Mercados españoles abiertos en 8 hrs 48 min
  • S&P 500

    4.076,57
    -3,54 (-0,09%)
     
  • Nasdaq

    11.482,45
    +14,45 (+0,13%)
     
  • NIKKEI 225

    28.226,08
    +257,09 (+0,92%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0529
    +0,0121 (+1,16%)
     
  • Petróleo Brent

    85,34
    -0,08 (-0,09%)
     
  • BTC-EUR

    16.118,27
    -271,59 (-1,66%)
     
  • CMC Crypto 200

    401,44
    -4,71 (-1,16%)
     
  • Oro

    1.816,40
    +1,20 (+0,07%)
     
  • HANG SENG

    18.736,44
    +139,21 (+0,75%)
     
  • Petróleo WTI

    81,49
    +0,27 (+0,33%)
     
  • EUR/GBP

    0,8583
    -0,0042 (-0,48%)
     
  • Plata

    22,95
    +0,11 (+0,48%)
     
  • IBEX 35

    8.407,90
    +44,70 (+0,53%)
     
  • FTSE 100

    7.558,49
    -14,56 (-0,19%)
     

La pandemia de covid “podría haber cambiado la personalidad de las personas”

Los adultos jóvenes son la población más afectada  (AFP vía Getty Images)
Los adultos jóvenes son la población más afectada (AFP vía Getty Images)

La pandemia de covid-19 podría haber alterado la personalidad de las personas, según reveló una nueva investigación.

Los cambios detectados fueron equivalentes a niveles de transformación que la personalidad de un individuo suele demuestrar a lo largo de una década.

Estudios previos, en general, no han encontrado asociación entre los eventos estresantes que afectan a un gran número de personas, como terremotos y huracanes, y el cambio de personalidad.

Sin embargo, debido al hecho de que la pandemia fue un evento mundial y alteró casi todos los aspectos de la vida cotidiana, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Florida creen que ha cambiado la forma en que pensamos, sentimos y nos comportamos.

Los autores del estudio piensan que los adultos jóvenes fueron los más afectados por la pandemia; se volvieron más neuróticos, más propensos al estrés y menos cooperativos.

Un equipo de investigadores, dirigido por la Dra. Angelina Sutin, evaluó las personalidades de 7.109 personas que se inscribieron en el ‘Understanding America Study’ en línea.

Se observaron rasgos como el neuroticismo, la extroversión, la sinceridad, la amabilidad y la escrupulosidad para ver cómo diferían entre la prepandemia (mayo de 2014 a febrero de 2020), la pandemia temprana (marzo a diciembre de 2020) y la etapa posterior de la pandemia (2021 a 2022).

Los participantes tenían entre 18 y 109 años de edad y la mayoría eran mujeres. En general, se realizaron 18.523 evaluaciones de personalidad, casi tres por participante.

Los resultados, en consonancia con otros estudios, mostraron pocos cambios entre los rasgos de personalidad previos a la pandemia y los de 2020, con solo una pequeña disminución en el neuroticismo.

Sin embargo, rasgos como la extroversión, la sinceridad, la amabilidad y la escrupulosidad disminuyeron cuando se compararon los datos de 2021 - 2022 con los datos de los rasgos de personalidad anteriores a la pandemia.

Los adultos jóvenes también mostraron un mayor neuroticismo y una disminución de la simpatía y la escrupulosidad.

La pandemia se equiparó a un evento catastrófico en cuanto a salud mental (Getty Images/iStockphoto)
La pandemia se equiparó a un evento catastrófico en cuanto a salud mental (Getty Images/iStockphoto)

Por el contrario, las estadísticas sobre los rasgos de carácter del grupo de adultos de mayor edad no revelaron cambios significativos.

Los autores llegaron a la conclusión de que si estos cambios persisten, los hallazgos sugieren que los eventos estresantes que afectan a toda la población pueden alterar de forma leve la trayectoria del desarrollo de la personalidad. Esta tendencia se observa de manera aguda en los adultos más jóvenes.

“Hubo un cambio de personalidad limitado al principio de la pandemia, pero vimos cambios sorprendentes a partir de 2021”, explicaron.

“Lo más importante es que la personalidad de los adultos jóvenes fue la que más cambió. Detectamos marcados aumentos cuando se trata del neuroticismo y disminuciones en la amabilidad y la escrupulosidad”.

“Es decir, los adultos jóvenes se volvieron más malhumorados y más propensos al estrés, menos cooperativos y confiados, así como menos comedidos y responsables”.

Los resultados del estudio se publicaron en la revista PLOS ONE.