Mercados españoles cerrados

Un riesgo más grande para China que contratos de Huawei: A. Webb

Alex Webb

(Bloomberg) -- Huawei Technologies Co. se ha convertido básicamente en el saco de golpear de EE.UU., en su esfuerzo por detener el ascenso tecnológico de China en ciernes. La administración del presidente Donald Trump ha lanzado sanciones y límites a la compañía con sede en Shenzhen y ha cortejado a sus aliados para que hagan lo mismo. El mes pasado, la resistencia creciente entre la coalición gobernante en Alemania contra Huawei causó amenazas de retaliación por parte del embajador chino.

Sin embargo, lo que está ocurriendo justo al lado, en Países Bajos, es de mucha más importancia para China.

Allí, el enviado de Pekín dijo esta semana que habría consecuencias negativas si los holandeses seguían bloqueando la exportación de una única pieza de un equipo de fabricación de alta tecnología producido por ASML Holding NV. De acuerdo con Reuters, EE.UU. ha ejercido presión para impedir la venta a una firma China. Pero no se trata de cualquier máquina: es un aparato de ultima tecnología y US$150 millones que puede garantizar que la Ley de Moore —según la cual la capacidad de procesamiento se duplica cada 18 meses— continúe su ritmo, y que los microchips detrás de nuestros teléfonos inteligentes, nuestras computadoras y nuestras redes sean cada vez más pequeños.

Al igual que con Huawei, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, citó preocupaciones de inteligencia, aunque Reuters no especificó cuáles. Posteriormente, La Haya canceló la licencia de exportación que ya había concedido para la máquina.

El hecho de que cualquier país individualmente saque a Huawei, la empresa de redes más grande del mundo— de la cadena de suministro para sus redes 5G, por supuesto representa un golpe para la compañía china. Ahora bien, el impacto para China en general será limitado. Pekín aún podrá construir sus redes de telecomunicaciones de próxima generación, y la pérdida de unas cuantas exportaciones tendrá un efecto mínimo en la economía en general. Las ventas de Huawei en Europa, Medio Oriente y África totalizaron US$31.000 millones en 2018.

Una prohibición de comprar máquinas a ASML es probablemente mucho más significativa, ya que obstaculiza las ambiciosas metas de China de fortalecer su súper industria de fabricación de alta tecnología.

En lo que a las gigantes tecnológicas respecta, ASML no tiene el renombre de marca global de Apple Inc., Samsung Electronics Co. o Amazon.com. Eso se debe en parte a que sus productos están dos pasos por detrás de los dispositivos electrónicos que los consumidores ponen en sus bolsillos, sus escritorios o sus salas de estar: ASML construye las máquinas que van en los semiconductores que van dentro de los dispositivos. No obstante, es una de las tres compañías de tecnología más grandes de Europa, y entre sus principales clientes se incluyen las fabricantes de chips Intel Corp., Samsung y Taiwan Semiconductor Manufacturing Co., conocida como TSMC, que fabrica chips para Apple y Huawei por igual.

La firma holandesa sobresale por encima de sus rivales Nikon Corp. y Canon Inc. porque es la única en haber dominado un enfoque conocido como litografía ultravioleta extrema (EUVL, por sus siglas en inglés), necesaria para la fabricación de la nueva generación de chips. La litografía es el proceso por el cual los patrones de circuitos se imprimen en láminas de silicio. El proceso de EUVL permitirá la impresión de circuitos 10 veces más pequeños que el nivel actual.

De ahí que China esté particularmente interesado en utilizar el equipo de ASML. Aunque el país es un nodo para la fabricación de electrónicos, la mayor parte de eso consiste simplemente en ensamblar iPhone, computadoras portátiles, altavoces inteligentes y cosas por el estilo. La tecnología subyacente a menudo es importada, incluidos aproximadamente US$200.000 millones de semiconductores cada año.

Pekín quiere reducir esa dependencia de las importaciones invirtiendo US$150.000 millones en una década, en un esfuerzo por tomar el liderazgo en el diseño y la fabricación de tecnología. El acceso a las máquinas producidas por ASML será esencial para lograrlo. Para finales del próximo año, hasta la mitad de los ingresos de TSMC dependerán por lo menos en parte de algunos procesos de EUVL, de acuerdo con el analista de Bloomberg Intelligence Masahiro Wakasugi. Eso podría ser US$18.000 millones en chips. TSMC informó el martes que su despliegue de máquinas EUVL va según el plan, con un avance similar al de las tecnologías anteriores, mientras reportaba ganancias que excedían las expectativas de los analistas.

Si bien podría tardar una década y necesitarse más de una máquina de EUVL para que las firmas chinas como Semiconductor Manufacturing International Corp. compitan con eso, ese es claramente el objetivo a largo plazo (SMIC presuntamente es la compañía que realizó la orden en el centro de la disputa actual).

El periódico holandés Het Financieele Dagblad informó el año pasado que ASML había sido objetivo de un robo por parte de una rival con lazos con el estado chino, aunque la compañía dijo posteriormente que "cualquier sugerencia de que fuimos víctimas de algún modo de una conspiración nacional es errónea". Su director ejecutivo, Peter Wennink, ciertamente no quiere perder el negocio chino: es el mercado de más rápido crecimiento de ASML.

Lo que hace tan impresionante la medida holandesa es que EE.UU. solo puede bloquear unilateralmente las ventas internacionales si los componentes o las contribuciones domésticas de I+D exceden el 25% para el producto en cuestión. En este caso, parece haber convencido al gobierno holandés de impedir la venta pese a que, de acuerdo con informes de prensa, la máquina de EUVL de ASML no cumple con esos criterios. Un riesgo aun más grave sería que siguieran otros proveedores importantes de la tecnología subyacente, ya sea bajo presión de EE.UU. o no.

Nota Original:China Needs This Machine More Than Huawei Contracts: Alex Webb (1)

--Con la colaboración de Tim Culpan.

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Alex Webb en London, awebb25@bloomberg.net

Editora responsable de la nota original: Melissa Pozsgay, mpozsgay@bloomberg.net

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.