Mercados españoles cerrados

Por qué Portugal se lleva el empleo tecnológico que quería España

Portugal parece tenerlo claro: quiere convertirse en una referencia del sector tecnológico a nivel mundial. Y, de momento, lo está consiguiendo. Ya es oficial que Google abrirá un centro tecnológico en Lisboa que generará más de 1.000 puestos de trabajo en la región. Este triunfo del país vecino supone, en gran medida, una oportunidad perdida para España, que era otro de los candidatos que el gigante tecnológico barajaba para su nuevo centro.

Este anuncio ha provocado que comience a rondar por la cabeza de muchos españoles una pregunta: ¿qué tiene Portugal que no tengamos nosotros? A pesar de que algunos han señalado cuestiones fiscales, como la recién concebida tasa Google, entre las principales culpables, no son el único motivo por el que las tecnologías encuentran mucho más atractivo al país luso.

El gobierno de Antonio Costa lleva unos años embarcado en un proyecto político de renovación tecnológica del país que tiene como una de sus piezas angulares el Web Summit, uno de los congresos tecnológicos más importantes del mundo. Lleva celebrándose en Lisboa desde 2016 y lo seguirá haciendo hasta 2028. Como el propio primer ministro del país explica, “el Web Summit nos da la oportunidad de ser vistos como un país de innovación y tecnología capaz de atraer empresas de alta tecnología”. Tal es así que Forbes apunta que este congreso sería uno de los principales motivos por los que el ecosistema startup y el sector tecnológico han centrado su atención en la capital lusa.

Artículo relacionado que también te puede interesar: Francia echa a Google de su vida para conseguir independencia online

Foto: Getty

Otra baza importante con la que cuenta Portugal es el Hub Creativo Beato, un campus de startups de 35.000 metros que da cabida a numerosas empresas emergentes de la economía digital. Tanto es el compromiso del ejecutivo portugués con el desarrollo del sector tecnológico dentro de sus fronteras que la Institución Financiare de Desarrollo de Portugal, junto al Banco Europeo de Inversiones, ha anunciado una inversión de 200 millones de euros dirigidos a startups portuguesas en procesos de reestructuración y la ampliación de 100 millones de euros al programa tecnológico del país.

Además de este importante desembolso, con el inicio de este año ha entrado en vigor la Tech Visa, cuyo objetivo es facilitar el traslado de talento tecnológico internacional al país. Las condiciones de estos visados son muy atractivas para inversores extranjeros que deseen introducirse en el mercado de la UE.

Lo contrario que en España

Las últimas apuestas de Costa contrastan fuertemente con el guion que parece seguir el gobierno español. Desde el anuncio de la creación de la Tasa Google por Cristóbal Montoro hasta los presupuestos de Pedro Sánchez, que establecían una recaudación de más de 1.000 millones de euros de las empresas tecnológicas, las medidas políticas de España no se presentan especialmente tentadoras para este tipo de empresas.

El nivel de inglés general es otro factor que puede hacer caer la balanza hacia un lado u otro y, en este aspecto, Portugal vuelve a ganar la partida. Según un ránking de la escuela de Idiomas EF, de los 88 países estudiados, Portugal ocupa el puesto 19, mientras España se encuentra en el 31 con un nivel medio. Esto, junto a los costes laborales ligeramente más bajos y las políticas para atraer a empresas tecnológicas que ofrezcan puestos de trabajo altamente cualificados al país explican el auge económico de Portugal ante la pasiva mirada de España.

No estaría de más que España se replanteara su postura tomar nota del modelo portugués para crear empleo de calidad y poner remedio a la fuga de cerebros que lleva sufriendo España desde la última década.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias