Anuncio
Mercados españoles abiertos en 1 hr 29 mins
  • S&P 500

    5.308,13
    +4,86 (+0,09%)
     
  • Nasdaq

    16.794,88
    +108,91 (+0,65%)
     
  • NIKKEI 225

    39.042,42
    -27,26 (-0,07%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0862
    +0,0001 (+0,01%)
     
  • Petróleo Brent

    83,19
    -0,52 (-0,62%)
     
  • Bitcoin EUR

    65.346,36
    +3.495,20 (+5,65%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.524,12
    +169,71 (+12,52%)
     
  • Oro

    2.418,20
    -20,30 (-0,83%)
     
  • HANG SENG

    19.276,26
    -359,96 (-1,83%)
     
  • Petróleo WTI

    79,22
    -0,58 (-0,73%)
     
  • EUR/GBP

    0,8543
    -0,0001 (-0,02%)
     
  • Plata

    31,74
    -0,69 (-2,12%)
     
  • IBEX 35

    11.339,50
    +11,80 (+0,10%)
     
  • FTSE 100

    8.424,20
    +3,94 (+0,05%)
     

CEO de OpenAI apuesta US$ 180 millones al negocio de alargar la vida humana

Sam Altman, el empresario de 37 años detrás de ChatGPT, se ha sumado al club de los multimillonarios fascinados con la última de las tendencias más futuristas en la industria de la tecnología: alargar la vida humana.

OpenAI CEO Sam Altman speaks to members of the media during the Introduction of the integration of the Microsoft Bing search engine and Edge browser with OpenAI on Tuesday, Feb. 7, 2023, in Redmond, Wash. (AP Photo/Stephen Brashear)
Sam Altman durante la presentación de la integración del motor de búsqueda Microsoft Bing y el navegador Edge de OpenAI el martes 7 de febrero de 2023 en Redmond, Washington. Foto: AP Photo/Stephen Brashear (ASSOCIATED PRESS)

Al igual que Jeff Bezos (Amazon) y Peter Thiel (PayPal), el CEO de OpenAI invirtió una enorme suma de dinero en equipos de biólogos, genetistas, desarrolladores y otros científicos que buscan prolongar la juventud o, incluso, engañar a la muerte.

Según ha revelado la revista MIT Technology Review, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Altman inyectó US$ 180 millones en la empresa de biotecnología Retro Biosciences, con sede en San Francisco, que trabaja en sumar al menos 10 años más a la vida humana.

ANUNCIO

Retro Biosciences anunció en abril de 2022 que había obtenido fondos millonarios para su misión, pero no reveló de dónde provenían. Desde su sitio web, la compañía se limitó a informar la cifra, al tiempo que aseguró que la financiación “nos llevará a nuestras primeras pruebas de concepto y asegurará el funcionamiento de la empresa durante la década”.

Ahora se conoce que la inversión vino de Altman y que es una de las mayores inversiones de una sola persona en una startup anti-envejecimiento, destacó la revista del MIT este miércoles.

Los fundadores de la empresa son veteranos en el mundo de la biotecnología. Joe Betts-LaCroix ha fundado dos empresas emergentes basadas en la investigación; mientras que Sheng Ding es investigador sénior en el Instituto Gladstone, donde se tratan afecciones degenerativas como la insuficiencia cardíaca, el VIH/SIDA y el Alzheimer. El tercer pilar de Retro Biosciences, Matthew Buckley, ha trabajado en las firmas de biotecnología y atención médica Illumina y Bayer Healthcare.

Betts-LaCroix también fue socio a tiempo parcial de Y Combinator, una incubadora de empresas emergentes que Altman dirigió de 2014 a 2019. Altman se interesó por primera vez en la investigación de la salud después de leer sobre estudios en los que se revitalizó a ratones envejecidos con la sangre de ratones jóvenes.

Biotecnología y energía limpia: los negocios del futuro

Retro es la primera gran inversión de Altman en biotecnología, pero no su primera gran inversión en la industria tech. En 2021, puso US$ 375 millones en una nueva empresa de energía de fusión llamada Helion Energy, cuyo objetivo es producir energía limpia ilimitada.

“Es mucho. Básicamente, tomé todo mi patrimonio neto líquido y lo puse en estas dos empresas”, dijo Altman a MIT Tech Review.

La decisión de mantener la participación de Altman en Retro como un asunto confidencial fue de Betts-LaCroix, que quería que la empresa labrara su propio camino. Altman estuvo de acuerdo, ya que trata de “ser muy cuidadoso de no eclipsar a los directores ejecutivos” con los que trabaja.

Altman, una figura destacada en Silicon Valley desde hace algunos años, dedica casi todo su tiempo a OpenAI, la empresa de inteligencia artificial cuyos chatbots y programas de arte digital con capacidades similares a las humanas han hecho convulsionar a la esfera tecnológica.

Se diría que “saltó a la fama” el año pasado, con el lanzamiento de ChatGPT por OpenAI, un software que puede escribir poemas y responder preguntas. El avance de la IA, según Fortune, ha convertido a la empresa de apenas siete años en “un miembro inesperado del club de las superpotencias tecnológicas”.

Altman, con 1.5 millones de seguidores en Twitter y un respaldo de US$ 10 mil millones de Microsoft, se está colando poco a poco en las “grandes ligas” de la innovación y la ciencia. No aparece en la lista de Forbes, pero eso no significa que no sea extremadamente rico. Sus amplias inversiones han incluido participaciones iniciales en empresas como Stripe y Airbnb.

SAN FRANCISCO, CALIFORNIA - OCTOBER 03: OpenAI Co-Founder & CEO Sam Altman speaks onstage during TechCrunch Disrupt San Francisco 2019 at Moscone Convention Center on October 03, 2019 in San Francisco, California. (Photo by Steve Jennings/Getty Images for TechCrunch)
Altman en el escenario de TechCrunch Disrupt San Francisco, 2019. Foto de Steve Jennings/Getty Images para TechCrunch (Steve Jennings via Getty Images)

Ahora, está poniendo su capital a trabajar a un nivel que él llama un “orden de magnitud” mayor que el que pudo durante sus días en Y Combinator, cubriendo áreas de la tecnología que cree que tendrán un gran impacto positivo para la humanidad.

LEER MÁS

¿Por qué invertir en empresas anti-envejecimiento?

Todas estas compañías, incluida OpenAI, son lo que Altman llama nuevas empresas “duras”, aquellas que requieren grandes inversiones para realizar avances científicos y dominar tecnologías difíciles.

Una de las razones por las que la investigación anti-envejecimiento puede parecer un área prometedora para la inversión es que no ha atraído muchos fondos en el pasado, señala MIT Technology Review.

Casi una quinta parte del PIB de los Estados Unidos, US$ 4.3 billones, según los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, se gasta en atención médica y el cuidado de los ancianos. Una opinión generalizada entre los investigadores del campo es que si el envejecimiento pudiera retrasarse con un medicamento, podría ayudar a posponer una serie de enfermedades graves y mortales.

“Lo más importante para Retro es ser una startup de biotecnología realmente buena, porque eso es algo raro”, dijo Altman. “Está combinando la ciencia y los recursos de una gran empresa con el espíritu de una startup que hace las cosas bien hechas. Y ese es el proyecto por ahora”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así será la sociedad con el desarrollo de la inteligencia artficial