Mercados españoles abiertos en 7 hrs 14 min

El salvavidas que necesita la industria española del automóvil

El sector del automóvil, que supone un 10% del PIB y un 9% de la población ocupada de España, ha sido uno de los más duramente golpeados por la pandemia. Las fábricas de automóviles, las de componentes de automoción y las redes de distribución dan trabajo a más de medio millón de personas; y la paralización de la actividad y el cierre del mercado ha hecho que las previsiones para 2020 sean incluso más negativas que durante los años de la crisis financiera.

Según las patronales Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), Faconauto (concesionaros) y Ganvam (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor), la automoción entrará en recesión este año: se perderán cerca de 700.000 unidades en la producción, una caída de casi el 25% respecto a 2019.

Para reactivar la demanda, va a ser necesaria una estrecha colaboración entre el sector público y el privado. El Gobierno ya ha comenzado a trabajar en un plan de ayudar a la compra de coches, neutral, de carácter nacional y con herramientas más potentes que las usadas hasta ahora, condicionadas por las prórrogas de los presupuestos del Estado.

También de interés:

Imagen de la fábrica de Ford en Valencia. REUTERS/Victor Fraile

Tras el anuncio del cierre de la fábrica de Nissan en Barcelona, Pedro Sánchez reconoció en una comparecencia en la Moncloa que la automoción es un sector estratégico para el país y que requiere la aprobación de un plan integral de apoyo “lo antes posible”. Dicho plan se estructurará en torno a seis medidas de ejecución: la renovación del parque de vehículos con incentivos para adquirir automóviles sostenibles; la inversión en I+D+i; la fiscalidad; la liquidez y financiación de las empresas afectadas, la inversión en medios de fabricación y las medidas en el ámbito laboral.

La reconstrucción del automóvil virará hacia un modelo más sostenible

Anfac afirma que, aunque las patronales son conscientes de las limitaciones presupuestarias actuales, toda ayuda es buena porque “por cada euro que el Estado invierte en ayudar al automóvil, se le retornan entre 1,5 y 1,8 euros.” No solo eso: España es el segundo fabricante de automóviles europeo, solo por detrás de Alemania. Lo esencial es que el plan no se posponga, puesto que las empresas que se encuentran en una situación crítica ahora ya habrán desaparecido de aquí a tres meses.

Por otra parte, los mensajes para fomentar el uso de la bicicleta o las iniciativas para peatonalizar las calles pueden no ser los más adecuados en este momento. Aunque favorezcan al medio ambiente, comprometen aún más la supervivencia del sector automovilístico. Lo más factible es la apuesta por los vehículos eléctricos, pero el Plan Moves —que subvenciona la compra de vehículos 100% eléctricos e híbridos enchufables, además de infraestructuras de recarga — solo cuenta, de momento, con 65 millones de euros, una cantidad muy lejana a los 400 exigidos por el sector.

Sánchez ha recordado que el Ejecutivo también prepara la anunciada Ley de Movilidad Sostenible, que conformará el marco regulatorio para la fabricación y comercialización de los vehículos respetuosos con el planeta. La reconstrucción de la automoción tendrá un rasgo en común con la reactivación del turismo: la transición a otro modelo más sostenible que permita la creación de empleo de calidad. Aún así, lo más probable es que la recuperación no se empiece a notar hasta el último trimestre del año (o, incluso, principios del 2021) y que no se produzca al mismo ritmo en todos los territorios de España.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias