Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.613,50
    +41,90 (+0,49%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.032,99
    +39,56 (+0,99%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1980
    +0,0004 (+0,04%)
     
  • Petróleo Brent

    66,84
    -0,10 (-0,15%)
     
  • Oro

    1.779,20
    +12,40 (+0,70%)
     
  • BTC-EUR

    51.474,11
    -1.413,81 (-2,67%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.387,11
    -4,60 (-0,33%)
     
  • DAX

    15.459,75
    +204,42 (+1,34%)
     
  • FTSE 100

    7.019,53
    +36,03 (+0,52%)
     
  • S&P 500

    4.179,71
    +9,29 (+0,22%)
     
  • Dow Jones

    34.128,34
    +92,35 (+0,27%)
     
  • Nasdaq

    14.039,57
    +0,81 (+0,01%)
     
  • Petróleo WTI

    63,18
    -0,28 (-0,44%)
     
  • EUR/GBP

    0,8666
    -0,0017 (-0,20%)
     
  • Plata

    26,12
    +0,16 (+0,60%)
     
  • NIKKEI 225

    29.683,37
    +40,68 (+0,14%)
     

¿Qué hacer si queremos cambiar de banco teniendo un préstamo vigente?

·3 min de lectura
Cómo evitar comisiones al cambiarte de banco incluso con un préstamo
Cómo evitar comisiones al cambiarte de banco incluso con un préstamo

CaixaBank, Sabadell, Bankia… la lista de las entidades que, incluso teniendo la nómina domiciliada, han comenzado a cobrar comisiones a sus clientes es considerable. Por esta razón son muchos los usuarios que deciden cambiarse de banco a uno sin comisiones.

Pero ¿qué ocurre con los clientes que están devolviendo un préstamo personal? ¿No tienen más alternativa que quedarse y pagar los nuevos costes? Por suerte, eso no tiene que ser así, ya que podremos cambiar de banco en cualquier momento, incluso teniendo un crédito vigente. Te explicamos cómo hacer para cambiar de banco con un préstamo.

Artículos relacionados:

Cambiar el préstamo de banco, ¿es posible?

Sí. Es posible negociar para cambiar nuestro préstamo al nuevo banco y así desvincularnos de nuestra actual entidad. Este proceso es más laborioso que simplemente cambiarnos de cuenta, ya que requiere una negociación y análisis por parte del nuevo banco para que aprueben la solicitud del nuevo préstamo. Además, es probable que esta nueva financiación requiera vinculación obligatoria.

Una vez negociado y aprobado, será generalmente nuestro nuevo banco el encargado de tramitar el traspaso del crédito y de cancelar el actual.

En este caso, debemos tener en cuenta las comisiones de formalización que podría cobrarnos el nuevo banco y las de cancelación que podría cobrarnos nuestro banco actual. Un coste adicional con el que debemos contar para llevar a cabo esta opción.

Caso aparte es si nuestra financiera nos permite domiciliar las cuotas del préstamo en la cuenta corriente de cualquier banco. En ese caso, no tendremos problemas. Bastará con abrir una cuenta en una nueva entidad que sea gratuita e informar del nuevo número de cuenta a la entidad que nos ha prestado el dinero. Entidades como Cofidis no requieren vinculación ni cambiar de banco para pedir financiación, ya que ofrecen la posibilidad de asociar el crédito a cualquier cuenta.

¿Y cambiar de banco sin llevarnos el préstamo?

Puede ocurrir que, por las buenas condiciones de la financiación actual o porque el banco nuevo no acepte la operación de cambio de préstamo, decidamos no cambiar el crédito de nuestro banco actual, aunque queramos llevar nuestra nómina a otra entidad. En este caso, pueden darse dos escenarios.

Por un lado, el contrato del crédito al consumo que firmamos no tiene especificado como condición tener una nómina o unos recibos domiciliados para que nos concedan el préstamo.

En este caso, no tendremos ninguna traba para cambiarnos de cuenta y dejar el préstamo. Eso sí, deberemos mantener la cuenta abierta y transferir dinero cada mes para que se cobren las cuotas del crédito.

Si optamos por esta opción, es importante revisar las condiciones de la cuenta en el contrato del préstamo. Esto es porque puede ocurrir que no tener la nómina domiciliada o eliminar alguna vinculación, por ejemplo, provoque que nos comiencen a cobrar más comisiones. También puede ocurrir que si únicamente utilizamos la cuenta para devolver el crédito el coste sea cero y sea la forma de dejar de pagar comisiones. Conociendo las condiciones de dejar la cuenta abierta únicamente para pagar el préstamo, podremos valorar si es mejor esperar a terminar de pagar el préstamo o cambiarnos de banco.

Por otro lado, puede ocurrir que en el contrato del préstamo se especifique que podremos obtener una rebaja en el interés del crédito a cambio de contratar dichos productos. En este caso, es probable que al desvincularnos el coste del préstamo aumente.

Al igual que con el primer escenario, desvincularnos y dejar la cuenta únicamente para el reembolso del préstamo podría hacer que nos cobrasen (o no) comisiones por esta.

En este segundo escenario, deberemos valorar si cambiarnos de banco nos valdrá la pena según lo que nos aumente el coste del préstamo por desvincularnos o si la cuenta tendrá o no comisiones.

En cualquier caso, será imprescindible revisar el contrato del préstamo, en especial la sección de vinculación y costes de la cuenta, para poder tomar la decisión de si cambiarnos de banco dejando el préstamo o no.

También te puede interesar:

VIDEO | Cómo evitar que nos 'engañen' en el supermercado