Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    7.366,80
    +66,70 (+0,91%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.318,20
    +39,16 (+1,19%)
     
  • Dólar/Euro

    0,9801
    -0,0018 (-0,19%)
     
  • Petróleo Brent

    87,97
    -0,52 (-0,59%)
     
  • Oro

    1.668,30
    -0,30 (-0,02%)
     
  • BTC-EUR

    19.517,45
    -350,65 (-1,76%)
     
  • CMC Crypto 200

    443,49
    +0,06 (+0,01%)
     
  • DAX

    12.114,36
    +138,81 (+1,16%)
     
  • FTSE 100

    6.893,81
    +12,22 (+0,18%)
     
  • S&P 500

    3.585,62
    -54,85 (-1,51%)
     
  • Dow Jones

    28.725,51
    -500,10 (-1,71%)
     
  • Nasdaq

    10.575,62
    -161,89 (-1,51%)
     
  • Petróleo WTI

    79,74
    -1,49 (-1,83%)
     
  • EUR/GBP

    0,8782
    -0,0040 (-0,45%)
     
  • Plata

    19,01
    +0,30 (+1,62%)
     
  • NIKKEI 225

    25.937,21
    -484,84 (-1,83%)
     

Los recién nacidos no deben dormir solos. La ciencia lo confirma

·1 min de lectura

Cuando somos papás primerizos nos embargan las dudas y temores con respecto a si el bebé debe dormir con nosotros o dejarlo en su cuarto desde el momento en que llega del hospital. Sin embargo, la ciencia comprueba que el contacto piel a piel y la cercanía lo vuelven un bebé más seguro.

 

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Florida, el contacto piel a piel tienen ritmo cardiaco y respiraciones regulares, así como un sueño más profundo. Esto les ayuda a tener un mejor desarrollo de su cerebro.

 

 

mama
mama
Foto: IG @chasingthesummerfields

 

​Por ejemplo, durante la investigación, los bebés que durmieron lejos de sus progenitores registraban un aumento de 176% en la actividad cardiaca y una disminución del 86% en la duración de sueño profundo, en comparación a aquellos que dormían en la recámara de sus papás.

 

Además, los bebés que duermen acompañados, ya sea en cunas de colecho o cerca de sus padres, lloran y se enferman menos. También registran un aumento de peso saludable.

 

Otro punto a favor que avala la ciencia es que al estar más cerca del bebé, la lactancia es más productiva y de mayor duración.

 

Por su parte, los papás se sienten más seguros de tenerlos cerca y así cuidarlos mejor, es decir, están más al pendiente de ellos. Se estrecha el vínculo o apego entre ellos.

 

En resumen, los recién nacidos (ya sea prematuros o a término) necesitan el contacto de piel a piel con sus papás para regular no solo el ritmo cardiaco, sino la temperatura corporal, el ritmo respiratorio y sus horarios de alimentación, todas funciones vitales para mantenerse en buen estado de salud.

 

 

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/