Mercados españoles cerrados

Los problemas de Xbox One X más frecuentes y cómo resolverlos

Rodrigo Orellana

La Xbox One X es la consola más poderosa. Te permite jugar a una resolución de 4K a 60 cuadros por segundo y ocupa menos espacio que los modelos anteriores. Es una maravilla. Sin embargo, no es perfecta. Desde que se lanzó en 2017, persisten algunos errores. Algunos de los principales problemas de Xbox One X son triviales, otros pueden llegar a ser más serios. Afortunadamente, la mayoría se resuelve con simples pasos. Aquí te presentamos algunos de los problemas de Xbox One X más frecuentes y sus soluciones. Pero si necesitas ayuda con la Xbox tradicional, también puedes revisar nuestra guía.

Ponte en contacto con Microsoft

Método Contacto
Chat en vivo Sitio web
Foros Sitio web
Autoasistencia Sitio web
Teléfono 1-800-4-MYXBOX (De lunes a viernes entre 9 AM y 5 PM PT)
Twitter @XboxSupport

Los juegos no se visualizan en 4K O HDR

Si no puedes disfrutar juegos en 4K, es probable que el problema esté en la configuración del televisor. En algunas ocasiones, podría tratarse de algo tan simple como que el título no admite 4K o algunos ajustes limitan la resolución en favor de otras funciones.

Posibles soluciones:

Creamos una guía para aprovechar al máximo 4K y HDR en tu Xbox One X, pero estos son los conceptos básicos:

  • Asegúrate de utilizar un cable HDMI de “alta velocidad”. El de la Xbox One es útil, aunque también existen repuestos convenientes.
  • El puerto HDMI del televisor debe admitir HDMI 2.0a / HDCP 2.2. Son los únicos puertos disponibles para contenido 4K y HDR. Si usas un conmutador HDMI o un receptor AV, debe contar con ambas configuraciones. Esto te permitirá conectar varias consolas en uno o dos puertos.

La XBox One X se apaga de repente

Que se apague repentinamente es uno de los peores problemas de Xbox One X. Les Shu/Digital Trends

Es lo peor que le puede pasar a tu Xbox One X. Estás en medio de una partida de PlayerUnknown’s Battlegrounds, a solo unos segundos de una “cena de pollo”, cuando de repente tu consola se apaga totalmente. La pantalla se vuelve negra y es posible que no puedas volver a encender la consola.

Posibles soluciones:

En algunos casos, la consola podría estar dañada. En estos casos, la única opción es enviarla a Microsoft para solicitar un reemplazo o una reparación. Para hacerlo, usa la herramienta de registro e ingresa el número de serie. Está ubicado completamente a la derecha, en la parte posterior de la Xbox One X y tiene la etiqueta “SN”.

  • Antes de tomar esta drástica medida, podrías verificar el cable de alimentación. Algunos usuarios a quienes la consola se les apagaba espontáneamente resolvieron el problema cambiando el cable oficial por uno de terceros. Debido a que la Xbox One X usa una fuente de alimentación interna, el cable CA Nyko básico que se vende en GameStop es compatible con esta consola (y también con la PlayStation 4). A diferencia de la Xbox One original, si la fuente de alimentación es la que falla, no podrás reemplazarla.
  • Si tenías la Xbox One S, otros usuarios también informaron que tuvieron éxito con el cable de alimentación de esa consola. Es idéntico al que se incluye en la Xbox One X.

No se inicia sesión automáticamente en Xbox Live

Si usas el modo de ahorro de energía en lugar del “encendido instantáneo”, ocasionalmente encenderás tu consola y notarás que no está conectada a Xbox Live. En algunos casos, esto se debe a un problema de Microsoft. Simplemente tendrás que ingresar manualmente tus credenciales para volver a conectarte.

A menudo este problema es provocado porque la consola tiene una memoria aparentemente corta: básicamente olvidó tu red Wi-Fi. Presiona el botón de inicio en tu control Xbox One para que aparezca la guía, luego selecciona el símbolo de engranaje que te llevará a la pantalla de configuración. En dicho lugar, selecciona Red, luego Configuración de red y, finalmente, Configurar red inalámbrica. Selecciona la red que deseas usar e ingresa la contraseña y volverás a estar en línea.

