Mercados españoles cerrados en 7 hrs 34 min

Por qué Granada se ha convertido en la capital más castigada del turismo

Maribel Rodrigo.- Después de 855 días sin tren, Granada se ha convertido en la única capital española sin conexión ferroviaria. La situación resulta esperpéntica, ya que la ciudad de la Alhambra es uno de los destinos preferidos para los amantes del turismo urbano y cultural. Fomento lleva desde marzo de 2015 posponiendo la apertura del AVE y encontrar un vuelo barato es casi imposible. Para llegar a Granada, las únicas opciones son coche (con parte de la ciudad cerrada al tráfico de forasteros) o autobús.

Fundada por los romanos en el siglo I bajo el nombre de Illibris, invadida por los musulmanes en el siglo VIII y reconquistada por Reyes Católicos en 1492, su agitada historia ha dejado en Granada numerosas huellas en forma de palacios, iglesias y otros edificios que proclaman la riquísima herencia cultural de la ciudad.

2016 fue el mejor año turístico de su historia, con 2,8 millones de turistas y 5,7 millones de pernoctaciones, y el cuarto consecutivo de cifras de récord. La falta de comunicaciones por tren con el resto de España se está convirtiendo en un muro difícil de escalar para los interesados en visitar una ciudad que pasa por ser una de las más bellas y atractivas.

Renfe dejó de operar en Granada en septiembre de 2015 por las obras para la llegada del AVE, un corte que iba a durar cuatro meses. Pero los imprevistos en el trazado, los sobrecostos y los retrasos de las obras están alargando la puesta de largo de un proyecto que en ningún caso estará listo antes de un año.

El decálogo elaborado por la CGE (Confederación de Empresarios de Granada) incide en la problemática ferroviaria y al aislamiento como las principales necesidades de la ciudad andaluza. Con 243.341 habitantes censados y alrededor de 60.000 estudiantes universitarios, el turismo crece a pesar de las comunicaciones. Pero, ¿hasta cuándo?

[También de interés: Las banderas azules en las playas, ¿el gran timo del verano?]

La Alhambra de Granada, el único monumento español en el Top 10 de los monumentos más visitados del mundo. (AP Photo/Nicole Evatt)

El éxito del sector turístico granadino en 2015 llegó de la mano de la demanda extranjera. Pero en 2016 fue una combinación de españoles y extranjeros la que llenó los hoteles, cubriendo las expectativas de la administración regional de “recuperar el mercado nacional”. Hoy, de todos los turistas que visitan la provincia y se alojan en establecimientos hoteleros, el 54% son españoles y el 46% extranjeros.

El turismo extranjero ha crecido por la oferta cultural y por “los esfuerzos realizados en los últimos años en la mejora de las comunicaciones, con el establecimiento sólo en el primer semestre de este año de tres nuevas rutas internacionales con Easy Jet que comunican con Londres, Manchester y Milán”, comentaba el delegado de Turismo de la Junta de Andalucía en Granada.

Granada está llegando a una situación ideal para el desarrollo de negocios con base en el turismo: prácticamente no existe temporalidad. Once de los doce meses del ejercicio 2016 se superaron las 350.000 pernoctaciones.

Si bien la mayoría de los visitantes son españoles, de fuera (Francia, seguida muy de cerca por Estados Unidos, Reino Unido, Japón y Alemania) vienen más de 1,6 millones de personas. Su aislamiento perjudica también al resto del país. Es una pena que estos turistas llegados en avión desde miles de kilómetros de distancia no empleen más tiempo ni dinero en conocer España simplemente porque no les damos facilidades para desplazarse.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias