Mercados españoles cerrados en 4 hrs 56 min

Qué significan y qué consecuencias tienen las sanciones de Trump a PDVSA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha decidido sancionar a la petrolera estatal de Venezuela, PDVSA. Se trata del último movimiento de la administración estadounidense destinado a aumentar la presión sobre el régimen del presidente Nicolás Maduro. Pero, ¿qué significa realmente esta decisión y que consecuencias prácticas tendrá?

Para empezar, todos los activos y bienes de PDVSA sujetos a la jurisdicción de EEUU están bloqueados y los ciudadanos y empresas estadounidenses tienen prohibido hacer negocios con la firma venezolana. La medida es coherente con los esfuerzos de la administración Trump para privar a Maduro del dinero del petróleo y de cualquier otra fuente de financiación, en línea con otros movimientos internacionales que se han visto recientemente para cortar el acceso del régimen a sus activos en el extranjero. 

Los funcionarios estadounidenses están tratando de dirigir los activos de Venezuela al líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, para reforzar sus posibilidades de tomar el poder.

Los logos de PDVSA y Citgo Petroleum en Caracas, Venezuela. LAWSUITS/FINANCE REUTERS/Marco Bello/File Photo

Adiós al dinero que llegaba de EEUU

 La decisión del gobierno de Trump de imponer nuevas sanciones a PDVSA parece ser, en esencia, una prohibición de venta de petróleo venezolano a EEUU.

EEUU ha sancionado a muchas personas en PDVSA anteriormente, pero al sancionar a toda la compañía, efectivamente impide que las refinerías estadounidenses compren crudo venezolano después de un período de liquidación.

Además, no se permitirá a las empresas exportar petróleo ligero a Venezuela, el cual se necesita para diluir el crudo pesado del país. Esto dificultará a PDVSA exportar su petróleo.

Citgo Petroleum, una unidad de PDVSA con sede en Houston, podrá continuar operando, pero no se le permitirá enviar dinero al régimen de Maduro. Sus ganancias deben, en cambio, ser mantenidas en cuentas bloqueadas de EEUU.

Venezuela se enfrenta a escasez de gasolina

De forma más práctica, la decisión de Estados Unidos de sancionar a PDVS podría traducirse pronto en una escasez de gasolina en el abatido país lationamericano.

El hecho de que a Citgo Petroleum no se le permita enviar dinero al régimen de Maduro probablemente afectará el mercado interno de gasolina en Venezuela, porque Citgo no solo vende crudo en el extranjero, sino que compra la muy necesaria gasolina que el sistema paralizado de Venezuela no puede producir.

“Es muy probable que haya una escasez en el medio plazo”, dijo Francisco Monaldi, experto en energía latinoamericana en Rice University de Houston. “PDVSA podría comprarlo en Europa y otros lugares, pero será complicado, lento y costoso, y la compañía tendrá menos efectivo para responder a esta situación”.

Con más petróleo que Arabia Saudita, Venezuela ha vendido durante mucho tiempo la gasolina más barata del mundo a nivel nacional, a un precio de menos de un centavo por llenar un tanque. Pero años de mala administración, junto con la caída de los precios de las materias primas en 2014, arrastraron al país socialista a un colapso económico marcado por la creciente escasez de alimentos, la hiperinflación y el derrumbe de los servicios públicos.

Con la caída de la capacidad en las refinerías de Venezuela al 24 por ciento, el país ha tenido que importar gasolina en los últimos dos años. Sin embargo, la escasez se ha convertido en algo común y llegó a la capital el mes pasado, cuando los automovilistas tenían que esperar en colas de una hora, lo que obligó a las gasolineras a cerrar antes de las extensas vacaciones navideñas de Venezuela.

Golpe a la producción de petróleo

Pero PDVSA no solo echará en falta el dinero que le llega de EEUU a través de Citgo Petroleum, también el suministro de un producto poco conocido que es fundamental para la producción de petróleo del país.

Citgo ha estado enviando a PDVSA cargamentos de nafta pesada a cambio de petróleo crudo, en lugar de pagar en efectivo. PDVSA necesita la nafta, un compuesto más ligero producido en las refinerías, para diluir su crudo -similar al alquitrán- lo suficiente para que pueda fluir a través de tuberías. Sin la nafta, la petrolera estatal de Venezuela no puede enviar el crudo a la costa para su exportación, paralizando la industria petrolera del país.

La nafta y otros productos que pueden usarse para diluir el petróleo eran claramente objetivo de la Administración Trump, cuando anunció sanciones a la petrolera venezolana. Compañías que operan en Venezuela, entre ellas la socia Chevron y empresas de servicios como Halliburton y Schlumberger tienen licencias para continuar operando hasta el 27 de julio. No obstante, la licencia excluye específicamente las exportaciones de diluyentes de Estados Unidos a Venezuela.

Artículo elaborado con información de Bloomberg.