Mercados españoles cerrados en 1 hr 16 mins
  • IBEX 35

    7.987,20
    +27,80 (+0,35%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.428,62
    +68,79 (+2,05%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0175
    -0,0095 (-0,93%)
     
  • Petróleo Brent

    101,74
    -1,03 (-1,00%)
     
  • Oro

    1.755,40
    -8,50 (-0,48%)
     
  • BTC-EUR

    19.869,26
    +643,31 (+3,35%)
     
  • CMC Crypto 200

    437,90
    +2,38 (+0,55%)
     
  • DAX

    12.622,32
    +221,12 (+1,78%)
     
  • FTSE 100

    7.130,63
    +105,16 (+1,50%)
     
  • S&P 500

    3.821,67
    -9,72 (-0,25%)
     
  • Dow Jones

    30.897,80
    -70,02 (-0,23%)
     
  • Nasdaq

    11.290,98
    -31,26 (-0,28%)
     
  • Petróleo WTI

    98,23
    -1,27 (-1,28%)
     
  • EUR/GBP

    0,8548
    -0,0038 (-0,44%)
     
  • Plata

    19,18
    +0,06 (+0,33%)
     
  • NIKKEI 225

    26.107,65
    -315,82 (-1,20%)
     

Prueba Skoda Kodiaq RS 2022: ¿La cuadratura del círculo?

·14 min de lectura
Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

Los SUV de corte deportivo se han convertido en uno de los coches de moda. El nuevo objeto de deseo de muchos conductores para el que hoy en día encontramos oferta para todos los gustos, aunque si buscamos un SUV de gran tamaño con la capacidad para hasta 7 plazas, no hay muchos modelos que se puedan considerar deportivos, menos aún si miramos fuera del segmento premium.

Y aquí es donde el Skoda Kodiaq RS se presenta como una interesante rara avis. Un coche que intenta combinar lo mejor de más espacioso coche familiar con un punto de deportividad en una carrocería SUV de lo más atractiva. Ya en su día lo probamos a fondo con un motor TDI biturbo de 240 CV con el que se estrenó una mecánica que para muchos no era lo suficientemente deportiva y tampoco contenia tanto el consumo. Así que tras su último restyling Skoda parece haber tomado nota y ha instalado bajo el capó del nuevo Kodiaq RS un motor gasolina de la talla del 2.0 TSI del mismísimo Volkswagen Golf GTI. ¿Suficiente para transformar su carácter? Vamos a comprobarlo.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

Un SUV imponente a todos los niveles

Desde luego el restyling que ha llegado a toda la gama Skoda Kodiaq le sienta de maravilla reforzando las formas robustas del Kodiaq RS anterior. Y es que si el SUV más grande de la firma checa ya se presenta como un coche imponente, reforzado por las agresivas lineas del estilo de la marca checa, ahora los paragolpes y faldones específicos de esta versión RS, su nueva parrilla junto a los nuevos faros Full LED de nuevo diseño, sus dos salidas de escape -ahora sí hay dos de verdad, aunque siguen escondidas tras unos embellecedores que le dan un aspecto mas "gordo"- o sus enormes llantas de aleación IGNITE de 20 pulgadas acompañados de unos generosos frenos con pinzas en color rojo, hacen que se presente como un SUV realmente robusto y musculoso sin parecer tampoco parecer especialmente excéntrico luciendo mejor, al menos como valoración personal, mejor que otros muchos SUV deportivos.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

Es uno de esos SUV que llama la atención por donde vas, más aún si se presentan con el espectacular color Azul Race Metalizado de nuestra unidad que junto a los diversos embellecedores en color negro brillante propios de esta versión hacen que al menos en mi caso cuando no lo estaba conduciendo no pudiera casi dejar de mirarlo.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

Un interior amplio, bien acabado y con aires deportivos

El interior del Kodiaq nos da la bienvenida con una sensación de solidez y calidad de materiales a la altura de marcas con un estatus mayor. Plástico acolchados bien rematados y alguna que otra pieza dura pero de tacto suave hacen que la sensación a nivel de materiales sea bastante positiva, reforzada aquí también por el acabado RS, mostrando superficies tapizadas de cuero con costuras en forma de rombo y en color rojo, aunque ya que llegamos a este nivel de buenas sensaciones echamos de menos que Skoda no haya rematado la jugada con unas asas para las puertas que a diferencia del resto de elementos de la zona luce en un plástico más duro.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

Los asientos delanteros, tipo semibaquet con un aspecto espectacular acabado en cuero negro con costuras rojas, el logo RS bordado en el reposacabezas y toques en fibra de carbono, ofrecen un buen nivel de agarre y aunque tienen un mullido firme no se hacen incómodos con el paso de los km. En ellos tendremos una buena posición de conducción con un buen equilibrio a nivel de confort y conducción y una muy buena visibilidad miremos a donde miremos.

