La oposición rechaza la idea de compatibilizar pensión y trabajo con las actuales tasas de paro

Critican a Tomás Burgos que presente propuestas de modificación de una ley que no entra en vigor hasta el próximo 1 de enero

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Los partidos de la oposición han expresado este jueves su rechazo a muchas de las propuestas de modificación de la Ley 27/2011 sobre Actualización, Adecuación y Modernización del sistema de Seguridad Social que el secretario de Estado Tomás Burgos ha presentado en la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo del Congreso alegando que no es adecuado potenciar la compatibilización de pensión y trabajo con las actuales tasas de paro, que la normativa modificada no entra en vigor hasta el 1 de enero y que el PP debería haber devuelto la edad de jubilación a los 65 años por coherencia.

La portavoz socialista, Isabel López i Chamosa, ha rechazado que las propuestas sean un mero ajuste técnico, ya que se cambia una norma que aún no ha entrado en vigor por lo que "no ha habido oportunidad de ver qué efecto tiene", y ha asegurado que el verdadero objetivo del PP es "reducir las pensiones de los futuros pensionistas y conseguir un ahorro para la Seguridad Social". "Den una oportunidad a la ley", ha pedido.

"Si el objetivo es llevarnos a un modelo de pensiones bajas donde el pensionista tenga que complementar su pensión trabajando o con un sistema privado no nos van a encontrar. Creemos en el sistema que tenemos y en su futuro", ha dicho la diputada, instando al secretario de Estado a pactar estos temas con los sindicatos.

Además, ha defendido la ley 27/2011 ya busca acercar la edad real de jubilación a la edad legal, que en España "sigue siendo una de las más altas de la UE", y además establece correcciones para las jubilaciones anticipadas entre los salarios más altos para que no perjudiquen al sistema y penaliza a las empresas que prejubilan a sus trabajadores. "Pero la prejubilación es diferente de la jubilación anticipada", ha dicho.

Tras reconocer que el PSOE comparte el criterio de que es necesario compatibilizar trabajo y pensión, López i Chamosa ha señalado que con seis millones de parados este tema supone "una falta de respeto" y "ahora mismo no toca", y ha criticado la pérdida de bonificaciones a los contratos de mayores de 55 años.

REFORMA INSPIRADA POR "EL DIOS DE LA TROIKA"

El portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Joan Coscubiela, ha criticado la "profunda incongruencia" de presentar una reforma a una ley que aún no ha entrado en vigor, lo que genera "inestabilidad jurídica". A su juicio, este cambio de postura sólo se puede entender si al PP "le ha venido a ver el dios de la troika, que ha dicho que esto es lo que hay que hacer" y ha pedido análisis semestrales de la norma original antes de cambiarla.

También ha criticado que los 'populares' defiendan ahora el retraso de la jubilación anticipada pese a haber votado en contra del retraso de la jubilación ordinaria. "En vez de volver a los 65 años, nos proponen llevar la anticipada más para adelante. Qué falta de coherencia", ha criticado.

Además, ha negado que el gasto de la Seguridad Social sea superior a la media europea o que la edad de jubilación real sea inferior a la comunitaria, y ha recordado que "los elementos de inequidad del sistema no se deben resolver con más desigualdad". "Esto va a dificultad más el acceso a la jubilación anticipada castigando sobre todo a los parados mayores, que tendrán que cobrar más tiempo la pensión asistencial, lo que les penalizará en la pensión", ha alertado.

Finalmente, ha apuntado que si las propuestas del Gobierno "ya serían discutibles en un momento de estabilidad para el empleo, en este momento es el absurdo más grande" y "no tiene lógica" ante el alto paro (sobre todo juvenil). "Si fuerzan esta reforma están mandando un mensaje a los ciudadanos de que busquen un sistema de pensiones privados para compensar lo que pierden del público. Detrás de esta reforma hay mucha ideología y muchos intereses", ha criticado.

