Mercados españoles abiertos en 4 hrs 59 min
  • S&P 500

    4.567,00
    -88,27 (-1,90%)
     
  • Nasdaq

    15.537,69
    -245,14 (-1,55%)
     
  • NIKKEI 225

    28.047,62
    +225,86 (+0,81%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1330
    -0,0009 (-0,08%)
     
  • Petróleo Brent

    70,22
    -0,35 (-0,50%)
     
  • BTC-EUR

    50.603,70
    -482,10 (-0,94%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.474,52
    +31,75 (+2,20%)
     
  • Oro

    1.779,20
    +2,70 (+0,15%)
     
  • HANG SENG

    23.815,72
    +340,46 (+1,45%)
     
  • Petróleo WTI

    67,52
    +1,34 (+2,02%)
     
  • EUR/GBP

    0,8512
    -0,0009 (-0,10%)
     
  • Plata

    22,84
    +0,02 (+0,11%)
     
  • IBEX 35

    8.305,10
    -150,10 (-1,78%)
     
  • FTSE 100

    7.059,45
    -50,50 (-0,71%)
     

España tiene demasiadas barreras para el despegue de los coches eléctricos

·5 min de lectura

Los coches eléctricos son nuestro futuro más cercano. Las exigencias del cambio climático nos están forzando a cambiar muchos de nuestros hábitos, y esto incluye nuestra manera de desplazarnos. Sin embargo, “sumarse al carro” de la movilidad sostenible no es tan fácil.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) y Faconauto, dos de las principales asociaciones del sector, han elaborado una hoja de ruta para acelerar el despliegue del vehículo eléctrico en nuestro país. Este detallado documento indica cómo debería ser la imprescindible red de recarga que acompañe e impulse la electromovilidad en España.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima fijó como meta alcanzar los tres millones de turismos eléctricos para 2030. De esta forma, se estima que serán necesarios más de 300.000 puntos de recarga públicos para incentivar la demanda de estos vehículos, frente a los 11.500 que hay en la actualidad. Anfac calcula que tendrán que invertir unos 5.500 millones de euros en los próximos nueve años.

También de interés:

<em>La compra de vehículos eléctricos parece no arrancar en nuestro país, principalmente, por la escasez de puntos de recarga en comparación con el resto de Europa. </em>Foto: Getty Creative.
La compra de vehículos eléctricos parece no arrancar en nuestro país, principalmente, por la escasez de puntos de recarga en comparación con el resto de Europa. Foto: Getty Creative.

Muy lejos de Europa en puntos de recarga

Precisamente la falta de una red adecuada de puntos de recarga se ha convertido en la principal barrera para la generalización del vehículo eléctrico en España. A veces es incluso más condicionante que el precio del propio coche. España está a la cola de Europa en el despliegue de infraestructura para los coches eléctricos.

Mientras que la media europea es de casi 573 puntos de recarga por millón de habitantes, en nuestro país solo hay 245. Países Bajos, por ejemplo, cuenta con nada más y nada menos que 4.760 puntos por millón de habitantes.

Lo ideal sería que cada persona contase con uno en casa, pero casi nadie puede permitirse su instalación, por lo que se depende exclusivamente de los cargadores públicos. Además, el tiempo de carga se sitúa entre 5 y 8 horas de media, lo cual también causa un enorme rechazo por parte de los posibles compradores.

En caso de emergencia, lo más práctico es coger el coche antes que el transporte público o pagar un taxi. Si poseemos un vehículo eléctrico y la carga no se ha completado, no podremos usarlo y tendremos que optar por otro medio de transporte. Cuanto menos, contraproducente.

La compra de coches eléctricos choca con la factura de la luz

En España se está promoviendo la compra de vehículos eléctricos con diferentes clases de ayudas, como el plan MOVES o el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del Vehículo Eléctrico y Conectado. A la par que se incentiva la compra de vehículos impulsados por baterías para cumplir con objetivos de emisiones, la tarifa de la luz registra precios históricos en los últimos meses.

Con la nueva normativa, cargar el coche según qué horas puedes suponer un problema económico. En el último mes, se ha registrado un récord histórico en el precio de las tarifas reguladoras de la luz, batiendo el precio anual con la tarifa más alta que hemos visto en dos décadas: 103,07 euros por megavatio hora (MWh).

Falta de autonomía y precio elevado: otros dos factores que frenan su adquisición

A esto hay que sumarle la falta de autonomía y su elevado precio. Los habitantes de las grandes urbes son los mejores candidatos para adquirirlos, debido a los altos niveles de contaminación ambiental. Sin embargo, para trayectos interurbanos, no resultan del todo rentables. Los automóviles recargables cuentan con una autonomía que alcanza los 200km: suficiente para el día a día, pero se quedan cortos para distancias más largas.

Además, la mayor oferta de coches eléctricos actual viene de la mano de marcas como Tesla, Jaguar, Audi o BMW, vehículos de gama alta. Todo ello limita el acceso a este mercado a los compradores con menor capacidad adquisitiva. Hay que recordar que estamos viviendo un momento en el que la situación económica de la población española ha empeorado considerablemente por la pandemia.

Las baterías también son un factor a tener en cuenta: aunque cuentan con un periodo de garantía, tarde o temprano deben ser cambiadas, y su precio puede ascender a los 5.000 euros, siendo uno de los componentes más caros del coche.

Entonces, ¿cómo se puede fomentar su compra?

La información, en primer lugar, es clave. Gran parte de la población desconoce los beneficios de los coches eléctricos, que no son pocos. Respetan el medio ambiente y son poco ruidosos, así que no solo reducen la contaminación atmosférica, sino también la acústica. Tampoco necesitan marchas, por lo que ocupan menos espacio.

Aunque su precio inicial sea más elevado, los vehículos con baterías suponen una alternativa más barata a la hora de mantenerlos. A diferencia de los de combustión, no se quedan inutilizados por fallos en el sistema de refrigeración o del aceite. Tienen una eficiencia cercana al 90%, una cifra muy superior al 30% de los motores convencionales. Es decir, necesitan mucha menos energía para realizar el mismo esfuerzo.

Además, el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico presentó hace unos meses el plan Moves III, un plan de ayudas a la compra de coches eléctricos valorado en 400 millones de euros y ampliable hasta 800. La ministra, Teresa Ribera, comentó durante la presentación que este plan tendrá como objetivo llegar a los 250.000 vehículos eléctricos y, por lo menos, a los 100.000 puntos de carga de aquí a 2023.

Todavía está por ver si este objetivo se cumplirá, pero debemos ser pacientes. No va a ser una revolución de un día para otro, pero con la colaboración de todos, poco a poco nuestras ciudades se irán volviendo más verdes.

VIDEO | El nuevo piloto automático del Tesla confunde la luna con un semáforo

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente