Mercados españoles cerrados

Protestas pondrán a prueba teorías de propagación del virus

Michelle Cortez

(Bloomberg) -- Funcionarios de la salud pública se han enfocado en cómo reabrir la economía de Estados Unidos después de meses de cuarentena para contener el coronavirus.

Pero ninguno de ellos contempló la agitación social generalizada causada por la muerte de George Floyd, que ha llevado a decenas de miles de personas a las calles y obligado un contacto cercano en ciudades de todo el país para protestar contra la violencia policial.

Las manifestaciones son un nuevo desafío para los esfuerzos, aún iniciales, de funcionarios de la salud en la prueba y rastreo de nuevas infecciones, un paso clave para eliminar nuevos grupos de casos. Además, los científicos no coinciden en qué tanto se podría propagar el virus en las protestas, que se llevan a cabo al aire libre y casi todos los participantes usan tapabocas, aunque no todos.

Las manifestaciones están ocurriendo a medida que levantan las restricciones en todo el país y la gente está cansada de las medidas preventivas. Esto hará que sea más difícil determinar si los nuevos casos son causados por las manifestaciones o por un comportamiento que habría sucedido en el curso de una reapertura más tranquila.

“Las protestas y las aglomeraciones dificultan nuestra recomendación de distanciamiento social y pueden poner a otros en riesgo”, dijo Kristen Nordlund, portavoz de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. “Es demasiado pronto para saber qué efecto, de haber alguno, tendrán estos eventos en la respuesta federal al covid-19”.

Aunque podrían pasar semanas antes de que los nuevos casos comiencen a figurar en los datos, y aunque será difícil establecer una respuesta definitiva sobre las transmisiones, los altos funcionarios que lideran la respuesta de EE.UU. a la pandemia han expresado su preocupación ante la situación. Muchos de los manifestantes son de raza negra y otras poblaciones de color, grupos que han sido más afectados por el virus que las poblaciones blancas.

“Me preocupa”, dijo Deborah Birx, funcionaria médica del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus. “Me preocupan terriblemente las protestas pacíficas”, dijo esta semana. “Realmente estamos tratando de trabajar con cada uno de los alcaldes para ampliar la disponibilidad de pruebas durante la próxima semana o dos para que las personas que participan en las protestas pacíficas puedan hacerse la prueba y realmente conocer su estado antes de que puedan transmitirlo inconscientemente a personas de edad”.

Las multitudes, el canto, los gritos y la exposición prolongada a otros crean un ambiente donde el coronavirus podría propagarse más fácilmente, dijo William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en la Vanderbilt University en Nashville, Tennessee. Las manifestaciones podrían ser un acelerador, dijo.

“Es complicado porque todo el país está en fase de reapertura”, dijo Schaffner.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. y uno de los líderes de la respuesta del país, evitó el tema durante una entrevista en línea esta semana cuando le preguntaron sobre las protestas y los esfuerzos de reapertura de los estados.

Antes de las protestas, la mayoría de los llamados eventos de superdifusión que se han relacionado con brotes importantes en EE.UU. ocurrieron entre grupos relativamente pequeños de personas que interactuaron al interior de un espacio.

Una sola persona infectada que asistió a la práctica del coro el 10 de marzo en Mount Vernon, Washington, justo al norte de la ubicación de los primeros casos en EE.UU., infectó a 52 de las 61 personas presentes.

Sin embargo, hay menos conocimiento sobre la forma en que el virus se propaga entre personas al aire libre. Hubo un evento superdifusor en un partido de fútbol italiano a principios de este año. Pero en otros lugares, grandes reuniones que han despertado temor de brotes más amplios no los han producido. Las protestas en EE.UU. hasta ahora no han generado grandes repuntes en las tasas de infección.

Por ahora, muchos funcionarios están tratando primero de detener la violencia en las calles.

Tapabocas y pruebas

Una cosa de la que los médicos de enfermedades infecciosas están seguros es que los manifestantes deben seguir usando tapabocas.

“Recomendaría a cualquiera que participe en estas manifestaciones, y la gente realmente tiene ganas de participar, que use tapabocas, trate de mantenerse lo más separado posible de los demás y en lugar de gritar y cantar, ¿qué tal sería sostener un cartel?”, dijo Schaffner.

En Minnesota, funcionarios de salud pública aconsejan a los manifestantes que se hagan la prueba del virus una o dos semanas después de las manifestaciones, incluso si no tienen ningún síntoma.

Nota Original:Protests Will Test Theories of Viral Spread in Outdoor Crowds (1)

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.