Mercados españoles cerrados

Ricos herederos de BMW dicen que la vida no es tan fácil

Chris Reiter
1 / 2

Ricos herederos de BMW dicen que la vida no es tan fácil

(Bloomberg) -- Hacer frente a la responsabilidad y la envidia de heredar riqueza es una carga mal entendida, dicen Susanne Klatten y Stefan Quandt, los hermanos multimillonarios que juntos poseen casi la mitad de BMW AG."Muchos creen que estamos permanentemente en un yate en el Mediterráneo", dijo Klatten a la revista Magazin Manager en una inusual entrevista con su hermano menor publicada el jueves. "El papel de guardián de la riqueza también tiene aspectos personales que no son tan agradables".Klatten -cuyo padre Herbert Quandt ayudó a rescatar a BMW a finales de la década de 1950- es la segunda persona más rica de Alemania con una fortuna valorada en US$18.600 millones, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. También ha acumulado participaciones en la empresa de productos químicos Altana AG y el productor de carbono SGL Carbon SE.Quandt, que posee participaciones en la empresa de logística Logwin y la compañía de medicina homeopática Heel, tiene un patrimonio neto de US$15.500 millones. Tanto él como su hermana forman parte del consejo de administración de BMW."A los dos, sin duda, no es el dinero lo que nos motiva", dijo Quandt. "Por encima de todo, es la responsabilidad de asegurar puestos de trabajo en Alemania".Los dos herederos dicen que se sienten cómodos en sus roles pero que al principio tuvieron dificultades para asumir posiciones de alto nivel a edades tempranas. Quandt, que tenía 30 años cuando le dieron su primer puesto en el consejo, dijo que le gustaría haber querido trabajar algunos años como "simple” gerente de producto en algún lugar o estudiar arquitectura."Mi punto de partida nunca fue: ahora vengo y les enseño a todos cómo se hacen las cosas", dijo Quandt, quien cuestiona la lógica del impuesto a la herencia. "Por el contrario, fue un cuestionamiento constante, asociado con dudas sobre mí mismo".Klatten, que ganó notoriedad en 1978 cuando la policía frustró un complot para secuestrarla a ella y a su madre Johanna, dijo que la redistribución de la riqueza no funciona y que una sociedad justa permite a las personas buscar oportunidades de acuerdo con sus capacidades."Nuestro potencial proviene del rol de ser herederos y de desarrollarlo", dijo. "Trabajamos mucho en eso todos los días".Nota original:BMW Billionaire Heirs Say Their Lives Are Harder Than You ThinkReportero en la nota original: Chris Reiter en Berlin, creiter2@bloomberg.netEditores responsables de la nota original: Chad Thomas, cthomas16@bloomberg.net, Iain Rogers, Tara PatelFor more articles like this, please visit us at bloomberg.com©2019 Bloomberg L.P.

(Bloomberg) -- Hacer frente a la responsabilidad y la envidia de heredar riqueza es una carga mal entendida, dicen Susanne Klatten y Stefan Quandt, los hermanos multimillonarios que juntos poseen casi la mitad de BMW AG.

"Muchos creen que estamos permanentemente en un yate en el Mediterráneo", dijo Klatten a la revista Magazin Manager en una inusual entrevista con su hermano menor publicada el jueves. "El papel de guardián de la riqueza también tiene aspectos personales que no son tan agradables".

Klatten -cuyo padre Herbert Quandt ayudó a rescatar a BMW a finales de la década de 1950- es la segunda persona más rica de Alemania con una fortuna valorada en US$18.600 millones, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. También ha acumulado participaciones en la empresa de productos químicos Altana AG y el productor de carbono SGL Carbon SE.

Quandt, que posee participaciones en la empresa de logística Logwin y la compañía de medicina homeopática Heel, tiene un patrimonio neto de US$15.500 millones. Tanto él como su hermana forman parte del consejo de administración de BMW.

"A los dos, sin duda, no es el dinero lo que nos motiva", dijo Quandt. "Por encima de todo, es la responsabilidad de asegurar puestos de trabajo en Alemania".

Los dos herederos dicen que se sienten cómodos en sus roles pero que al principio tuvieron dificultades para asumir posiciones de alto nivel a edades tempranas. Quandt, que tenía 30 años cuando le dieron su primer puesto en el consejo, dijo que le gustaría haber querido trabajar algunos años como "simple” gerente de producto en algún lugar o estudiar arquitectura.

"Mi punto de partida nunca fue: ahora vengo y les enseño a todos cómo se hacen las cosas", dijo Quandt, quien cuestiona la lógica del impuesto a la herencia. "Por el contrario, fue un cuestionamiento constante, asociado con dudas sobre mí mismo".

Klatten, que ganó notoriedad en 1978 cuando la policía frustró un complot para secuestrarla a ella y a su madre Johanna, dijo que la redistribución de la riqueza no funciona y que una sociedad justa permite a las personas buscar oportunidades de acuerdo con sus capacidades.

"Nuestro potencial proviene del rol de ser herederos y de desarrollarlo", dijo. "Trabajamos mucho en eso todos los días".

Nota original:BMW Billionaire Heirs Say Their Lives Are Harder Than You Think

Reportero en la nota original: Chris Reiter en Berlin, creiter2@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Chad Thomas, cthomas16@bloomberg.net, Iain Rogers, Tara Patel

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.