Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    9.060,20
    +24,60 (+0,27%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.178,01
    +4,03 (+0,10%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0874
    -0,0018 (-0,16%)
     
  • Petróleo Brent

    86,39
    -1,08 (-1,23%)
     
  • Oro

    1.943,90
    -2,80 (-0,14%)
     
  • BTC-EUR

    21.159,75
    -120,08 (-0,56%)
     
  • CMC Crypto 200

    526,66
    +9,65 (+1,87%)
     
  • DAX

    15.150,03
    +17,18 (+0,11%)
     
  • FTSE 100

    7.765,15
    +4,04 (+0,05%)
     
  • S&P 500

    4.070,56
    +10,13 (+0,25%)
     
  • Dow Jones

    33.978,08
    +28,67 (+0,08%)
     
  • Nasdaq

    11.621,71
    +109,30 (+0,95%)
     
  • Petróleo WTI

    79,38
    -1,63 (-2,01%)
     
  • EUR/GBP

    0,8766
    -0,0010 (-0,12%)
     
  • Plata

    23,73
    -0,29 (-1,23%)
     
  • NIKKEI 225

    27.382,56
    +19,81 (+0,07%)
     

El samurái que salió ilegalmente de Japón y se convirtió en el "rey del vino" en California

Viñedos en California
Viñedos en California

A una hora en auto al norte de San Francisco, hileras de enredaderas nudosas y retorcidas ascienden en terrazas por las laderas de las suaves colinas del condado de Sonoma, California, que, junto con su vecino, Napa, ha sido una de las principales regiones vitivinícolas del mundo desde hace más de un siglo.

Muchas de las primeras vides comerciales de la región fueron plantadas a mediados de la década de 1850 por colonos europeos que experimentaron con variedades de Burdeos y otras regiones vinícolas populares de Francia y Alemania, curiosos por ver si prosperarían en el clima templado salpicado de sol y el rocoso suelo.

Pero es posible que California nunca hubiera ganado tanta aclamación vitivinícola si no fuera por un poco conocido inmigrante japonés llamado Kanaye Nagasawa.

Nacido en una familia de samuráis y sacado de contrabando del shogunato de Japón, solo para convertirse en miembro fundador de un culto utópico y finalmente conocido como el "Rey del vino de California", Nagasawa llevó una vida más extraña que la ficción.

En el apogeo de su influencia a principios del siglo XX, Nagasawa operaba una de las bodegas más grandes de California, produciendo más de 200.000 galones de vino al año de los viñedos de la finca de 2.000 acres de Fountaingrove en Santa Rosa.

El "Rey del Vino" ayudó al famoso botánico estadounidense Luther Burbank a enseñar horticultura, fue consultado por dignatarios japoneses internacionales y recibió al inventor Thomas Edison, al empresario Henry Ford, al montañista John Muir y otras figuras notables en su lujosa propiedad de Sonoma.

Sin embargo, Nagasawa había sido casi olvidado cuando los viticultores locales Walter y Marijke Byck compraron terrenos adyacentes a la finca original de Fountaingrove para plantar viñedos.

Cuando comenzaron a investigar la historia del área, descubrieron un complicado legado de triunfo, prejuicio y pérdida.

"Mi madre quería recuperar la herencia de nuestra tierra, y cuando supo de Nagasawa, quiso contar esta increíble historia sobre una figura histórica importante en el condado de Sonoma con la que mucha gente no está familiarizada", me dijo Rene Byck, hijo de Marijke y propietario de la bodega Paradise Ridge.

El fuego

Estábamos en la pequeña bodega familiar, mirando una exhibición que los Byck inauguraron por primera vez en 1996 con la ayuda del Museo del Condado de Sonoma y los descendientes de Nagasawa, Kosuke Ijichi, Amy Mori y sus hijos.

En las paredes se mostraban fotografías de Nagasawa y su familia frente a sus viñedos, atendiendo a invitados en su ornamentada mansión de Fountaingrove y supervisando las operaciones de la bodega.

También había copias de las primeras etiquetas de la bodega, botellas de champán Fountaingrove, borgoña, riesling y pinot blanc, y una gran lata de metal del "Jugo de uva de vino puro" que Nagasawa vendió durante la Prohibición en la década de 1920.

La pieza central de la exhibición era una espada samurái larga y curva que Nagasawa trajo de Japón cuando regresó de visita cuando era adulto.

"Esa espada era importante para Nagasawa porque cuando se fueron a Estados Unidos, tuvieron que cortarse el cabello y renunciar a sus espadas", dijo Mary Ijichi, bisnieta de Nagasawa.

