Mercados españoles abiertos en 8 hrs 4 min

Órdago de las empresas al independentismo catalán

Maribel Rodrigo.- Mientras sigue el goteo de empresas que dejan Cataluña y desde allí se reclaman fondos públicos (España) para potenciar la marca Barcelona, parece que Caixabank prepara un órdago a los independentistas. Ante la Incertidumbre reinante, la entidad barcelonesa no descarta protagonizar “un nuevo paso”.

Hace apenas unos días Caixabank dejaba caer que estaban muy pendientes de lo que pueda ocurrir el próximo 21 de diciembre con las elecciones en Cataluña, si el resultado que sale de las urnas es similar al de los comicios de 2015.

En tal caso, la entidad ya ha dejado claro que “tendría que tomar nuevas decisiones y alguna de ellas podría ser dolorosa”, leemos en la prensa. Después de trasladar su domicilio social y fiscal a Palma de Mallorca, el siguiente movimiento sería una medida más drástica: cambiar de sede operativa y abandonar las torres en la avenida Diagonal.

Los sociólogos empiezan a considerar estas elecciones como las más inciertas de la democracia y no quieren asumir riesgos innecesarios. Ni Caixabank ni otras muchas entidades. De hecho, hace apenas unas semanas El Mundo se hacía eco de un informe internacional en el que diversos consultores aconsejaban a sus clientes de multinacionales recortar su actividad en Cataluña debido a la incertidumbre sobre el futuro de la comunidad, al menos hasta las elecciones del 21 de diciembre, y “dejar sólo lo indispensable en el interior de la comunidad”.

[También de interés: Así de devastador ha sido el efecto del ‘proces’ en la economía de Cataluña]

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont. EFE/Archivo

La autoría de ese plan corresponde al despacho Rödl &Partner y su destinatario era una empresa alemana con presencia en Cataluña, cuya identidad no ha trascendido. Aunque la aplicación del artículo 155 ha proporcionado “algo de tranquilidad”, señala el informe, persiste la incertidumbre y por eso continúan activándose planes de contingencia para los clientes que desean “minimizar riesgos” ante la perspectiva de que ganen los independentistas el 21-D y se desate una segunda ola de inseguridad jurídica.

A tal fin, las principales directrices de los grandes asesores de empresas son -además de mudar la sede fuera de Cataluña (el domicilio social y fiscal)- aislar la actividad en Cataluña y dejar allí meramente una filial o sucursal para prestar servicio exclusivamente a los clientes catalanes.

En segundo término, aconsejan barrer diariamente las cuentas bancarias en Cataluña y dejar sólo la liquidez indispensable, traspasando diariamente la tesorería a sucursales bancarias fuera de Cataluña para minimizar los riesgos de la incertidumbre reinante.

En septiembre de 2015 el presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, reclamaba a los empresarios catalanes un ‘no’ en las urnas para frenar la deriva independentista. Fue en la presentación de la declaración institucional ‘Unidos en la diversidad’, donde no dudó en mostrar el horror de los empresarios catalanes ante una posible ruptura y arropado por sus socios, entre ellos Banco Sabadell, Telefónica, Santander, BBVA, Acciona, Ferrovial, Mercadona… hoy pocos quedan impasibles a los acontecimientos.

Mas de 2.000 empresas han sacado ya su sede de Cataluña desde el referéndum del 1-0 y más de 3.000 desde que empezó la crisis. El goteo no cesa. Y aunque el Gobierno ha trasladado a los mercados un mensaje de tranquilidad y confianza con la aplicación del artículo 155, el dinero es cobarde. Ante esta situación de calma chicha, pocos mostrarán sus cartas a calzón quitado, pero el miedo sigue ahí. En Internet proliferan las listas de empresas listas para abandonar la región en apenas 24 horas. Al dato.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias