Mercados españoles abiertos en 2 hrs 48 min
  • S&P 500

    3.635,41
    +57,82 (+1,62%)
     
  • Nasdaq

    12.036,79
    +156,15 (+1,31%)
     
  • NIKKEI 225

    26.405,62
    +240,03 (+0,92%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1913
    +0,0017 (+0,14%)
     
  • Petróleo Brent

    48,37
    +0,51 (+1,07%)
     
  • BTC-EUR

    15.725,41
    -301,56 (-1,88%)
     
  • CMC Crypto 200

    370,71
    +0,96 (+0,26%)
     
  • Oro

    1.801,60
    -3,00 (-0,17%)
     
  • HANG SENG

    26.814,66
    +226,46 (+0,85%)
     
  • Petróleo WTI

    45,36
    +0,45 (+1,00%)
     
  • EUR/GBP

    0,8913
    +0,0012 (+0,13%)
     
  • Plata

    23,24
    -0,06 (-0,28%)
     
  • IBEX 35

    8.143,20
    +162,00 (+2,03%)
     
  • FTSE 100

    6.432,17
    +98,33 (+1,55%)
     

¿Por qué la TV francesa ha prohibido un anuncio en el que sale un coche derritiéndose?

Fernando Gonzalo
·3 min de lectura

La ARPP (Autoridad de Regulación Profesional de la Publicidad) es el organismo que, en Francia, se encarga de controlar todos los anuncios que se lanzan a través de cualquier medio en el país y de velar por “una publicidad sana, verídica y leal” así como una comunicación responsable.

La propia ARPP afirma que tiene como tarea conciliar el respeto a los consumidores con la libertad de expresión de los anunciantes: por eso ha sorprendido la decisión que han tomado de prohibir un anuncio con el pretexto, no demasiado convincente, de que “genera un clima de ansiedad”.

El anuncio de la polémica es un spot de VanMoof, una marca de bicicletas eléctricas, en el que se promocionan los nuevos modelos VanMoof S3 y X3. Se trata de un vídeo de 45 segundos en el que aparece un coche que se va derritiendo y en cuya superficie se reflejan imágenes de atascos y contaminación. Al final, una bicicleta eléctrica sustituye al coche como protagonista de la escena.

La intención del vídeo es hacer un alegato potente y visual acerca de nuestro futuro y de la posibilidad de elegir un nuevo tipo de movilidad urbana que beneficie tanto al usuario como al medioambiente. Lo que nadie esperaba es que el anuncio fuera prohibido en la televisión francesa porque “desacredita a la industria del automóvil” y “crea un clima de ansiedad”.

La decisión de la ARPP le parece muy difícil de justificar a la marca, que ha emitido un comunicado expresando su perplejidad, especialmente si tenemos en cuenta que las imágenes que se reflejan en el coche no fueron creadas para el anuncio: son grabaciones documentales que están disponibles gratuitamente para el dominio público. Si las imágenes cotidianas del transporte del mundo real crean un clima de ansiedad, afirma la empresa, “quizá alguien debería hacer algo al respecto de este mundo...ofreciendo medios de transporte alternativos, por ejemplo”.

No es la primera vez que la ARPP toma decisiones controvertidas: a principios de este año prohibió un anuncio de Greenpeace sobre el cambio climático por considerarlo “demasiado político”. También censuró unos carteles de Médicos del Mundo que denunciaban el coste astronómico de medicamentos esenciales por “el riesgo de generar reacciones negativas de las empresas farmacéuticas”. VanMoof acusa a la ARPP de proteger sistemáticamente los intereses de las grandes corporaciones en lugar de apoyar los cambios sociales y señala que la prohibición de su anuncio se ha producido precisamente en un momento en que la industria automovilística francesa se encuentra en crisis y en que el gobierno francés se ha visto obligado a inyectar 8 billones de euros para mantener el sector a flote. ¿Se trata de una casualidad o estamos ante un cuestionable patrón?

Imagen de la campaña
Imagen de la campaña

Más historias que te pueden interesar: