Mercados españoles cerrados en 5 hrs 41 min

Piden procesar a exguerrilleros salvadoreños por crímenes

Por MARCOS ALEMÁN

SAN SALVADOR (AP) — Por primera vez en la historia de El Salvador, una agrupación que defiende la libertad y los derechos humanos pidió al ministerio Público que reabra dos casos de matanzas perpetradas por exguerrilleros del país.

El movimiento denominado "Víctimas del Terrorismo" solicitó al organismo investigar el caso conocido como "la masacre de la Zona Rosa", que ocurrió el 19 de junio de 1985 a manos de un comando del guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en el que murieron cuatro infantes de marina de Estados Unidos, nueve civiles y uno de los atacantes.

Entre los líderes de los grupos insurgentes que la fundación espera procesar está el presidente Salvador Sánchez Cerén.

Asimismo, se solicitó investigar la muerte de tres militares estadounidenses cuando la guerrilla derribó un helicóptero el 2 de enero de 1991. Hasta el momento no se ha pronunciado el ministerio Público ni la Fiscalía.

La petición de "Víctimas del Terrorismo" se ampara en una decisión de la Corte Suprema de Justicia, que en julio de 2016 derogó la Ley de Amnistía General decretada en 1993, que impedía investigar y juzgar a los culpables de crímenes cometidos durante los 12 años de guerra civil. En aquel entonces, el fiscal general Douglas Meléndez advirtió que la institución a su cargo no se prestaría a situaciones irregulares, como venganzas, sino que actuaría dentro del marco de la ley.

Al declarar inconstitucional la ley de amnistía, la Corte Suprema abrió las puertas para que se investiguen los crímenes de lesa humanidad examinados por la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas.

Los casos antes mencionados fueron investigados por la Comisión, que responsabilizó a la guerrilla de los crímenes y afirmó que tales hechos violaron las normas del Derecho Internacional Humanitario.

El presidente de "Victimas del Terrorismo", Fernán Camilo Álvarez, sostuvo que los crímenes fueron planificados y ordenados por la dirigencia del FMLN y pidió que se juzgue por éstos a Sánchez Cerén, actual presidente de la República; Eduardo Sancho, Joaquín Villalobos y Francisco Jovel, que formaron parte de la comandancia general de la exguerrilla.

También pidió juicio para la diputada del FMLN, Nidia Díaz; el director de Protección Civil, Jorge Meléndez, y otras siete personas. En ambos casos, se solicita investigar la autoría intelectual y material de los atentados.

El 16 de enero de 1992, el gobierno y la guerrilla suscribieron los Acuerdos de Paz que pusieron fin a 12 años de guerra civil (1980-1992), que dejó un saldo de 76.000 muertos y 12.000 desaparecidos. Sin embargo, Álvarez sostuvo que "hablar de una nueva generación de Acuerdos de Paz no es posible si no se cierran las heridas sociales causadas en el pasado conflicto armado, lo cual solo puede ser logrado por el establecimiento de la verdad".

La investigación de la Comisión concluyó que el Comando Urbano Mardoqueo Cruz del Partido Revolucionario de los Trabajadores Salvadoreños (PRTC), una de las cinco organizaciones armadas que conformaban el FMLN, llevó a cabo el ataque y encontró evidencia sustancial de que Ismael Dimas Aguilar fue el autor intelectual del ataque "y él mismo disparó contra los infantes de marina". La investigación también concluyó que el 2 de enero de 1991, un helicóptero militar estadounidenses fue derribado por fuego de fusilería de una patrulla del FMLN. Como consecuencia de la caída, falleció el piloto de la nave y otros dos militares quedaron heridos.

Según la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas se han realizado más de 22.000 denuncias de hechos de violencia graves ocurridos en El Salvador durante el periodo de enero de 1980 a julio de 1991. Más del 60% del total corresponden a ejecuciones extrajudiciales, más del 25% a desapariciones, y más del 20'% incluyen denuncias de tortura.