Repsol espera cerrar la venta del GNL en enero y estudia una solución no dilutiva para sus preferentes

COTIZACIONES RELACIONADAS

SímboloPrecioCambio

La petrolera podría dedicar sus 1.400 millones de autocartera al 'scrip dividend' o a resolver el canje de preferentes

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Repsol espera cerrar en enero la venta de su negocio de gas natural licuado (GNL) y, en función del resultado de esta operación, abordará el posible canje de acciones preferentes en títulos de la compañía con la premisa de que la transacción no tenga efectos dilutivos para los inversores, indicó el director financiero de la petrolera, Miguel Martínez.

Durante una conferencia con analistas, Martínez explicó que estas medidas se inscriben en los esfuerzos de Repsol por fortalecer su calidad financiera. La compañía ha reducido la deuda en 1.857 millones hasta septiembre y ya ha vendido en lo que va de años activos en Chile (Berlín: G4R.BE - noticias) y Ecuador por 551 millones, equivalentes al 20% de su programa de desinversión incluido en el plan estratégico.

Para mejorar la calidad crediticia y lograr mantener el 'rating', Repsol trabaja en varios frentes, que incluyen la venta del GNL, la conversión de preferentes, una salida para sus 1.400 millones en autocartera y ajustes en su política de dividendos.

Sobre la venta del negocio de GNL, indicó que los acuerdos de confidencialidad impiden a Repsol realizar comentarios y responder preguntas sobre el proceso, si bien se mostró confiado en que la operación esté cerrada en enero.

Dentro de las medidas para fortalecer el balance de la petrolera, Martínez aludió al canje de preferentes, cuya ejecución dependerá del resultado de la venta del GNL.

El directivo señaló que Repsol será capaz de abordar un eventual canje de preferentes sin que se produzca una dilución en el capital. "La opción que prefiero es no convertir preferentes en nuevo capital y no diluir la inversión", explicó.

Para lograr esta conversión sin dilución, el director financiero señaló que Repsol podría recurrir tanto a la autocartera disponible, equivalente a un 5% del capital y valorada en 1.400 millones, como al 'scrip dividend', en el que los accionistas tienen la opción de recibir el dividendo en acciones.

DIVIDENDO.

Este 'scrip dividend', afirmó, no puede percibirse como una operación de dilución. "No entiendo por qué hay gente que considera a esto un proceso dilutivo. Implica dilución, pero para los que toman el dividendo en efectivo", lo que no ocurre con los que optan por recibir la retribución en acciones, señaló.

En todo caso, Martínez también se mostró partidario de que la autocartera disponible se destine principalmente al 'scrip dividend' y en ningún caso vaya "al mercado". "La fórmula para la autocartera es destinarla al 'scrip' o a la conversión", añadió.

Sobre el pago de dividendos, no ofreció más datos porque este aspecto se encuentra pendiente de aprobación por parte del consejo de administración. "Esta decisión se toma normalmente a finales de noviembre", afirmó.

TRANSPARENCIA EN YPF.

Martínez aseguró además que Repsol está "abierto" a una "solución negociada" con el Gobierno argentino sobre YPF, si bien no renuncia a tomar "las decisiones apropiadas" en distintos ámbitos para defender su posición de rechazo a la expropiación.

Repsol, recordó, sigue siendo accionista de YPF, y pide por tanto "transparencia, profesionalidad y rigor en la gestión de la compañía, que se encuentra cotizada en Nueva York".

En cuanto a Pemex, indicó que el "objetivo" de Repsol es "recuperar la relación" con la petrolera mexicana previa a agosto de 2011, cuando se generó una situación "confusa". Aquel verano, Sacyr y Pemex anunciaron un acuerdo de sindicación accionarial en Repsol negociado a espaldas de la petrolera, que fue posteriormente anulado.