El PNV dice que la reforma "destroza" el sector industrial vasco para arreglar un problema "parcial"

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El portavoz económico del PNV en el Congreso, Pedro Azpiazu, ha avisado este jueves de que la reforma energética aprobada por el Gobierno y que ahora pasará al Senado para su tramitación, "destroza" el sector industrial vasco intentando arreglar un problema "parcial", como es el de ciertos subsectores como el ladrillo o la cerámica.

En declaraciones en la Cámara Baja al concluir la Comisión de Industria que ha dado luz verde al proyecto de ley, el diputado vasco ha señalado que el texto "atenta claramente" contra su objetivo, ya que "no subsana el problema del déficit tarifario" y además "va a crear un problema grave de competitividad del sector industrial", con "especial relevancia" en el País Vasco y otras regiones donde están asentadas empresas de sectores "clave" como el siderúrgico o del metal, que "requieren de un alto consumo energético para ser competitivos".

A renglón seguido, ha hecho referencia a los cambios en la norma que el PP podría incluir en el Senado que, a su juicio, "van a paliar el efecto negativo en algunas industrias" como la cerámica levantina, pero a la vez "destrozará el sector industrial en regiones donde hay un sector industrial de otras características".

"Sinceramente tengo la sensación de que el PP, o gran parte del PP, quería hacer un proyecto de ley en serio, que sirviera para resolver el problema del déficit de tarifa y para la competitividad de la industria. Pero siempre hay una mano negra que hace que las cosas no sean como deban ser y, en vez de tener un buen proyecto que cumpla los dos objetivos, tenemos uno malo que no cumple ninguno", ha lamentado Azpiazu.

SECTOR EN MANOS EXTRANJERAS

Además, ha recordado que gran parte del sector industrial "está en manos extranjeras" por lo que "las decisiones de deslocalización que de esta falta de competitividad se pueden derivar son cada vez más preocupantes". "La ley no solventa el problema de déficit y puede generar problemas de competitividad, de deslocalización, de más paro y de fuga de industrias... y dificultar además las salida de la crisis", ha advertido.

Por eso, ha esperado que finalmente la Cámara alta no apruebe el texto tal y como ha salido del Congreso para no encarecer la factura un 1% en aras de dar una "solución parcial" a los problemas de algunos subsectores. "Las modificaciones que previsiblemente se aprobarán en el Senado no mejorarán, sino que empeorarán sustancialmente, el proyecto de ley. Lo mejor es que si no piensan hacer otras cosas dejen las cosas como están ahora", ha concluido.