PERJUDICA A LOS TRABAJADORES MAYORES

El diputado de UPyD, Álvaro Anchuelo, ha lamentado que las propuestas "se centran mucho en el ahorro" que, "siendo importante, no puede ser el único objetivo" de una reforma de la Seguridad Social. Así, ha defendido la necesidad de alargar la vida laboral, pero "de forma voluntaria e incentivada".

Con respecto a la jubilación anticipada, ha coincidido en rechazar que la prejubilación se use como "mecanismo de reducción de plantilla a cargo de las arcas públicas", pero ha alertado del peligro de que los mayores se queden sin opciones tras ser despedidos, por lo que ha reclamado "medidas para facilitar su retorno al mercado".

El portavoz de Empleo de CiU, Carles Campuzano, ha dicho que "esta reforma no es prioritaria ahora" dado que "la cuestión en el corto plazo es la situación del mercado de trabajo, la destrucción masiva de empleo, la no creación de empleo y la afectación a trabajadores de más edad".

A su juicio, "si hoy existe una prioridad de alargamiento de vida activa de los trabajadores de más edad tiene que ver con el desarrollo de políticas públicas" que hagan frente a los problemas estructurales del colectivo, tales como la discriminación de en la contratación, la cualificación y la afectación de sectores en declive. "Cualquier propuesta de reforma de la Seguridad Social debe ir acompañado del desarrollo de esas políticas para no castigar a los trabajadores de más edad", ha reclamado.

Finalmente, ha defendido que se mantenga la aplicación "progresiva" de cualquier cambio, tal y como se acordó para la ley 27/2011 y propició el apoyo de los agentes sociales ante una reforma que de forma generalizada se veía necesaria, pero de "difícil consenso". "En cualquier caso, lo más razonable sería que nos diésemos tiempo para considerar si hay que reformar lo aprobado en 2011", ha concluido.

Emilio Olabarria, del PNV, ha preguntado a Burgos qué pasará a partir de 2020, cuando accederán al sistema los 14 millones de personas nacidas durante el 'babyboom', y ha alertado de que "si el empleo no crece, la población envejece y además disminuye, nada de lo que se ha hecho hasta ahora es útil para la sostenibilidad del sistema".

Además, le ha recordado que el PP votó en contra de retrasar la edad de jubilación por lo que "lo pertinente habría sido recuperar los 65 años y así no habría que retrasar las edades de prejubilación".

También ha reclamado que desaparezca "totalmente" el contrato de relevo, porque es "un fraude casi colectivo", y le ha recordado a Burgos que cuando estaba en la oposición pedía la desaparición de los coeficientes reductores porque "expropian" de derecho a pensión a trabajadores con largas carreras que son expulsados del mercado por EREs. "Esto es lo que usted creía antes; no sé si sigue creyendo en las mismas cosas", ha concluido.

El diputado de Amaiur Sabino Cuadra ha acusado al Ejecutivo de intentar que "la gente vaya dejándose el dinero en fondos privados de pensiones" en lugar del sistema público; mientras que Olaia Fernández Davila, del BNG, ha recordado que en 2011 ya se modificó la ley en lo relativo al sistema de pensiones para hacer frente al envejecimiento de la población y ha rechazado que con el actual paro se pida compatibilizar pensión y trabajo.

SISTEMA SOSTENIBLE

Frente a estas críticas, la 'popular' Carolina España ha afirmado que cualquier reforma buscará "garantizar la sostenibilidad del sistema" y ha defendido que los informes del Gobierno ya revelan "cómo van a ser los efectos y resultados" de la aplicación de la ley 27/2011 y sacan a la luz "distorsiones y situaciones injustas".

"Un Gobierno responsable, si detecta elementos que no son los más adecuados, por responsabilidad debe mejorarlos. Y éste es el momento más oportuno para ello", ha añadido, expresando la disposición del PP a negociar y pactar para conseguir "un sistema sostenible con pensiones adecuadas".