Mercados españoles cerrados

Lo sabido (hasta hoy) sobre cómo se propaga el COVID-19: F. Flam

Faye Flam

(Bloomberg) -- Aún no existe un consenso científico férreo sobre la manera exacta en que se propaga el coronavirus que causa el COVID-19, pero los expertos lo están comprendiendo bastante bien. Tal comprensión debe ser fundamental para nuestra estrategia de combatir el virus con un daño colateral mínimo.

No se trata de una reacción exagerada o insuficiente, sino de una reacción errónea. Por ejemplo, enviar a conserjes corriendo a escuelas cerradas y otros edificios para desinfectarlos representa un riesgo mucho mayor para ellos —y para cualquier persona con quien entren en contacto posteriormente— que dejar los edificios vacíos.

Y si usted deja su edificio de apartamentos para salir a correr, hay más peligro en su elevador compartido que al aire libre.

Tales distinciones son importantes. Existe abundante evidencia de que tendremos que lidiar con esto no por días o semanas, sino por meses.

Las indicaciones de "refugiarse en su hogar" son más adecuadas para emergencias a corto plazo, como ataques terroristas, que las pandemias en curso. Simplemente no es posible decirle a la gente que permanezca en sus hogares durante meses. Muchas personas deberán abandonar sus hogares para impartir atención médica, comprar alimentos y sacar la basura.

A medida que nos acomodamos a largo plazo, los mensajes públicos basados en la ciencia deberían separar las actividades de alto riesgo de aquellas de bajo o mínimo riesgo. Es esencial que las políticas no restrinjan tipos importantes de trabajo que casi no presentan riesgos, o que ignoren las actividades riesgosas que se han quedado atrás.

Estas conclusiones se basan en lo que sabemos sobre cómo se propaga este virus: las personas contagiadas pueden expulsar partículas virales infecciosas cuando estornudan o tosen, e incluso cuando hablan. Los científicos han estimado que los seres humanos incuban el coronavirus durante un promedio de cinco días, pero a veces pasan hasta dos semanas antes de que presenten síntomas perceptibles. Hay evidencia, publicada recientemente en Science, de que las personas presintomáticas o quienes tienen síntomas leves están impulsando gran parte de la propagación.

Pero también hay muchas cosas que no conocemos. No sabemos si algunas personas, especialmente los niños, mantienen infecciones completamente silenciosas. Y aún hay incertidumbre sobre el tamaño de las partículas que transportan el virus.

Los virus son solo bloques de material genético rodeado de algunas proteínas; pueden desplazarse por sí solos, pero lo más probable es que se trasladen en gotas de líquido de diferentes tamaños. Las gotas más grandes se asientan más rápido y tienen más probabilidades de propagar la enfermedad por contacto cercano, especialmente por contacto directo, como al estrechar la mano o tocar superficies comunes. Las partículas pulverizadas más pequeñas pueden permanecer en el aire por más tiempo, donde otros pueden inhalarlas. Aún más pequeñas son las partículas transportadas por el aire: son virus que no están adheridos al agua y, por lo tanto, pueden permanecer suspendidos en el aire durante horas. El sarampión y la varicela se propagan de esta manera, por eso es que son tan contagiosos.

Si bien la propagación de COVID-19 en partículas sería aterradora, varios investigadores con los que me contacté durante el fin de semana dijeron que los datos que hemos sugerido hasta ahora son poco probables: las gotas parecen ser la principal forma de contagio. Sin embargo, cuando hablé con Jeffrey Shaman, de la Universidad de Columbia, que estudia la manera en que el medio ambiente afecta las enfermedades infecciosas, dijo que aún no sabemos qué tipo de partículas se están desprendiendo: en gotas, partículas o por transmisión aérea. Harvey Rubin, de Penn Medicine, que estudia sistemas biomoleculares complejos, dice que es probable que estas categorías se mezclen entre sí: el virus puede aparecer principalmente en las gotas, pero aún puede haber algunos que flotan en partículas de aerosoles más pequeñas o incluso en el aire.

Entonces, si actualmente no hay evidencia de transmisión aérea, pero no se puede descartar, ¿debemos suponer que sucede? Es importante recordar que una persona tiene que encontrar cierto volumen considerable de virus para infectarse. Esto implica que incluso si unas pocas partículas se transmiten a través del aire, es posible que no estén causando la enfermedad en el mundo real.

Un estudio publicado recientemente en el New England Journal of Medicine, acerca de los virus que sobreviven durante meses en las superficies, debe verse bajo la misma luz probabilística. Los científicos pudieron detectar pequeñas cantidades de virus en plástico y acero inoxidable varios días después de haber sido depositados allí. Pero David Sanders, virólogo de la Universidad Purdue, dice que esto no debe entenderse como que una superficie tocada hace tres días sea tan peligrosa como la que una persona infectada acaba de tocar. La cantidad de virus disminuye de una manera casi exponencial, por lo que podría no ser racional o humanitario enviar conserjes a edificios recién cerrados.

Una parte de la ciencia que se ha perdido en la mensajería se refiere a espacios cerrados, como los ascensores de edificios de apartamentos. Sin embargo, si hay un lugar donde es posible inhalar partículas persistentes, sería en un elevador de un edificio de apartamentos abarrotado. Por lo tanto, quizá sería mejor subir las escaleras, de ser posible, lo que ofrecería a los jóvenes y a las personas sin discapacidad cierto ejercicio muy necesario y disminuiría el riesgo de tomar el ascensor para los residentes mayores o discapacitados.

Si algunas partículas más pequeñas quedan suspendidas en el aire, se dispersarían y prácticamente se diluirían al aire libre. Es por eso que la mayoría de los expertos con los que hablé dijeron que a pesar de las órdenes de quedarse en casa, estaban caminando, corriendo o en bicicleta. Esto no es una compensación entre la salud pública y el bienestar personal, porque no te estás poniendo a ti ni a otros en riesgo a menos que te acerques a otras personas.

Necesitamos mantener nuestros ojos en las actividades con mayor probabilidad de propagar este virus. Como informó The Washington Post en un programa de CNN, incluso Tony Fauci advierte contra la obsesión por una sola partícula viral que podría aferrarse a un paquete de cartón: "Creo que si comienzas a pensar en dinero, envíos por correspondencia y cosas así, prácticamente puedes inmovilizarse, lo que no creo que sea una buena idea".

Todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el COVID-19. Pero podemos hacer un mejor trabajo al usar los hechos que tenemos para determinar nuestra respuesta.

Nota Original:What We Know (So Far) About How Covid-19 Spreads: Faye Flam

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.