Una de las principales novedades en el interior de la rediseñada gama Kodiaq es su nuevo volante, heredado del Octavia, y también presente en el nuevo Skoda Fabia, que llama la atención por su aspecto premium no solo a la vista sino también al tacto, tanto por su tapizado de cuero perforado con prespuntes rojos como por los botones y las dos ruedas de acabado metálico que permiten manejar fácilmente el volumen y otros ajustes del sistema multimedia.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

Hablando de eso, contamos con el habitual sistema de infoentretenimiento del Grupo VW -previo a la última de sus versiones que equipa por ejemplo su hermano el Skoda Octavia- muy manejable y rápido a través de su pantalla táctil de 8 pulgadas con Android Auto y Apple CarPlay, y el ya famoso Virtual Cockpit de 12 pulgadas, que una vez más destaca tanto a nivel visual como de personalización, permitiéndonos mostrar y priorizar más o menos la información que más nos interese. De hecho en esta versión RS se suma un modo de visualización adicional que pone el velocímetro y el cuentarrevoluciones en el centro.

A pesar de la esencia deportiva del interior una vez más no faltan esa esencia práctica de todo buen Skoda. Encontramos generoso huecos portaobjetos por todo el interior, incluyendo uno en la consola central con carga inalámbrica y puertos USB, y anclajes ISOFIX incluso disponibles en el asiento del copiloto.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

En la parte trasera nos encontramos con una de las grandes virtudes de este Kodiaq y es una inmensa cantidad de espacio para la segunda fila. Lo suficiente incluso como para que los pasajeros de atrás, incluso siendo adultos, puedan viajar con las piernas bastante estiradas, dejando además un extra de hueco bajo los asientos delanteros para meter los pies. Si vamos a cargar con mucho equipaje la banqueta se puede echar para delante e incluso sus respaldos se pueden ajustar en inclinación, ganando así la máxima capacidad de maletero disponible, y aún con eso a una persona de estatura media como yo (1,76 m) puede ir bastante cómoda con tres dedos de espacio libre con el asiento delantero que además presenta un respaldo trasero blando.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

Así, los pasajeros de atrás que viajen en las plazas de los lados viajarán como reyes, tanto a nivel de piernas como de altura y anchura, mientras que la central, si bien cuenta también con mucho espacio para las piernas gracias a un túnel de transmisión muy bajo, a nivel de asiento y respaldo se muestra más duro y estrecho, al contar detrás de él con un reposabrazos central desplegable con huecos portabebidas. No será el único detalle a nivel de confort que encontraremos para los pasajeros traseros, ya que en el centro justo tras el reposabrazos delantero, contamos en esta unidad con dos salidas de ventilación con botones de ajuste de temperatura propios, e incluso otros dos botones para activar la calefacción de los asientos -sólo los dos de los lados-. Incluso abajo al abrir una tapa encontraremos hasta tres tomas de carga, una tipo USB-C, otra tipo mechero de 12 V e incluso un enchufe convencional de 230 V -todo ello elementos opcionales-. Como sabemos el Kodiaq, también en esta versión puede equipar una tercera fila de asientos -no era el caso de nuestra versión- para añadir dos asientos adicionales que le añaden un componente único a este coche, aunque por espacio serán aptas más bien para niños si lo que buscamos es viajar con comodidad.

Un maletero práctico como pocos

Esta enorme cantidad de espacio como ya adelantábamos antes se aprecia especialmente en el gigantesco maletero de este Kodiaq. Con la banqueta en su posición más retrasada ya podemos disfrutar de 530 litros que pueden convertirse en 720 litros si aprovechamos todo su espacio disponible y con los asientos traseros en su posición más adelantada. En el caso de bajar esa segunda fila podremos disfrutar de un impresionantes 1.960 litros además pudiendo dejar, si lo deseamos, un piso completamente plano.

