Mercados españoles cerrados

Quédate en casa: The Last of Us, un regreso necesario para comprender lo que viene

Víctor Rosas
Quédate en casa: The Last of Us, un regreso necesario para comprender lo que viene

Poco a poco diversas ciudades comienzan a regresar a las actividades luego de la cuarentena por la pandemia de COVID-19, sin embargo, las cosas van paso a paso y de forma ordenada. En el caso de México, todavía hay varios días por delante con medidas de precaución, por lo que hay tiempo de sobra para seguir disfrutando videojuegos más de lo habitual. Esta semana en la serie Quédate en Casa el staff nos presentó la acción del anime fighter Granblue Fantasy: Versus; también recordamos a los jinetes del apocalipsis de Darksiders y viajamos hacia el pasado con una joya de PS One, Chrono Cross.

En esta ocasión, me incliné por hacer una recomendación que considero oportuna para lo que viene en materia de videojuegos. El próximo 19 de junio debutará The Last of Us: Part II y todo se perfila para que genere un debate importante en la comunidad pues por fin sabremos si el título sobrevivió al hype, si funcionó como videojuego más allá de sus altos valores de producción e historia o si se apoyó en ella para equilibrar su propuesta en cuanto a diseño y mecánicas. En términos comparativos, lo pertinente es conocer a su antecesor, The Last of Us, o cuando menos darle otra vuelta para ver si nuestra percepción ha cambiado tras 7 años y analizar qué tanto evolucionó a partir de esta nueva entrega que está a nada de llegar a PS4.

The Last of Us debutó en PlayStation 3 en junio de 2013, precedido por un proceso de desarrollo que inició en 2009 con la dirección de Bruce Straley, quien había probado su calidad como director en Uncharted 2: Among Thieves, y Neil Druckmann, creativo en ascenso que estaba listo para lidiar con un proyecto de alto calibre. Para bien o para mal, el desarrollo de The Last of Us siempre ha estado vinculado con el de Uncharted y la creación de sus entregas representa momentos importantes en la historia de Naughty Dog cuyo impacto bien puede considerarse para ubicar un antes y un después para el estudio, repito, tanto para lo bueno, como para lo malo.

Luego de cerrar el ciclo de Crash Bandicoot, apostar por la exploración e incluso mundos abiertos con Jak y la aventura e irreverencia de un hombre de acción como Nathan Drake en Uncharted, el paso de Naughty Dog hacia algo más serio parecía inevitable y fue ahí donde apareció The Last of Us. Contando una historia en un entorno postapocalíptico que tiene lugar en distintas partes de Estados Unidos luego de que el hongo Cordyceps barriera con la mayoría de la población y con un par de protagonistas carismáticos, Ellie y Joel, The Last of Us nos llevó hacia los terrenos del survival horror, la acción y el sigilo, todo aderezado con una historia llena de drama, escenarios devastadores y una banda sonora memorable compuesta por Gustavo Santaolalla.

En términos de diseño, el equipo encargado de The Last of Us apostó por aquello en lo que se habían especializado, túneles con secciones de acción y combate, algo de sigilo, acertijos y cortes para permitir el avance de la narrativa a través de cinemáticas. Los jugadores no tardaron en celebrar el diseño de Ellie como personaje complementario y su muy bien lograda funcionalidad que se integró perfectamente con el diseño del juego; de inmediato surgieron las menciones a aquellos juegos que lo intentaron previamente pero que terminaron por entregarte un estorbo más que un compañero de aventura. Por otra parte, The Last of Us también dio de qué hablar con algunos de sus elementos, como un sistema básico de creación y desarrollo de armas y equipo que no eran tan determinante; de la misma forma, un sector señaló algunas limitaciones en cuanto al combate, en específico sobre Joel, pero hay que tomar en cuenta que se trata de un ciudadano promedio formado en la desgracia y no de un marine especializado en todo.

Los valores de producción de The Last of Us fueron impresionantes para la época y reafirmaron el papel del estudio como una de las estrellas de Sony y PlayStation. Al final, y visto como un todo, The Last of Us fue uno de los grandes juegos de su época y más allá del debate sobre si es un producto sobrevalorado o no ―alimentado en parte por el peso mayor que se le ha otorgado a su historia y narrativa por encima de sus mecánicas y diseño― no se puede negar que es un título muy importante en la historia de los videojuegos y a unas semanas de que la esperada secuela haga su arribo, se presenta ante nosotros como una opción interesante para prepararnos ante lo que viene.

El éxito y trascendencia de The Last of Us han permitido que siga vigente y es posible adquirirlo en sus versiones de PlayStation 3 y PlayStation 4, tanto en formato digital, como físico.

Sin más, te dejo con algunas de las recomendaciones de nuestra serie Quédate en Casa:

Fernando Salinas ― Final Fantasy IX, un clásico de Square que vale la pena recordar
Mardokeo Galván ― INSIDE, un siniestro viaje al individualismo
Pedro Cesari ― Hitman, la incomprendida misión del Agente 47
Luis Sánchez ― Age of Empires 2, el inmortal de estrategia en tiempo real
Daniel Laguna ― Shin Megami Tensei, una franquicia de culto que debes conocer
Víctor Rosas ― R4: Ridge Racer Type 4, el glorioso final de una gran época