Mercados españoles abiertos en 8 hrs 13 min

El presidente Rajoy celebra la firme recuperación de la economía

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros en La Moncloa, Madrid, el 31 de julio de 2015. El presidente Rajoy celebra la firme recuperación de la economía española

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, celebró este viernes la firme recuperación de la economía española, aunque advirtió de los riesgos que pesan todavía sobre la misma como la "incertidumbre política" en Cataluña.

"Estamos ante un cambio de situación indiscutible que llega cada vez a más gente", afirmó Rajoy en una rueda de prensa para presentar los Presupuestos Generales del Estado para 2016 y hacer balance de su gestión.

"La mejoría evidente de la economía española nos permite revertir poco a poco los esfuerzos que pedimos a la sociedad" durante los últimos años, dijo Rajoy. "Si este año pudimos hacerlo a través de la rebaja fiscal, que ha supuesto una bajada de impuestos, el año próximo se podrá mejorar la situación de los empleados públicos", que verán crecer sus salarios un 1% tras cinco años congelados.

La congelación de los salarios de los funcionarios formó parte de las duras medidas de austeridad adoptadas para hacer frente a la crisis financiera de 2008 que se vio agravada en España con el estallido de la burbuja inmobiliaria.

La crisis llevó a una explosión del déficit que alcanzó el 9% en 2011, lo que llevó al Gobierno a aplicar un dura política de austeridad para ahorrar 150.000 millones de euros en tres años.

Tras cinco años de recesión, la economía española volvió a la senda del crecimiento en 2014 con un crecimiento del 1,4% y el Gobierno prevé un aumento del PIB del 3,3% para este año. "España es el país de los grandes de la eurozona que más va a crecer y también creceremos más que el Reino Unido y que Estados Unidos", aseguró.

Los presupuestos, que prevén un déficit público del 2,8% para 2016, también incluyen un aumento de la financiación para las comunidades autónomas, que gestionan servicios básicos como la sanidad o la educación, de más de 10.000 millones de euros.

"Avanzan en la devolución a la sociedad española de los esfuerzos que nos vimos obligados a pedir", añadió Rajoy, destacando que "estos presupuestos siguen dedicando su parte principal a gasto social, un 53,5%". Insistió en que su Gobierno ha logrado mantener los "pilares" del Estado de bienestar, anunciando que en 2016 un 39% de los gastos se destinarán a pagar pensiones.

"Con estos presupuestos se cierra una etapa muy difícil", añadió Rajoy, quien citó el alza del crédito, el aumento de las exportaciones y de la competitividad, la buena marcha del turismo o el aumento del empleo como factores que contribuyen a la buena marcha económica.

No obstante, el presidente del Gobierno evitó un triunfalismo excesivo, recordando que "aún queda mucho por hacer" refiriéndose especialmente al desempleo, cuya tasa todavía alcanza el 22,37% en España. Advirtió, además, que "existen riesgos y riesgos que no vienen de la economía, sino de la incertidumbre política".

Una incertidumbre generada, en primer lugar, por el "desafío independentista y rupturista que la Generalitat ha venido planteando durante toda la legislatura y que llegará a su punto álgido con estas elecciones" autonómicas previstas, en principio, para el 27 de septiembre.

"No va a haber independencia de Cataluña", reiteró Rajoy, negando el carácter plebiscitario que el presidente catalán, Artur Mas, quiere dar a esos comicios.

"No va a haber elecciones plebiscitarias porque lo prohíbe la ley. Habrá elecciones al Parlamento de Cataluña, que es muy importante, pero no habrá elecciones plebiscitarias, como tampoco hubo ningún referéndum, por mucha propaganda que se quisiera hacer", afirmó Rajoy en alusión a la consulta soberanista organizada por la Generalitat el 9 de noviembre de 2014.

"El otro asunto es volver a perder la confianza que tanto nos ha costado recuperar", dijo Rajoy, apuntando a los mensajes contra la austeridad de la oposición de izquierda, y especialmente a la formación Podemos. "Cuando la única propuesta es liquidar todas las reformas se está enviando un pésimo mensaje", insistió, que citó como tercer riesgo la situación de Grecia.

La oposición se apresuró a criticar el triunfalismo de Rajoy y a considerar los presupuestos como electoralistas, de cara a los comicios generales previstos para finales de año. "Las previsiones macroeconómicas de Rajoy son pura fantasía y ocultan que muchos ciudadanos viven al límite", afirmó el candidato a la presidencia del Gobierno por Izquierda Unida, Alberto Garzón.

Los presupuestos para 2016 "tienen un marcado carácter electoral, se asientan en un escenario irreal y no dan respuesta a las necesidades sociales", afirmó, por su parte, el sindicato UGT.