Mercados españoles cerrados

Las pulseras para localizar criminales aspiran a solucionar la crisis del coronavirus

¿Cómo se combate el coronavirus? Hasta que llegue la ansiada vacuna, con prevención. Y esa prevención pasa por las mascarillas, lavarse las manos y, sobre todo, guardar la suficiente distancia social. ¿Y cómo guardar la distancia social? Gracias a la tecnología. Y no solo con teléfonos móviles que identifiquen nuestra posición, sino con pulseras electrónicas.

Las pulseras electrónicas están asociados con la criminalidad y la culpa en la imaginación popular, los accesorios de los delincuentes bajo arresto domiciliario y condenados a la sociedad. A diferencia de los teléfonos inteligentes, los dispositivos de rastreo están diseñados expresamente para ser unidos al cuerpo y existen únicamente para informar el paradero e interacciones del usuario a uno o más terceros; no reproducen podcasts ni nos dicen cuántos pasos hemos hecho para endulzar la vigilancia.

Las pulseras para localizar criminales aspiran a solucionar la crisis del coronavirus (Photo by Jeff Vinnick/Getty Images)

Tal y como informa The Intercept, existe un clima de bio-ansiedad perpetua que ha allanado el camino para una aceptación más amplia de las tecnologías carcelarias, con una ola de compañías que intentan vender accesorios de rastreo a los propietarios de negocios ansiosos por reabrir bajo los auspicios del distanciamiento social responsable y a los gobiernos con la esperanza de mantenerse más cerca ojo en personas bajo cuarentena.

Un ejemplo de ello es la compañía AiRISTA Flow, con sede en Maryland, que ayuda a las corporaciones a rastrear sus "activos". A finales de abril, la compañía anunció que comenzaría a vender rastreadores Bluetooth y Wi-Fi para usar en la muñeca de un empleado como un Fitbit, o alrededor de tu cuello como un cencerro. "Cuando las personas se acercan a menos de 1,5 metros entre sí por un período de tiempo el dispositivo emite un sonido audible y se hace un registro del contacto en el sistema de software AiRISTA Flow".

Pero el seguimiento va mucho más allá de las alarmas: la plataforma de AiRISTA permite a los empleadores cargar continuamente un registro de encuentros cercanos en una nube corporativa, proporcionando una lista actualizada de presuntos infractores de distanciamiento social que se duplicaría como un registro detallado de las interacciones sociales en el lugar de trabajo .

El lenguaje de marketing de la compañía es explícito al hablar de los beneficios de rastrear cada movimiento de sus trabajadores: al ayudar a las compañías a "Localizar personas y cosas en tiempo real". Las compañías que contraten el servicio pueden esperar una "Reducción en el tiempo de inactividad no planificado" (por ejemplo, salidas para ir al baño).

Redpoint Positioning Corporation, con sede en Boston, otro jugador en el negocio de rastrear trabajadores y objetos inanimados, anunció que estaba tomando su propia "tecnología punta ... ya utilizada por compañías líderes en todo el mundo en logística de terceros, fabricación de automóviles, operación minera". y reempaquetarlo para el distanciamiento social.

Al igual que AiRISTA, Redpoint ofrece a las empresas la capacidad de "etiquetar" sus equipos y empleados utilizando señales de radio de banda ultra ancha, una tecnología de posicionamiento inalámbrico que se agregó recientemente a los iPhones más avanzados.

Redpoint se jactó del anuncio de su capacidad para usar estas etiquetas para "rastrear la ubicación de personas y equipos con una precisión extremadamente alta, incluso en entornos industriales complejos", ahora con un aumento específico de coronavirus: "Si los parámetros de distanciamiento social, como un El radio de 1 o 2 metros se viola entre los trabajadores, la alarma de la etiqueta los alertará sobre el peligro "

Otra compañía especializada en pulseras de vigilancia llamada SuperCom asegura tener la "solución" al Covid-19... y ya la ha utilizado previamente en personas encarceladas o condenadas penalmente. La compañía de seguridad tiene clientes en 20 países, incluidos los EE. UU., Y afirma décadas de experiencia con lo que llama en un comunicado de prensa "proyectos de límites asegurados", como cruces fronterizos y confinamiento de viviendas.

En el mismo comunicado de prensa, SuperCom afirmó ver un aumento en el interés de "agencias gubernamentales que buscan restringir la propagación de COVID-19 entre su población en general" e imaginó "una demanda potencial adicional de la industria para servicios de monitoreo electrónico provenientes de la población estadounidense encarcelada”.

Las pulseras de SuperCom se colocan en los tobillos e informan continuamente de la posición de quien las lleve. ¿Terminaremos nosotros llevándolas de forma continua para acabar con la pandemia?

Más historias que te pueden interesar:

¿Está la pandemia disparando el número de suicidios?

El drama del coronavirus cambia en los países en desarrollo: mata a muchos más jóvenes que en Europa

Los mensajes en las palmeras de hojaldre que salvaron la pastelería de Paco y unieron a todo un pueblo