 59 min

Santander podría enfrentarse a populistas en su propio terreno

Charlie Devereux, Michael O'Boyle y Pablo Gonzalez

(Bloomberg) -- Ana Botín sabe una o dos cosas sobre cómo trabajar con los populistas.

Durante más de veinte años, la presidenta de Banco Santander SA, el prestamista líder de España, ayudó a construir el mayor imperio bancario internacional en América Latina, navegando con éxito los episodios de populismo antimercado de los gobiernos en la región. Ahora, puede que tenga que lidiar con uno en su mercado nacional.

El Gobierno de coalición que se está pactando en España puede unir a los socialistas, liderados por Pedro Sánchez y al grupo antisistema Podemos, que quiere gravar más a los bancos para recuperar los 60.000 millones de euros (US$66.000 millones) gastados en el rescate financiero durante la crisis financiera de Europa.

Sánchez todavía necesita el apoyo de otros partidos para formar un Gobierno. Pero si Podemos es parte de la nueva Administración, Botín necesitará todas sus habilidades diplomáticas, perfeccionadas en América Latina, para mitigar el impacto de cualquier medida populista en un momento en que los bancos europeos se ven afectados por tasas de interés históricamente bajas, cambios regulatorios y un crecimiento económico lento de la región.

“Tiene sentido que sean proactivos”, dijo Mauro Guillén, profesor de Wharton School de la Universidad de Pensilvania y autor de “Building a Global Bank: The Transformation of Banco Santander”. “No pueden darse el lujo de estar en el lado equivocado de las cosas dados los otros problemas a los que se enfrentan”.

Tratar con Iglesias

El sector de la banca española cayó el 12 de noviembre, cuando Sánchez firmó un acuerdo de coalición con Podemos. Bankia SA, cuya privatización ha amenazado con suspender el grupo antisistema, cayó un 4,6%. Santander retrocedió un 4,5% en los dos días posteriores al anuncio.

Por ahora, Botín no ha hecho gestos públicos de acercamiento a Podemos. Cuando se le preguntó sobre un posible partido populista en el poder, Santander dijo que está comprometido a “trabajar estrechamente con los gobiernos en todos los mercados en los que operamos”.

Puesto que son el mayor partido, los socialistas españoles serían los impulsores de la política gubernamental. Pero su socio de coalición, Podemos, podría tener algo que decir, y el líder Pablo Iglesias quiere limitar las inversiones en propiedades inmobiliarias por grandes fondos. Ello impediría, a todos los efectos, que un actor de peso ganara el control de los préstamos morosos de los bancos.

Con la presencia de Podemos en el Gobierno, Botín se encontrará cara a cara con un partido cuyos líderes han actuado como asesores de los gobiernos de la llamada “marea rosa” en América Latina. Iglesias, que lleva el pelo recogido en una coleta, aconsejó a Hugo Chávez en Venezuela y llegó a vivir con partidarios del movimiento rebelde zapatista en sus campamentos en México.

Raíces Cantábricas

La relación de Botín con Iglesias y Podemos podría beneficiarse de su cortejo de líderes populistas en América Latina, una región que representa el 46% de los ingresos de Santander, igualando el nivel de Europa, y es el motor del crecimiento del banco.

Botín cultivó una relación cercana con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, o AMLO como se le conoce, aprovechando sus raíces en la región norteña española de Cantabria, donde se fundó Santander. Los dos se han reunido tres veces en los últimos dos años tras ser presentados por el presidente de la región, Miguel Ángel Revilla.

Botín fue de entre los pocos líderes empresariales españoles que se reunieron con él cuando, como candidato a presidente, visitó Cantabria en 2017.

En contraste, Carlos Torres, el presidente de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, el prestamista español propietario del mayor banco de México, solo se reunió con AMLO en junio. El predecesor de Torres, Francisco González, no había sido muy diplomático sobre AMLO, y dijo en 2017 que elegir un populista sería “un paso atrás” para México.

Primeros años

Santander, por su parte, lanzó Tuiio, una plataforma de microfinanciación subsidiada para negocios de bajos ingresos. En noviembre, Botín apareció en un vídeo con AMLO diciendo que Santander no cobraría comisiones por las remesas de migrantes mexicanos en Estados Unidos.

