La rebaja del sueldo de los funcionarios costó a Hacienda 915 millones en 2011 por menores retenciones en IRPF

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La rebaja media del 5% del sueldo de los funcionarios supuso una merma de ingresos para Hacienda de 915 millones de euros en 2011 como consecuencia de las menores retenciones practicadas en el IRPF, según la Memoria de la Agencia Tributaria del pasado año recogida por Europa Press.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunció el mayo de 2010 una reducción media del 5% del salario de los empleados públicos que, posteriormente, se mantuvo en los Presupuestos de 2011. Esta rebaja supuso un ahorro a las arcas públicas de unos 4.000 millones de euros el pasado año, pero las menores retenciones del IRPF practicadas en las nóminas de los funcionarios por la rebaja salarial significó un 'mordisco' para Hacienda de prácticamente una cuarta parte de lo que se ahorró.

Se trata, además, de casi el mismo importe (894 millones de euros) que se ahorró Hacienda con la supresión de la ayuda de 2.500 euros por nacimiento o adopción de hijo y está muy por encima de los 142 millones de euros que dejó de ingresar por la rebaja al 4% del IVA en la compra de vivienda nueva.

Entre los ajustes de los cambios fiscales en el IRPF aprobados por Zapatero en 2010 pero con efectos en 2011, también destacan los 1.876 millones de euros que ingresó Hacienda por la eliminación parcial de la deducción de 400 euros, así como los 411 millones adicionales por la subida al 19% del tipo de retención al capital.

En el Impuesto sobre Sociedades, la subida del pago fraccionado para las grandes empresas reportó a las arcas públicas el pasado año un total de 2.037 millones de euros, pero la extensión de libertad de amortización en este tributo mermó los ingresos en 557 millones.

7.853 MILLONES EXTRA POR LAS MEDIDAS DE ZAPATERO.

Por su parte, la subida de los tipos del IVA (del 16% al 18% el tipo general y del 7% al 8% el reducido) supuso unos ingresos extra de 3.393 millones de euros, mientras que el incremento de los Impuestos Especiales, sobre todo el que grava el tabaco, reportó a Hacienda unos ingresos adicionales de 833 millones de euros en 2011.

En total, las arcas públicas recaudaron 7.853 millones de euros por estos cambios fiscales, sin los cuales los ingresos tributarios habrían caído un 3,5%, frente al crecimiento del 0,4% de la recaudación bruta total en 2011, hasta los 161.760 millones de euros.

De hecho, entre las principales figuras tributarias, el IVA y el IRPF fueron en 2011 los únicos impuestos que acabaron el año con incremento de sus ingresos brutos (de 1.409 y 1.164 millones, respectivamente), gracias a los aumentos impositivos aprobados en ambos casos.