Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    3.768,25
    -27,29 (-0,72%)
     
  • Nasdaq

    12.998,50
    -114,10 (-0,87%)
     
  • NIKKEI 225

    28.242,21
    -276,97 (-0,97%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2088
    +0,0003 (+0,02%)
     
  • Petróleo Brent

    54,79
    -0,31 (-0,56%)
     
  • BTC-EUR

    29.719,12
    +100,90 (+0,34%)
     
  • CMC Crypto 200

    698,79
    -36,35 (-4,95%)
     
  • Oro

    1.836,80
    +6,90 (+0,38%)
     
  • HANG SENG

    28.862,77
    +288,91 (+1,01%)
     
  • Petróleo WTI

    52,09
    -0,27 (-0,52%)
     
  • EUR/GBP

    0,8890
    +0,0003 (+0,04%)
     
  • Plata

    25,01
    +0,14 (+0,58%)
     
  • IBEX 35

    8.254,50
    +23,80 (+0,29%)
     
  • FTSE 100

    6.720,65
    -15,06 (-0,22%)
     

La responsabilidad de Russo en la eliminación de Boca es total: las pésimas decisiones que tomó el entrenador

Gastón Hirschbrand
·3 min de lectura

Boca Juniors quedó eliminado en las semifinales de la Copa Libertadores de América 2020 luego de caer goleado 3-0 frente a Santos en Brasil por el partido de vuelta (la ida en La Bombonera había finalizado sin goles), en una presentación "Xeneize" que rozó el papelón.

"Los que salen a la cancha son los futbolistas y no tuvieron ni una gota de actitud, ¿qué se le puede reclamar al entrenador si los que juegan son ellos?", será una de las frases en la tertulia de café en algunos de los hinchas de Boca Juniors, a quienes paso a responderles a continuación.

Es totalmente cierto que los que ganan o pierden los partidos fueron, son y serán los jugadores, pero la injerencia de un técnico es cada vez más importante en un plantel, de lo contrario no se haría tanto énfasis en las contrataciones específicas de un DT: los resultados están a la vista.

Lo de Miguel Ángel Russo, experimentado entrenador que desembarcó en el club azul y oro para intentar conquistar otra Copa Libertadores (ya había levantado la de 2007 con Juan Román Riquelme como máxima figura) fue realmente decepcionante, sobre todo por decisiones inentendibles en la que la mayoría de los futboleros coincidíamos de manera unánime.

La primera y más clara de todas fue la no inclusión desde el inicio de Ramón Ábila, delantero que marcó 32 goles en 48 partidos como titular con la camiseta boquense, contra apenas 3 gritos en 34 encuentros de Franco Soldano, el habitual titular. ¿Qué más tenía que hacer Wanchope para ganarse el puesto? Si para un centrodelantero lo más importante es hacer goles, ¿por qué no jugó Ramón de titular? Primera decisión inaceptable.

La segunda es la no inclusión de un futbolista como Edwin Cardona, sobre todo por lo que venía exhibiendo en los últimos encuentros, con su capacidad para filtrar pelotas de gol, para rematar de media distancia, para poder cambiar el trámite del partido con alguna de sus participaciones. Es muy difícil entender por qué el DT no puso en la cancha a Cardona y sí al "Pulpo" González, si el "Xeneize" estaba obligado a crear ocasiones de gol para poder competirle al Santos. Supongamos que apostó por tener un mediocampo con más marca y menos creatividad, ¿no era para hacerlo ingresar en el complemento, ya con el resultado en contra? Realmente inconcebible.

Luego, claro, también hay errores propios de futbolistas que parecen no estar al nivel de una semifinal de Libertadores con Boca, como por ejemplo Leonardo Jara y Diego González, en lo que es ya una responsabilidad compartida con los integrantes del Consejo de Fútbol a la hora de (no) incorporar futbolistas idóneos para vestir esa camiseta. Julio Buffarini y Emmanuel Más son otros jugadores que vienen demostrando un flojísimo nivel.

Russo tiene los pergaminos y nadie le podrá discutir que es un experimentado y que tiene espalda, que sabe lo que es el Club Atlético Boca Juniors, pero al mismo tiempo, un alerta: con los papeles ya no gana nadie. Hay que actualizarse, mirar mucho fútbol, no casarse con ningún futbolista, tomar las decisiones correctas en los momentos cúlmines. No es fácil, obviamente, de lo contrario cualquiera estaría ahí. Pero es lo mínimo que se le puede exigir en un club como el "Xeneize". Y en esta Copa no estuvo a la altura.