Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.760,90
    +27,20 (+0,31%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.130,84
    -39,03 (-0,94%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1732
    -0,0040 (-0,34%)
     
  • Petróleo Brent

    75,30
    -0,37 (-0,49%)
     
  • Oro

    1.753,90
    -2,80 (-0,16%)
     
  • BTC-EUR

    40.466,48
    -1.023,06 (-2,47%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.193,48
    -32,05 (-2,61%)
     
  • DAX

    15.490,17
    -161,63 (-1,03%)
     
  • FTSE 100

    6.963,64
    -63,84 (-0,91%)
     
  • S&P 500

    4.432,99
    -40,76 (-0,91%)
     
  • Dow Jones

    34.584,88
    -166,42 (-0,48%)
     
  • Nasdaq

    15.043,97
    -137,93 (-0,91%)
     
  • Petróleo WTI

    71,96
    -0,65 (-0,90%)
     
  • EUR/GBP

    0,8535
    +0,0006 (+0,06%)
     
  • Plata

    22,42
    -0,33 (-1,44%)
     
  • NIKKEI 225

    30.500,05
    +176,75 (+0,58%)
     

Tres razones para no preocuparse por una caída del mercado

·4 min de lectura

Hay varios factores que podrían predecir una próxima caída en el mercado como los índices en máximos, las valoraciones del mercado por encima del promedio histórico y una cercana subida de tipos de interés de los bancos centrales. Estas tres razones y una correcta estrategia de inversión harán que se aleje el miedo a una caída del mercado, según Ryan Downie en The Motley Fool.

La próxima corrección podría estar muy lejos

Esta no es la primera vez que los inversores se preocupan por un colapso. A veces, esas preocupaciones están justificadas. La burbuja de las puntocom y la crisis financiera mundial fueron dos incidentes que algunas personas vieron venir, y parece obvio que el mercado de valores se desplomaría en ambos casos.

Sin embargo, hubo muchas ocasiones en las que las situaciones de amenaza no culminaron en una caída del mercado. La crisis de la eurozona, una recesión de doble caída y el "Taper Tantrum" ocuparon titulares desagradables entre 2010 y 2014. Los inversores aún se estaban lamiendo las heridas tras la caída del mercado de 2008, y señales ominosas parecían que era inminente otra caída abrupta.

Ese choque nunca llegó. El sistema bancario mundial recuperó lentamente la estabilidad, la Fed subió lentamente las tasas sin problemas importantes y la economía de Estados Unidos registró varios años de crecimiento. No siempre fue fácil para el S&P 500, pero el índice bursátil promedió un rendimiento anual del 13,4% desde 2010 hasta 2014.

“Perderse algunos años de crecimiento del mercado de valores antes de un colapso podría causar más daño a su cartera que el colapso en sí. No pierda el sueño con cada titular de miedo y permanezca invertido a largo plazo”, comenta Downie.

Los mercados suben a largo plazo

Las caídas del mercado de valores dan miedo y son inevitables. Afortunadamente, son solo interrupciones a corto plazo. Históricamente, el mercado de valores ha subido más a medida que ha crecido la economía mundial. Los mercados bajistas son solo desviaciones temporales de una tendencia alcista a largo plazo. Incluso si compró un fondo indexado S&P 500 en el peor momento absoluto antes de la caída del mercado de 2008 y vendió en la parte inferior de la caída del primer trimestre de 2020, su inversión aún se duplicó con creces.

Un enfoque de inversión a largo plazo ayuda a eliminar parte del dolor de los choques y las correcciones. Si está preparado con anticipación para los días malos, tendrá una reacción más saludable a las caídas del mercado. Siendo realistas, los precios más bajos de las acciones crean una oportunidad para que los inversores compren acciones con descuento. Si no se ve obligado a vender en una recesión, no se dará cuenta de esas pérdidas, solo están en papel.

Evidentemente, no todo el mundo tiene horizontes temporales idénticos. Algunas personas, como los jubilados, tienen necesidades inmediatas de sus cuentas de inversión. Eso significa que no pueden tener la misma actitud arrogante hacia las pérdidas temporales y la volatilidad.

“Afortunadamente, existen métodos probados para administrar la volatilidad y lograr rendimientos positivos en cualquier condición del mercado. Los bonos y las acciones de dividendos son dos herramientas populares para limitar las desventajas de las inversiones”, señala Downie.

Aún puede obtener ganancias cuando el mercado de valores está a la baja

Las carteras de inversión aún pueden ofrecer rendimientos positivos incluso si el mercado se desploma. Los inversores generalmente agregan más bonos a sus carteras a medida que se acercan y entran en la jubilación. Los bonos fluctúan en valor, al igual que las acciones, pero tienden a fluctuar menos. Además, sus precios no suelen estar correlacionados con los índices bursátiles. Los bonos también producen ingresos por intereses a intervalos regulares.

Las acciones de dividendos también producen ingresos independientemente de lo que hagan los precios de las acciones. Muchas empresas devuelven efectivo a los accionistas en forma de dividendos trimestrales o mensuales, y estas distribuciones generalmente continúan incluso en las recesiones. Los aristócratas de dividendos, REIT y MLP son opciones populares para los inversores de ingresos. Si su cartera de acciones genera ingresos, puede utilizar esos flujos de efectivo para reinvertir o pagar sus facturas.

“Una estrategia de asignación equilibrada significa que su cartera funcionará incluso si el mercado se desploma. Los ingresos pueden mantenerte a flote mientras esperas que se reanude el crecimiento”, finaliza Downie.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente