Anuncio
Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    10.729,50
    -35,50 (-0,33%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.918,09
    -18,48 (-0,37%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0661
    +0,0015 (+0,14%)
     
  • Petróleo Brent

    87,20
    +0,09 (+0,10%)
     
  • Oro

    2.406,70
    +8,70 (+0,36%)
     
  • Bitcoin EUR

    59.840,20
    -546,22 (-0,90%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.371,97
    +59,35 (+4,52%)
     
  • DAX

    17.737,36
    -100,04 (-0,56%)
     
  • FTSE 100

    7.895,85
    +18,80 (+0,24%)
     
  • S&P 500

    4.967,23
    -43,89 (-0,88%)
     
  • Dow Jones

    37.986,40
    +211,02 (+0,56%)
     
  • Nasdaq

    15.282,01
    -319,49 (-2,05%)
     
  • Petróleo WTI

    83,24
    +0,51 (+0,62%)
     
  • EUR/GBP

    0,8612
    +0,0056 (+0,65%)
     
  • Plata

    28,75
    +0,37 (+1,29%)
     
  • NIKKEI 225

    37.068,35
    -1.011,35 (-2,66%)
     

Opinión: Es hora de decir la verdad sobre Harry, Meghan y mi abuelo, Nelson Mandela

Opinión: Es hora de decir la verdad sobre Harry, Meghan y mi abuelo, Nelson Mandela

Cuando la gente me acusó recientemente de criticar al príncipe Harry y a Meghan por “aprovecharse” del nombre de mi abuelo, me sorprendió. Porque era falso. Nunca acusé a Harry y Meghan de hacer esto.

Más bien, me citaron mal y derivó en una cobertura de noticias mundial que convirtió mi nombre, y el nombre de mi abuelo, el difunto activista contra el apartheid y primer presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela, en un arma para atacar a una mujer de color.

Un periódico australiano informó que acusé a Harry y Meghan de “usar” el legado de mi abuelo con fines lucrativos por su serie documental de Netflix Live to Lead. Dijeron que la había descrito como “profundamente perturbadora y tediosa”. Y quiero dejar las cosas claras.

Es cierto que me siento terriblemente decepcionada cada vez que el nombre o la cara de Mandela se utilizan con fines comerciales, sin ningún beneficio para la visión que defendió. Pero lo irónico es que uno de los mayores ejemplos de este hecho no proviene de Harry y Meghan en absoluto, sino de sus críticos, quienes explotaron falsamente el nombre de mi abuelo para atacarlos a ellos.

ANUNCIO

En realidad, admiro mucho al príncipe Harry y a Meghan por su valiente compromiso de defender al sector menos privilegiado que ellos: personas vulnerables, mujeres y personas de color. Recibí de buena manera la brillante asociación de la Fundación Nelson Mandela con ellos en Live to Lead, y celebro la inspiración que Harry y Meghan obtienen del legado de mi abuelo para su activismo social.

Las palabras que se me atribuyen de forma errónea, que los critica por citar a mi abuelo, no son mías en absoluto, no me pertenecen a mí, sino a quienes esparcieron estas falsedades por todo el mundo.

Me mortifica haber visto cómo mis palabras fueron tergiversadas de tal manera que distorsionaron mis preocupaciones genuinas sobre la explotación comercial del legado de mi abuelo. Durante décadas, la gente ha vendido volantes y camisetas de mi abuelo con fines lucrativos que no respaldan las causas y los valores por los que luchó tanto.

Pero palidece en comparación con el uso indebido del nombre de mi abuelo para atacar a una mujer de color que fue, efectivamente, expulsada de la familia real británica.

¿Cómo pudo suceder algo así? Creo que es por la importancia simbólica de la disidencia subversiva de Harry y Meghan respecto al status quo real, lo que ha exhibido muchos problemas con la institución de la corona que de lo contrario permanecerían desconocidos.

Creo que es porque, a pesar de nuestras verdaderas victorias contra el apartheid, el colonialismo y la esclavitud (de alguna manera, la mentalidad detrás de estos crímenes) siguen vivos y coleando en algunas de nuestras instituciones más poderosas.

Las mismas voces que quieren cuestionar a Harry y Meghan quieren silenciar al resto de los que seguimos luchando por los valores que defendía mi abuelo. Para ellos, hablar de las realidades del papel de Gran Bretaña en el comercio transatlántico de esclavos es tabú; la magnitud de las atrocidades cometidas por el imperio británico debe ser borrada de la memoria histórica; admitir los retos actuales del racismo institucional debe prohibirse en las escuelas y universidades.

¿Qué les da tanto miedo? Temen que cuanto más hablemos, inspirados por el espíritu indomable de mi abuelo, más quedarán expuestos los legados persistentes del colonialismo, la esclavitud y el apartheid ocultos dentro de las leyes de compinches del capitalismo depredador y las democracias defectuosas.

Si mi abuelo siguiera vivo, no habría dado por terminada su lucha. Seguiría luchando.

En Sudáfrica, el legado del apartheid y el colonialismo aún persiste en forma de disparidades raciales e inequidad económica. A pesar del fin del apartheid, las tasas de desempleo africanas siguen siendo cinco veces más altas que las de los blancos, y estos últimos representan menos del 8 por ciento de la población, pero poseen más del 90% de la riqueza del país.

Además, se está transfiriendo aún más riqueza de África a Occidente de lo que se está invirtiendo en el continente; hay corporaciones británicas que controlan un estimado de US$1 billón en recursos minerales africanos. Este “nuevo colonialismo” es una forma de explotación del sur global llevada a cabo no con cañoneras, sino a través del poder corporativo, demandas y juzgados.

La corona británica no es una excepción a la forma desigual en que se ejerce el “estado de derecho”. La corona poscolonial sigue siendo el propietario de tierras más grande del mundo. Algunos académicos sugieren que la corona es, de hecho, una de las corporaciones transnacionales más poderosas del mundo, profundamente involucrada hasta el día de hoy en reforzar la extracción de riqueza del sur global a países más ricos como Gran Bretaña.

Y el sistema jurídico poscolonial protege tales estructuras explotadoras. La participación íntima de la corona en la aprobación de la ley británica ha permitido que se enmienden proyectos de ley para ocultar la escala de la riqueza de la corona del escrutinio público, para proteger a la corona de la legislación sobre igualdad racial que se aplica contra el monarca y eximir a las propiedades privadas del monarca de los poderes policiales para registrar propiedades privadas en busca de artefactos saqueados.

Al hablar sobre sus experiencias en la familia real, Harry y Meghan están ampliando los límites del discurso aceptable, sacando a la luz las desagradables realidades de una querida institución británica que permanece en el corazón de las desigualdades globales racializadas.

Creo que sus detractores temen que, a medida que su mensaje se difunda por todas partes, más y más personas se den cuenta de las continuas injusticias sistémicas que definen cómo funciona el mundo hoy.

Es por eso que, sin duda alguna, apoyo su postura y el uso del nombre de mi abuelo.

Ndileka Mandela es una activista social, exenfermera de cuidados intensivos y directora de una organización de mejoramiento rural, la Fundación Thembekile Mandela en Sudáfrica