Botín también habla a menudo de invertir en infraestructura, educación, mujeres y de generar empleo México, todos los temas que gustan a AMLO. México es un centro de TI para el negocio de Santander en las Américas y se espera que el banco traslade más funciones administrativas y de operaciones allí.

Botín, quien pasó los primeros años de su carrera expandiendo las operaciones de banca de inversión de Santander en América Latina, también ha aprovechado los contactos realizados durante ese período.

Fue la primera ejecutiva de banca con la que Alberto Fernández de Argentina se reunió cuando estaba claro que ganaría en las elecciones generales. El líder izquierdista, que ha prestado juramento al cargo esta semana, se reunió con Botín en septiembre en Madrid, y nuevamente en Buenos Aires el mes pasado. Botín prometió US$500 millones en líneas de crédito para apoyar las exportaciones argentinas.

Conexión argentina

Los vínculos de Fernández con Botín se remontan a 1992, cuando dirigió el regulador argentino de seguros, y Santander y el estatal Banco de la Provincia de Buenos Aires crearon conjuntamente Orígenes AFJP, un fondo de pensiones, según dos personas con conocimiento del asunto.

Cuando Fernández se convirtió en vicepresidente de Grupo Banco Provincia SA, el holding del Banco Provincia, ayudó a Botín a negociar una ampliación de capital para permitir a Orígenes comprar un rival y convertirse en uno de los tres mayores fondos de pensiones de Argentina.

Santander, el banco mayor extranjero de Argentina, mantuvo vínculos con él cuando se convirtió en jefe de gabinete del ex presidente Néstor Kirchner y después de Cristina Kirchner, que ha prestado juramento al cargo de vicepresidenta esta semana.

Lección Brasileña

En sus relaciones con populistas, Botín ha sacado una hoja del manual de su padre. Cuando Luiz Inácio Lula da Silva emergió como candidato creíble a la presidencia de Brasil en 2002, Emilio Botín se acercó a él mientras otros se alejaban. Santander gastó 1,8 millones de reales (US$948.000 en aquel momento) apoyando a Lula, más que en su moderado oponente socialdemócrata.

La inversión dio frutos. Santander pasó a comprar la unidad brasileña de ABN Amro Holding NV, duplicando su tamaño en el país. Los ex ejecutivos del banco fueron nombrados para puestos clave en el Gobierno de Lula y en el banco central.

Actualmente, Brasil representa el 29% de los beneficios subyacentes de Santander y su negocio allí continúa creciendo ante el bajo rendimiento de sus operaciones europeas en España y el Reino Unido fallan.

En cierta medida, España está protegida de las medidas populistas por el estricto control de la política fiscal por parte de la Unión Europea.​​ La continuidad de Nadia Calviño, ex tecnócrata de la UE, como jefa de política económica también servirá de “cortafuegos” contra las propuestas más radicales de Podemos, dijo Guillen de Wharton.​​

De vuelta a casa​​

Aun así, Sánchez podría tener que ceder ante Iglesias en algunas políticas.​​ El Gobierno socialista ya ha ampliado los límites a la subida de los alquileres, pero Podemos quiere ir más allá, garantizando que una familia no gaste más del 30% de sus ingresos en renta y prohibiendo los desalojos cuando las personas no tienen otro lugar a donde ir.​​

Podemos también propone prohibir la tendencia de ofrecer lucrativos nombramientos a antiguos políticos.​​ Y quiere prohibir que los bancos sean propietarios de compañías de medios.​​ Santander posee acciones de Promotora de Informaciones SA, propietaria del periódico El País.​​

No está claro cómo limitará Botín el efecto Podemos pero sin duda tendrá que realizar un acercamiento a la nueva coalición, dijo Guillén.

“No lo llamaría lobby, lo llamaría una relación muy fluida y muy cercana”, dijo. “En España, no se puede hacer nada sin los bancos y no se puede hacer nada sin el Gobierno”.

Nota Original:Santander’s Botin May Face Latin America-Style Populists at Home

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reporteros en la nota original: Charlie Devereux en Madrid, cdevereux3@bloomberg.net;Michael O'Boyle en Mexico City, moboyle7@bloomberg.net;Pablo Gonzalez en en São Paulo, pgonzalez49@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Charles Penty, cpenty@bloomberg.net, Vidya Root

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.