"Pero mi padre me contó que su tío dijo: 'Nuestra educación será nuestra espada'".

Ahora ennegrecida y abollada, la espada se convirtió en un símbolo de resiliencia después de que el incendio forestal Tubbs arrasara 36.800 acres en 2017, causando daños por US$8.700 millones y destruyendo 5.682 estructuras, entre ellas Paradise Ridge.

El Granjero Redondo
El Granjero Redondo fue devorado por las llamas.

"Cuando vimos adónde se había ido el fuego, supimos que todo se había perdido", dijo la hermana de Mary, Karen Ijichi Perkins.

También desapareció la última estructura restante de la finca original de Fountaingrove: un granero de ocho lados que Nagasawa construyó en 1899, que los locales llamaban cariñosamente como el Granero Redondo.

Ciertamente parecía el final de la exhibición hasta que un equipo de socorristas examinó las ruinas y sacó triunfalmente la espada de las cenizas.

Eso fue suficiente inspiración para que los descendientes de Bycks y Nagasawa recrearan la exhibición de la manera más completa posible a partir de copias de fotografías y artefactos.

La espada volvió a las paredes casi tan pronto como Paradise Ridge reabrió sus puertas al público en diciembre de 2019, con miembros de la familia Nagasawa presentes en la inauguración.

19 samuráis

La extraordinaria historia de Nagasawa se remonta a 1864, cuando 19 jóvenes samuráis de la península de Satsuma en Kagoshima fueron sacados de contrabando del Japón ferozmente aislacionista de la era Edo en una misión secreta para estudiar ciencia y tecnología en Occidente.

El más joven del grupo, Hikosuke Isonaga, de 13 años, cambió su nombre a Kanaye Nagasawa para proteger a su familia, ya que en ese momento era ilegal viajar fuera de Japón.

Y entró en la órbita de un carismático líder religioso llamado Thomas Lake Harris, que estaba reclutando seguidores para su versión de trascendentalismo extático llamada La Hermandad de la Nueva Vida.

Thomas Lake Harris
Thomas Lake Harris se convirtió en su figura paterna.

Harris llevó a Nagasawa y a varios de sus compañeros samuráis al norte del estado de Nueva York, donde había fundado una comuna a orillas del lago Erie.

Nagasawa llegó a Sonoma a los 25 años, cuando su líder decidió trasladar la comunidad a una franja rural de 600 acres en el oeste del condado en 1875.

"Creo que Harris fue como un padre para él", dijo Perkins.

"Se había ido de Japón muy joven y no tenía familia en Estados Unidos, así que Harris era todo lo que tenía".

Harris nombró a la finca Fountaingrove y se dispuso a cultivar uvas, poniendo a Nagasawa a cargo de la operación.

Otro Edén

La bodega pronto prosperó, pero el "Edén del Oeste", como se describía a sí misma la comuna, se volvió cada vez más desenfrenado, llegando a los titulares en San Francisco por sus fiestas bacanales que eventualmente llevaron a la ignominiosa partida de Harris.

Con la partida de Harris, Nagasawa tomó posesión de la propiedad y ascendió rápidamente hasta convertirse en una figura respetada y fundamental en la naciente industria del vino del estado.

También se convirtió en el primer ciudadano japonés en vivir permanentemente en Estados Unidos.

"Él y Luther Burbank solían viajar juntos a todos los viñedos y ranchos dando consejos sobre el cultivo de uvas y otros cultivos", me dijo Gaye LeBaron, coautora del libro "The Wonder Seekers of Fountaingrove".

"La gente lo admiraba muchísimo, como se puede ver en todas las fotografías de estas grandes cenas que tendría en su jardín delantero".

"Desempeñó un papel importante en el crecimiento de la industria del vino de California, siendo el primero en comercializar nuestro vino en Inglaterra y Europa, y también se convirtió en una figura internacional", agregó LeBaron, y señaló que Nagasawa recibió la Orden del Sol Naciente de manos del emperador japonés en 1915.

Fin del paraíso

Todo esto llegó a su fin durante uno de los capítulos más oscuros de la historia de California, cuando el gobierno se apoderó de Fountaingrove como parte de las discriminatorias Leyes de Tierras de Extranjeros del estado, que se instituyeron en 1913, se ampliaron en la década de 1920 y prohibieron a los ciudadanos asiáticos poseer tierras o negocios.

