Mercados españoles cerrados

La guerra comercial pone al descubierto la opulenta vida de la dinastía Huawei

La mayoría de las personas asocia la firma china Huawei con los teléfonos celulares que compiten con el iPhone y los diversos modelos de Samsung. Pero un arresto a fines de 2018 ha desatado un verdadero drama que involucra acusaciones de espionaje y mayores tensiones entre Estados Unidos y China.

Ren Zhengfei, en una entrevista en enero de 2019. Qilai Shen/Bloomberg via Getty Images

La telenovela o película de espionaje -según el género que prefieras- comenzó cuando Meng Wanzhou, también conocida como Sabrina o Cathy Meng, Directora de Finanzas de Huawei, fue arrestada en Canadá en diciembre de 2018.

El gobierno estadounidense quiere extraditar a Meng, alegando que ha estado involucrada en el encubrimiento de los vínculos entre Huawei y una compañía que vendió el kit de Huawei a Irán, violando las sanciones estadounidenses.

Meng Wanzhou, usando grillete electrónico, sale escoltada de su casa en Vancouver, Canada, el 8 de mayo de 2019. Jeff Vinnick/Getty Images

Estados Unidos afirma además que el fundador de Huawei y padre de Meng, Ren Zhengfei, le mintió al FBI en 2007 cuando le dijo que la compañía no violaba ninguna ley de exportación de Estados Unidos y que no había tratado directamente con ninguna compañía iraní.

Huawei, Ren y Meng han negado vehementemente las acusaciones, que a la vez han colocado a su opulenta familia bajo un mayor escrutinio público. Se calcula que la riqueza de Ren es de unos 3.200 millones de dólares.

La disputa entre Washington y Huawei se produce además en el candente contexto de la guerra comercial desatada por el alza de los aranceles a los productos chinos por parte de Trump, reciprocada por china con los productos estadounidenses.

Quizás en una cuidadosa operación de relaciones públicas, Ren, quien rara vez daba entrevistas con anterioridad, ha comenzado a hablar con la prensa.

Ren Zhengfei muestra una foto con su hija Meng Wanzhou, en una entrevista en mayo de 2019. Photographer: Qilai Shen/Bloomberg via Getty Images

Del fundador de Huawei se sabe que nació en 1944 en la provincia más pobre de China, Guizhou y creció antes de que comenzara la Revolución Cultural.

"Teníamos sal para cocinar, así que nos consideraban ricos", dijo a la BBC en 2015.

En 2019 ofreció más detalles a la prensa de su país. “No era nadie. No tenía más que un buen rendimiento académico. Mi familia era pobre y mi padre estaba encerrado en un 'cobertizo de vacas'".

Sus descendientes, en cambio, solo han vivido bañados en la riqueza. Cathy Meng es hija del primer matrimonio de Ren, junto con un varón, Ren Ping, de quien se sabe poco más allá de que trabaja en una subsidiaria de la compañía.

Meng había vivido, hasta su arresto, de manera más bien discreta, aunque eso sí, en un palacete canadiense.

Una vida de princesa

Pero el escándalo actual ha colocado los reflectores sobre Annabel Yao, la hija de Ren de su segundo y actual matrimonio.

Yao, de 21 años, es una socialité, a juzgar por su cuenta de Instagram. Estudia informática en Harvard y le apasionan el ballet y la moda.

Su padre, quien tiene debilidad por ella, la ha descrito como extremadamente trabajadora y a pedido de la joven aceptó participar en una sesión de fotos familiar íntima en Paris Match. "Sentimos que sería mucho mejor ayudarla a hacer lo que ella quiera hacer", dijo.

Poco antes del arresto de su hermana Meng, Annabel participó en Le Bal des Débutantes, un baile exclusivo de los hijos de los súper ricos y famosos. La joven suele exhibir su estilo de vida en una cuenta de Instagram dedicada fundamentalmente a resaltar su pasión y entrega al ballet.

En contraste, Ren había tenido duras palabras para sus hijos mayores, diciendo que ninguno estaba capacitado para dirigir Huawei. La detención de Meng -quien lucha contra la extradición a EEUU- parece haberle dado la razón.