Optimismo entre los inversores europeos con la creación de un supervisor bancario en la eurozona, según Fitch

LONDRES, 12 (EUROPA PRESS)

Los inversores europeos son optimistas sobre las perspectivas en torno a la puesta en marcha de una supervisión bancaria única en la eurozona, que recaerá en la figura del Banco Central Europeo (BCE), según una encuesta trimestral a inversores realizada por la agencia de calificación crediticia Fitch Ratings.

En concreto, el 79% de los encuestados espera que el BCE se convierta en el supervisor de todos los bancos de la eurozona, tal y como recoge la propuesta de la Comisión Europea de un mecanismo único de supervisión.

Según un adelanto de la encuesta que se publicará en próximos días, este grupo de inversores incluye al 16% más optimista, que cree que el supervisor tendrá cobertura total a finales del próximo año, así como al 63% que piensa que su implementación llevará más tiempo, una opinión que comparte la agencia.

Por otro lado, un 21% de los encuestados dudan del éxito de esta propuesta. Entre ellos, un 17% espera que el BCE se convierta en supervisor únicamente de los bancos que reciban ayudas públicas o de las entidades financieras de importancia sistémica, mientras que un 4% piensa que los planes de una unión bancaria serán paralizados por algunos países y grupos de presión.

Fitch destaca que se realizaron "pocos progresos" en la cumbre europea de octubre y que el optimista calendario inicial se ha desvanecido. "Los resultados de la cumbre sugieren que la unión bancaria está todavía un poco lejos, aunque la naturaleza de las negociaciones políticas significa que las decisiones críticas era probable que se retrasaran a la cumbre de diciembre", añade.

En este sentido, recalca que el mecanismo único de supervisión es "suficientemente controvertido por sí solo", aunque cree que para que la unión bancaria sea eficaz será necesaria también claridad sobre los esquemas de resolución y de protección de depósitos.

"Las propuestas de un supervisor único son un prerrequisito para que el MEDE pueda recapitalizar bancos directamente. Un exitosa implementación sería un paso positivo para romper el nexo destructivo entre bancos y soberanos en la eurozona", agrega.