Y es que este maletero no solo destaca por su capacidad bruta, sino por su versatilidad y accesorios al añadir a esa ampliación con la banqueta trasera móvil una serie de paneles que dejan el piso a la altura de la boca de carga y guardan un doble fondo -o triple en este caso ya que bajo otro panel aún más bajo encontraremos hasta una rueda de repuesto- y que también podremos colocar en forma vertical para así dividir y organizar la carga del maletero. Tampoco faltarán otros muy útiles detalles en los laterales como diversos huecos para dejar objetos más pequeños, enganches y botones/palancas para bajar automáticamente desde el maletero los asientos traseros o para sacar incluso una bola de remolque escondida bajo el paragolpes trasero.

El rey de la autopista

Una vez nos ponemos en marcha llega la gran pregunta. ¿Es este Kodiaq RS un SUV digno de llamarse deportivo? Desde luego el cambio del diésel TDI biturbo al nuevo gasolina es una buena noticia para los más puristas de la deportividad, sobre todo cuando tenemos bajo el capó el famoso TSI 2.0 y cuatro cilindros que también anima al Volkswagen Golf GTI, que llega acompañado de un sonido deportivo de lo más convincente -diferente en función del modo de conducción elegido y acompañado en el interior de sonido sintetizado, aunque personalmente me resulta demasiado artificial y prefiero desconectarlo usando el modo Individual-.

Contamos con 245 CV en el pie derecho que permiten mover con bastante soltura a un coloso que, no lo olvidemos, pesa 1.794 kg, 60 kg menos que el Kodiaq RS pre-restyling, pero que pierde los 500 Nm del TDI para conformarse con 370 Nm que empujan desde las 1.600 rpm pero que ofrece un extenso rango de entrega a partir de esa zona. Esto se traduce en un funcionamiento bastante gratificante, aunque la primera pisada no pueda calificarse ni mucho menos como explosiva, quedando algo lejos del carácter y pegada que uno espera en un coche deportivo. Al fin y al cabo hablamos de un coche más grande y pesado que un compacto o berlina deportiva lo que irremediablemente se nota en el empuje, y en una respuesta inicial algo perezosa a pesar de que el cuentarrevoluciones sube con ganas.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

En cualquier caso en carreteras de montaña nos podremos divertir con él con un sistema de tracción total que permite enviar hasta más de un 80% de ese par a una rueda, a lo cual se suma también una suspensión adaptativa que consigue contener muy bien los balanceos de su gran carrocería. Todo este conjunto mecánico consigue disimular en buena parte el peso y volumen de ese gran SUV para ofrecer una buena agilidad para su tamaño y sin sacrificar el confort, pero tampoco podemos esperar milagros.

A nivel de chasis el Kodiaq RS tampoco se presenta como un coche duro de suspensión, sino que sigue la receta parecida a la de su hermano el Skoda Octavia RS, optando por una puesta a punto deportiva pero con un buen equilibrio entre confort y un buen control de la carrocería. De esta forma su puesta apunto se nota algo más blanda que la de sus primos más cercanos de Volkswagen o Cupra, algo aceptable en un coche con aspiraciones no solo prestacionales, sino también familiares como este, aunque personalmente me hubiera gustado un modo Sport que marque más la diferencia respecto al resto de ajustes con algo más de dureza.

Con todo, la parte que menos me convence de este enfoque es el tacto de la dirección y del pedal de freno, que no presentan la dureza ni la información que me gustaría para poder llevar con más soltura y confianza este Kodiaq RS, y eso que cuenta con uno muy buenos frenos con discos ventilados de 340 mm delante y 310 mm detrás que por otro lado soportarán bien un ritmo exigente.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

No obstante donde este modelo se desenvuelve como si fuera su casa es en carretera abierta. Viajar en este Kodiaq en autopista es un auténtico placer, no solo por el notable nivel de confort que ofrece y una insonorización sobresaliente, sino porque aquí es donde su motor TSI brilla especialmente, ofreciendo un ritmo de marcha implacable que hará que nunca te falte entrega para adelantamientos o incorporaciones.