Nagasawa, que no tuvo hijos y nunca se casó, intentó mantener la propiedad en la familia dándosela a su sobrino nieto Kosuke Ijichi, nacido en el lugar y, por lo tanto, ciudadano estadounidense, y a su padre nacido en Japón, Tomoki Ijichi.

Pero tras la muerte de Nagasawa en 1934, Kosuke no era mayor de edad y el fideicomisario tomó el control de la propiedad y rápidamente vendió la tierra.

En 1942, Franklin Roosevelt firmó la Orden Ejecutiva 9066, que ordenaba la expulsión forzosa de los "extranjeros enemigos" estadounidenses de origen japonés.

Letrero de la época.
"Japoneses, no se detengan. Esta es una vecindad de hombres blancos", dice el letrero.

Los herederos de Nagasawa, que todavía luchaban contra la incautación de la propiedad en los tribunales, fueron encarcelados en campos de internamiento.

Al igual que los aproximadamente 125.000 estadounidenses de origen japonés encarcelados hasta después del final de la Segunda Guerra Mundial, perdieron toda posibilidad de recuperar la propiedad.

"Sufrió dos veces a manos del gobierno, por lo que sería comprensible que sintiera algo de amargura", dijo Perkins sobre el padre de ella y de Mary, Kosuke.

"Pero quiso impartirnos eso".

De hecho, durante su infancia, los niños Ijichi y Mori tenían poco conocimiento de Fountaingrove o del legado familiar.

"Todos sabíamos que aquí era donde crecieron mi padre y mi tía y fuimos a verlo un par de veces, pero realmente no conocíamos la historia", dijo Mary.

Recuperación

No fue sino hasta finales de la década de 1970 y principios de la de 1980 que comenzó a resurgir, al menos a nivel local, cuando LeBaron comenzó a cubrirla para el periódico Santa Rosa Press Democrat.

Al mismo tiempo, medios japoneses llegaron a filmar documentales sobre el legado colectivo de los 19 estudiantes samuráis de Kagoshima, muchos de los cuales se habían convertido en figuras destacadas en el gobierno y la industria tras su regreso a Japón.

Pero fue la exhibición de Paradise Ridge lo que más ayudó a los herederos de Nagasawa a comenzar a contar su historia nuevamente.

"Participar y contribuir con fotos fue positivo para mi padre; confirmó que los Byck eran sinceros y que preservar la historia significaba algo para ellos", dijo Mary.

Si bien la exhibición en Paradise Ridge es considerablemente más pequeña que la anterior al incendio, es la única exhibición permanente en EE.UU. dedicada a Nagasawa (el Museo del Condado de Sonoma, que mantiene una extensa colección de Kanagawa y Fountaingrove, ha curado exhibiciones temporales).

La colección más grande de Nagasawa se encuentra en Japón, donde se inauguró un museo que conserva el legado de los 19 estudiantes samuráis, el Museo de Estudiantes Satsuma, en Kagoshima en 2014.

Todos los reyes

Justo encima de Paradise Ridge, la ciudad de Santa Rosa estableció el Parque Comunitario Nagasawa de 33 acres en 2007.

Y en Paradise Ridge, justo detrás de la parcela de uvas chardonnay designada como Nagasawa Vineyard, hay una pequeña plantación de té creada para conectar el legado de Nagasawa con el de Wakamatsu Tea, que empleó a algunos de los primeros inmigrantes japoneses de California en la producción de seda y té.

"Gran parte de la agricultura de California debe su comienzo a los inmigrantes japoneses, como el 'Rey de la patata' y el 'Rey del ajo', así como el 'Rey del vino'", dijo el fundador de la plantación de té Nao Magami.

Se refería a los inmigrantes japoneses George Shima, cuyas vastas cosechas de papa lo llevaron a convertirse en el primer millonario estadounidense de origen japonés, y Kiyoshi Nagasaki, quien se convirtió en el mayor productor de ajo del país.

"Pero cuando los japoneses fueron enviados a campos en la Segunda Guerra Mundial, todas esas historias se perdieron. Ahora estamos tratando de unir los legados de esos pioneros de California".

En 2021, el grupo Wakamatsu celebró su primera ceremonia del té en Paradise Ridge con la asistencia de miembros de la familia Nagasawa.

Pero quizás el mejor y más sencillo epitafio para este hombre notable es el que su familia agregó a la placa en Nagasawa Park, que describe su vida en solo cuatro palabras: "Espíritu Samurái en California".

* Si quieres leer el artículo original en BBC Travel, haz clic aquí.

VÍDEO: Los samuráis basureros quieren limpiar el planeta