Mercados españoles abiertos en 7 hrs 20 min
  • S&P 500

    3.849,62
    -5,74 (-0,15%)
     
  • Nasdaq

    13.626,06
    -9,93 (-0,07%)
     
  • NIKKEI 225

    28.714,25
    +168,07 (+0,59%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2167
    -0,0001 (-0,01%)
     
  • Petróleo Brent

    56,06
    +0,15 (+0,27%)
     
  • BTC-EUR

    26.556,42
    -286,50 (-1,07%)
     
  • CMC Crypto 200

    652,30
    +4,98 (+0,77%)
     
  • Oro

    1.849,10
    -1,80 (-0,10%)
     
  • HANG SENG

    29.391,26
    -767,75 (-2,55%)
     
  • Petróleo WTI

    52,81
    +0,20 (+0,38%)
     
  • EUR/GBP

    0,8849
    -0,0003 (-0,03%)
     
  • Plata

    25,52
    -0,01 (-0,05%)
     
  • IBEX 35

    7.964,90
    +67,60 (+0,86%)
     
  • FTSE 100

    6.654,01
    +15,16 (+0,23%)
     

¿Es un buen momento para comprar vivienda? Esto opinan los expertos

Jaime Quirós
·5 min de lectura
Los expertos del mercado inmobiliario parecen coincidir en que los precios de las viviendas caerán, en lo que no parecen ponerse tan de acuerdo es en si ahora es cuando hay que aprovechar las oportunidades o esperar a que el mercado se reajuste a la nueva situación con el coronavirus.
Los expertos del mercado inmobiliario parecen coincidir en que los precios de las viviendas caerán, en lo que no parecen ponerse tan de acuerdo es en si ahora es cuando hay que aprovechar las oportunidades o esperar a que el mercado se reajuste a la nueva situación con el coronavirus. Foto: Getty Image.

El sector inmobiliario ha sido uno de los más afectado por la pandemia, lo que ha provocado que los propietarios relajasen su ansia de vender en un escenario lleno de incertidumbre. Ahora, cuando los momentos más difíciles de la crisis sanitaria se han superado, son muchos los que se preguntan si los precios de la vivienda van a bajar como consecuencia de la pandemia, hasta el punto de que compense esperarse un tiempo en lugar de comprar ahora.

De acuerdo con las previsiones, todo apunta a un abaratamiento de las casas este año, pero leve: en torno al 2,3%. Según el portal Idealista, los propietarios no están dispuestos a vender sus activos por un valor inferior al que ellos esperan, por lo que rechazan tres de cada diez ofertas que reciben. Un informe de la inmobiliaria Comprarcasa corrobora esta información: ahora, el comprador responde a un perfil más cualificado que en meses anteriores y que ataca con contraofertas muy agresivas, en torno al 20 y al 30% del precio de salida.

Enrique López Granados, de la promotora y constructora Caledonian, prevé que la caída de precios no se va a asemejar tanto a la de 2008 como se podría pensar. Las viviendas bajan su precio cuando hay un exceso del parque de viviendas, pero, según el experto “hoy no estamos en la misma situación. No hay un parque de viviendas ahora mismo que urja vender a cualquier precio”. En todo caso, lo que podría pasar en el escenario post- pandemia es que el negocio de la construcción, promoción y venta de viviendas se ralentice significativamente.

De hecho, Idealista afirma que la media de visitas antes de firmar un contrato de arras antes de la pandemia era en torno a 10 y ahora se sitúa en 15, alargando el proceso de negociación más de lo habitual. Esta desestabilización del mercado se alargará durante los próximos meses a consecuencia del estado de alarma, según la red inmobiliaria, con una caída de las ventas cercanas al 25% durante el presente ejercicio, originando, a la larga, una bajada de los precios.

También de interés:

Hand holding a little house with an orange roof. Conceptual image with space for copy.
El sueño de comprarse una casa puede estar más lejos o más cerca de los ciudadanos, según se mire. Getty Creative

La vivienda nueva sufrirá menos que la de segunda mano

La inmobiliaria Solvia estima que las viviendas nuevas van a mantener su demanda y que su precio se va a estabilizar, puesto que la obra nueva “es capaz de responder a las necesidades habitacionales surgidas a raíz del confinamiento”. Ahora más que nunca, los compradores están interesados en zonas alejadas de los grandes núcleos urbanos, más grandes y con más habitaciones y con extras como balcones, terrazas o jardines. Solvia apunta que “los compradores tratarán de conseguir una casa con estas características, aunque esto implique pagar más”.

Por otra parte, el interés por segundas residencias de largas temporadas- aquellas que no solo están pensadas para fines de semana o vacaciones- también ha crecido sustancialmente con la crisis del coronavirus. La generalización del teletrabajo podría provocar que las segundas residencias sean consideradas como un segundo hogar en el que pasar buena parte del año, lo que requiere que estas se asemejen todo lo posible a la primera vivienda. Buen tamaño, espacios exteriores, eficiencia energética… son aspectos que solo la vivienda nueva puede ofrecer.

Sin embargo, los precios de la vivienda de segunda mano sí caerán, en línea con el consenso del mercado, al ser más sensible al ciclo económico. Concretamente, Solvia calcula que el valor de este tipo de inmuebles podría caer entre un 10 y un 15%. No solo eso: la evolución del precio también será muy distinta en función de donde se localice la vivienda: es muy probable que el centro de las grandes ciudades y las áreas turísticas experimenten un mayor ajuste, en función del menor interés de los inversores internacionales por comprar en estas zonas.

El pronóstico de CaixaBank Research es más negativo que el de Solvia y no diferencia tanto entre vivienda nueva y usada. La crisis impactará en el empleo y por tanto en la renta disponible de los hogares. Esto a su vez tendrá un impacto en la demanda inmobiliaria y, por ende, en el precio de la vivienda, que sufrirá un ajuste de entre el 6 y el 9% en los próximos meses y gran parte de 2021. Y es que habitualmente, tras una caída significativa de las compraventas, unos meses más tarde suele empezar a producirse un ajuste de los precios. En esta ocasión, la caída de compraventas ha sido muy abrupta debido a las medidas de confinamiento.

Pero si la pandemia se controlara y la ciencia encontrara soluciones y prevención, es posible que la incertidumbre se disipe más rápido y la demanda embalsada se reactive en unos meses. Esta visión más optimista hace dudar a algunos sobre si es mejor comprar ahora, en lo que puede ser una ventana de ofertas disponibles interesantes, o esperar a que el mercado empiece a ‘sangrar’ con fuerza. Lo que sí parece claro es que la pandemia va a cambiar nuestros gustos y preferencias inmobiliarias, temporalmente o para siempre.

Artículos relacionados:

Lootracaradelamoneda

IDNET Noticias