Este problema tiende a ocurrir cuando no has jugado en tu Xbox One X durante algunas semanas. En nuestra experiencia, el origen no se encuentra en la red Wi-Fi, ya que nuestras PlayStation 4 y Nintendo Switch se volvieron a conectar sin problemas después de un tiempo prolongado de inactividad.

Si tu consola se desconecta de Xbox Live de forma intermitente, el problema podría estar relacionado con el módem o enrutador. Intenta cambiar del canal de 2.4 GHz al de 5 GHz, o viceversa. Es probable que experimentes menos problemas.

Estás obligado a descargar actualizaciones para juegos 4K

Xbox One X administra los archivos para tus juegos 4K “mejorados”. Aunque facilita el proceso, también puede obligarte a pasar mucho más tiempo descargando actualizaciones. En caso de que existan, los juegos de Xbox One descargan automáticamente una versión mejorada, que puede duplicar el tamaño de la versión estándar. No puedes descargar el juego estándar, incluso si no tienes un televisor 4K. Tampoco podrás jugar los títulos sin no descargas la actualización. Si tienes una Xbox One anterior y planeas transferir tus juegos a la Xbox One X, este será otro paso.

Soluciones:

  • No todos los juegos son compatibles aún con 4K u otras mejoras de Xbox One X. Si tienes alguno en esa condición, podrás jugarlo después de transferir el contenido y la actualización de tus otros juegos. Sin embargo, esta no es la solución ideal, ya que muchos de los títulos más grandes y nuevos de Xbox One ya han recibido mejoras.
  • Puedes mitigar la espera, planificando con anticipación y descargando las actualizaciones 4K al sistema original. Abre la configuración y selecciona Sistema, luego Copia de seguridad y transferencia, y verás la opción para Descargar contenido del juego 4K. Marca esta casilla y los juegos compatibles comenzarán automáticamente el proceso de actualización, lo que significa que estarán listos para funcionar tan pronto como los muevas a Xbox One X.

No puedes usar Kinect

Otro de los problemas de Xbox One X más habituales es la imposibilidad de conectarse a Kinect.

Al igual que la Xbox One S, la Xbox One X no tiene un puerto Kinect. Esto significa que sin un adaptador, no podrás usar el sensor para juegos compatibles o la interfaz de usuario de Xbox One. Desafortunadamente, tanto el sensor Kinect como el adaptador han sido descontinuados, por lo que no podrás comprarlos directamente en Microsoft.

Posibles soluciones:

  • Casi todos los comandos de voz diseñados originalmente para Kinect ahora son compatibles con audífonos con micrófono. No puedes encender tu consola usando tu voz sin Kinect, pero puedes usar la función para moverse a través de los menús. Sin embargo, deberás usar el asistente de Cortana para que funcione. Los comandos de voz originales de Xbox no son compatibles con los auriculares.
  • Tanto Kinect como su adaptador todavía están disponibles a través de vendedores externos, aunque los precios son bastante altos. Puedes terminar pagando tanto como por una Xbox One X. A menos que tengas una buena razón para usar una Kinect, simplemente no lo hagas.

La Xbox One X no enciende con tu control

Ocasionalmente, la Xbox One X no encenderá cuando presiones el botón central de tu control. Incluso después de desconectar la consola de la toma de corriente y cambiar las baterías del control, el sistema simplemente no encenderá. Se trata de un problema aterrador, pero la solución es mucho más simple.

Posible solución:

  • Presiona el botón de encendido en la parte frontal de la Xbox One X y la consola se iniciará como lo haría normalmente. Conecta el control. A continuación, apaga el sistema e intenta encenderlo de nuevo con el control. En las Xbox One X y Xbox One S, eso resolvió el problema totalmente. Si la falla vuelve a ocurrir, repite estos pasos y estarás en condiciones de jugar.