Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.219,95
    -68,44 (-1,60%)
     
  • Nasdaq

    13.035,88
    -271,89 (-2,04%)
     
  • NIKKEI 225

    31.237,94
    -521,94 (-1,64%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0470
    -0,0011 (-0,10%)
     
  • Petróleo Brent

    91,00
    +0,29 (+0,32%)
     
  • Bitcoin EUR

    26.186,53
    -580,82 (-2,17%)
     
  • CMC Crypto 200

    586,00
    -3,98 (-0,67%)
     
  • Oro

    1.839,50
    -7,70 (-0,42%)
     
  • HANG SENG

    17.331,22
    -478,44 (-2,69%)
     
  • Petróleo WTI

    89,29
    +0,47 (+0,53%)
     
  • EUR/GBP

    0,8666
    +0,0000 (+0,00%)
     
  • Plata

    21,34
    -0,08 (-0,35%)
     
  • IBEX 35

    9.165,50
    -153,50 (-1,65%)
     
  • FTSE 100

    7.470,16
    -40,56 (-0,54%)
     

Nvidia, Microsoft... Fiebre por la inteligencia artificial, ¿cómo subirse a la ola?

IA
IA

Gran oportunidad para algunos, nueva burbuja para otros. La fiebre por la inteligencia artificial está disparando las cotizaciones de algunos valores en bolsa y está atrayendo la atención de los inversores.

Un claro ejemplo es NVIDIA, que ha sido el primer fabricante de chips del mundo en lograr superar el umbral del billón de dólares de cotización. Se une así a un selecto grupo de valores formado por Apple, Amazon, Alphabet y Microsoft por el lado de la tecnología y en el que se cuela la petrolera Saudi Aramco.

A principios de mayo, el precio objetivo que le daba el consenso de Reuters a Nvidia era de 304 dólares por título. Hoy, ese precio ha subido hasta los 436 dólares por acción.

Mientras tanto, según las estimaciones de 40 expertos de Wall Street recogidos por la plataforma TradingView, el precio objetivo de un año para las acciones de Nvidia era hace un mes de 289,10 dólares, con una estimación alta de 355 y una estimación baja de 175 dólares por título para los siguientes 12 meses.

Unas proyecciones que NVIDIA ya ha pulverizado. El valor ha subido un 170% en bolsa en lo que va de año y casi un 350% en los últimos tres años, siendo el valor del Nasdaq 100 que mejor lo hace en esos dos periodos.

Este rápido ascenso nos da una visión de la vorágine que está suponiendo el fenómeno de la inteligencia artificial, que tuvo un fuerte impulso con el lanzamiento de ChatGPT.

El gigante tecnológico estadounidense Microsoft confirmó en enero una inversión multianual "de miles de millones de dólares" correspondiente a la tercera fase de su asociación a largo plazo con OpenAI (el desarrollador del famoso ChatGPT) para acelerar los avances en Inteligencia Artificial (IA) y garantizar que estos beneficios se compartan ampliamente con el mundo, según ha anunciado la multinacional.

Este nuevo avance está generando tanto admiración como cautela. De hecho, el CEO de OpenAI, Sam Altman, cree que la regulación para los pequeños modelos de lenguaje impulsados por Inteligencia Artificial (IA) "no tiene sentido" y apuesta por regular los modelos grandes como, en este caso, ChatGPT de OpenAI, porque son "los que realmente pueden hacer daño".

Pero las advertencias, por ahora, no disuaden a los inversores: La cotización de Microsoft sube un 37% en el año. Alphabet se anota casi un 40% y Apple repunta un 36%. Todos lejos, no obstante, del fuerte impulso que está teniendo NVIDIA.

Empresas IA
Empresas IA


¿En qué valores podemos fijarnos para aprovechar las alzas?