De hecho el nivel de refinamiento y aislamiento es tal que te sorprenderás muchas veces al leer el velocímetro conduciendo a velocidades más altas de las que imaginabas. Aquí también pone su granito de arena un cambio DSG de 7 velocidades con unos cambios de marcha tan rápidos y suaves que son prácticamente imperceptibles.

Ese enfoque en el confort y la versatilidad también se apreciará en ciudad, donde a pesar de su tamaño ofrece una sorprendente maniobrabilidad, un confort de marcha capaz de lidiar sin problemas incluso con los molestos badenes sin mostrarse brusco y seco y también una buena visibilidad desde dentro.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

Todo esto deja claro que, si bien su tremendamente atractivo y agresivo aspecto pueda sugerir otra cosa, este Kodiaq RS se presenta con una puesta a punto equilibrada que hace que se presente más como el vehículo perfecto para alcanzar altas velocidades en una Autobahn -lástima no vivir en Alemania- que como un deportivo para entrar como un machete en las reviradas curvas de una buena carretera de montaña, aunque aún así en esta última sea capaz de defenderse dignamente.

Pero si bien queda claro que el Kodiaq RS es un coche muy rápido y a la vez espacioso y familiar esta combinación tiene una contrapartida, y como ya muchos podrían esperar está en el consumo. Tras nuestra semana con este Kodiaq RS en la que combinamos un uso urbano y extraurbano junto con una escapada a la montaña para exprimirlo con una conducción más deportiva el ordenador dejó un consumo medio de 10,7 litros, una cifra que puede bajar en torno a los 8-9 litros en carretera aprovechando funciones tan interesantes como su conducción a vela, mientras que en ciudad, incluso siendo lo más cuidadosos posibles con el acelerador y aprovechando también esta función ha sido imposible bajar de los 10 litros. Así que si buscas un SUV con bajos consumos mejor mirar en otro sitio.

Hablemos de su precio

También habrá que tener en cuenta su precio, ya que para acceder a un Kodiaq RS habrá que desembolsar al menos unos 53.000 euros, aunque en nuestra unidad de pruebas al sumar algunos extras como su precioso color Azul Race Metalizado (605 euros), sus llantas de aleación Ignite de 20 pulgadas (475 euros), techo panorámico corredizo (1.285 euros) y otros añadidos y packs interiores, incluyendo por ejemplo asientos calefactables y con ajuste electrónico, gancho de remolque, asistente de aparcamiento y sensores delanteros y traseros y cámara, cierre centralizado "Keyless-Entry" o climatizador de tres zonas con ajuste en los asientos traseros, y tomas de corriente y USB adicionales la suma ascendía a los 62.00 euros. Además si quieres añadir la tercera fila de asientos, que nuestra unidad no tenía, tendrías que sumar otros 1.270 euros extra.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver

En conclusión

¿Tiene sentido buscar en un SUV capaz de ofrecer 7 plazas, un amplio maletero y la practicidad propia de Skoda un rendimiento verdaderamente deportivo? Desde luego Skoda ha buscado combinar ambos conceptos en una fórmula equilibrada que lo puede dejar un poco a medio camino, sobre todo a nivel de sensaciones deportivas, y es que su tamaño y peso si bien traen grandes ventajas a nivel de espacio y confort, también repercuten no ya solo en su rendimiento, sino también en su consumo, mayor que el que encontrarás en un "deportivo" más convencional.

Y es que está claro que si buscas un auténtico SUV deportivo hay opciones mucho más interesante por puesta a punto y sensaciones, pero si lo que buscas es un SUV polivalente, realmente amplio y bien acabado, capaz de ofrecer hasta 7 plazas y cargar con toda la familia y el equipaje sin problemas y que además ofrezca una potente mecánica con la que viajar a buen ritmo y confort de gran coche con capacidad para divertirte sin complicaciones de vez en cuando, todo ello aderezado con un aspecto de lo más pintón e imponente, lo cierto es que este Skoda Kodiaq RS tiene pocas alternativas -por no decir ninguna- capaces de ofrecer todo esto en un mismo pack.

A favor: Estética general. Espacio, calidad y versatilidad del interior. Confort de marcha.

En contra: Consumo. Tacto de la dirección. Sonido sintetizado del motor en el interior demasiado artificial.

Photo credit: Skoda - Car and Driver
Photo credit: Skoda - Car and Driver
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente