Los promotores se ofrecen al Gobierno para gestionar los activos del Sareb y evitar que pierdan valor

No confían en que en 2013 se vaya a reestablecer el flujo del crédito, por lo que el volumen de compraventas de pisos se mantendrá

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El presidente de los promotores y constructores de España (APCE), José Manuel Galindo, ha avisado este miércoles de que la Sareb ('banco malo') es hoy por hoy la inmobiliaria más grande de Europa, algo que no será posible gestionar sin contar con el sector inmobiliario.

Según sus datos, el Sareb contará con 63.000 millones de euros en activos, de los 170.000 millones netos de exposición financiera al 'ladrillo' --una vez descontadas las provisiones--, lo que equivale al 37% del total.

Este volumen es muy superior al de las grandes inmobiliarias europeas, como el Nama (banco malo irlandés) o el Unibail-Rodamco francés, y supone una "cantidad ingente de activos" que plantea el reto de su mantenimiento y de una gestión que, en tanto que se les da salida, no haga perder su valor.

Desde esa perspectiva, APCE ha remitido al Gobierno un documento en el que expone esta problemática asociada a la configuración y funcionamiento de la Sareb y en la que incluye algunas propuestas.

Según ha concretado Galindo en un encuentro con medios, en esta circunstancia la estructura de la Sareb es insuficiente, lo que junto a su carácter meramente financiero, "requiere de la participación del sector para paquetizar, ordenar y gestionar los activos, evitar que no pierdan valor y, en la medida de lo posible, que lo ganen".

Por ello, ha ofrecido a los 3.000 miembros que se agrupan bajo las siglas de APCE y que suponen la mayoría del sector para llevar a cabo esta tarea, sin necesidad de entrar a formar parte de la estructura formal de la Sareb. "La Sareb no tiene recursos para ir rápido y tiene que rodearse de actores que cuesten poco dinero y añadan valor. Proponemos un puente", ha señalado Galindo.

A modo de ejemplo, el presidente de APCE ha enfatizado que en el caso de los suelos en manos de la Sareb, "la mayoría no son realizables, pero sí susceptibles de incrementar su valor sin necesidad de inyectar recursos significativos, mejorando su clasificación urbanística". "Ofrecemos manos y herramientas para ello", ha añadido.

Preguntado por qué obtendrán los promotores a cambio, Galindo ha asegurado que el mayor interés de los promotores es que la Sareb funcione y que cuanto antes, se reestablezcan los flujos de crédito que permitan reanudar su actividad.

LOS PRIMEROS CONSEJOS DE APCE.

A la espera de recibir alguna respuesta al respecto, los promotores han puesto ya el acento en algunos de los "riesgos" que entraña la Sareb y que en la mayoría de los casos tienen que ver con una "quiebra de la interlocución" con la que se han encontrado una vez los activos han pasado de la banca nacionalizada al 'banco malo'.

En primer lugar, Galindo ha planteado que con dicha interlocución se podría llegar a acuerdos individuales con promotores para comercializar activos repartiendo los beneficios con el Sareb.

Según ha explicado, de esta forma un promotor podría conseguir para la Sareb operaciones de venta por un valor superior al adjudicado, margen que podría repartirse entre ambas partes a través de quitas o créditos participativos.

Por otro lado, Galindo ha mostrado su preocupación por que si la Sareb no tiene capacidad para dar financiación, una vez traspasados los activos en forma de créditos, suelos o viviendas terminadas, quedarán en el aire créditos promotores para seguir construyendo, cuentas de crédito con las que sostienen sus estructuras o incluso subrogaciones derivadas de compraventas de viviendas.

Por ello, ha pedido dotar al 'banco malo' de "la capacidad y recursos necesarios, a través de líneas específicas", para seguir atendiendo estas 'lagunas' que permanecen sin cubrir.

EL AÑO QUE VIENE TAMPOCO FLUIRÁ EL CRÉDITO.

Por otro lado, el presidente de APCE ha vaticinado que en 2013 se venderá un volumen similar de viviendas que en 2012, año en el que prevé que se comercializarán unas 320.000, con un reparto equitativo entre primera y segunda vivienda.

Si bien, ha indicado que todo dependerá de los efectos que pueda tener la Sareb y de los ajustes de precios que se apliquen para compensar la eliminación de la deducción por compra de vivienda y la elevación del IVA de las viviendas nuevas, del tipo 'superreducido' del 4% al 10%.

Lo que está claro, según Galindo es que aún quedan dos o tres trimestres antes de tocar suelo y que, en todo caso, no se verá una recuperación del sector hasta finales de año, con lo que "el año que viene no va ser el del flujo del crédito".