Para Javier Lorenzo, gestor del fondo de inversión de GPM asignación táctica, Microsoft puede ser una buena opción en la que estar. “Está claro que la IA no es lo más importante, porque son monstruos, son gigantes, empresas que hacen muchas cosas, pero yo si tuviese que elegir una elegiría a Microsoft, que además está muy cerca de sus máximos históricos que tocó a finales de 2021”, apunta el experto.

Además de por Microsoft, el experto apuesta por Apple. Ambas son las empresas con más peso dentro de ese sector y pueden ser una buena alternativa, que aprovechen las alzas, pero no tengan tanta volatilidad como otras firmas más pequeñas que solo centren en la IA.

Para Antonio Castelo, especialista en mercados de iBroker, cree que lo primero que habría que hacer es reflexionar sobre qué es la inteligencia artificial y dónde la podemos situar, ya que podemos encontrar inteligencia artificial en aquellas empresas que ayudan a crear, a programar inteligencia artificial, como ChatGPT, pero también es inteligencia artificial la de las firmas de semiconductores o empresas relacionadas con computación en la nube, firmas dedicadas al internet de las cosas, a la domótica o a la implementación de sistemas económicos, por lo que invertir en ellas es también invertir en inteligencia artificial.

“Yo creo que lo que es importante es identificar siempre empresas que ganen dinero, que sean rentables, sobre todo ahora que estamos en los primeros momentos”, apunta Castelo, y cree que un nombre a tener en cuenta y en el que fijarse es IBM, además de en Microsoft, Alphabet, Amazon y Nvidia. 

En 2018, IBM compró Red Hat, que ha reforzado mucho la iniciativa de arquitectura híbrida abierta de la empresa. Esta adquisición ha sido la más grande de IBM y probablemente va a conseguir que la compañía combinada entre IBM y Red Hat, altere completamente  la dinámica del mercado en la nube para los negocios. Red Hat puede ayudar a IBM a convertirse en el proveedor de plataforma de nube híbrida más grande del mundo y esperan unos crecimientos continuos durante un periodo de cinco años bastante importantes.

Además, es una empresa que reparte dividendos, un punto a favor frente a otras tecnológicas que no retribuyen a sus accionistas. “Pensamos que es un valor que no va a dar grandes disgustos y que puede ser una sorpresa positiva en los próximos meses”.

Por su parte, Alberto Roldán, director de inversiones de Metagestión, señala que “asistimos de nuevo a una de esas burbujas de información a las que nos tiene tan habituados la bolsa, que demuestra una y otra vez, de manera continua y permanente, que cuando una temática se impone en los titulares parece que no hay otra vía de inversión más allá que adoptarla. Creo que es lo que ha ocurrido con la inteligencia artificial”, afirma el experto.

Cualquier inversor de mercado sabe perfectamente que es una temática que lleva más de una década en los planes de negocio y desarrollo de muchas empresas tecnológicas, pero parece que es algo que ha surgido hace un mes, afirma Roldán. “Es una moda de libro y es una burbuja, igualmente, de libro”.

Buscar ahora necesariamente el ETF de turno que invierte en la inteligencia artificial, lo único que conduce es una burbuja de precios, alerta Roldán, una inflación de precios en estas compañías o en aquellas compañías que se presume que desarrollan inteligencia artificial cuando realmente no la están haciendo.

“Nosotros nos mantenemos muy cautos, sabemos perfectamente que esto tenderá a diluirse en el tiempo, a apaciguarse, pero también reconocemos que, dado que es una moda autoimpuesta, y viendo el enorme peso que tiene en la gestión a nivel global el elemento y el componente pasivo y temático de los diferentes vehículos de inversión, pues posiblemente sigamos viendo un empuje importante en el precio de aquellas acciones que cree el mercado que tiene un peso importante en el desarrollo de la inteligencia artificial”.

Por eso el experto recomienda aplicar un criterio mucho más sosegado, más de valor, más analítico, que realmente comprar una apuesta simplemente porque esté presente en muchos titulares, y es la filosofía que aplican en Metagestión.