Mercados españoles cerrados en 7 hrs 35 min

No fue Amazon el culpable de que Toys R Us cerrara sus puertas

Desde que Toys “R” Us anunció que dejaba de luchar contra lo imposible y cerraba sus tiendas, con lo que ello implica para sus miles de empleados, muchos han señalado a Amazon (AMZN) como el principal culpable de esta decadencia y derrota del gigante de la venta de juguetes.

Pero no todo es como se dice ni el auge de las compras en internet ha sido el único motivo del fin de esta cadena que durante 70 años hizo las delicias sobre todo de millones de niños. Como dice un reporte de CNN, “muchas de sus heridas fueron autoinfligidas”.

El problema de Toys “R” Us iba mucho más allá de Amazon. En la imagen, entrada de una de sus tiendas.  REUTERS/Carlo Allegri/File Photo

Según ha trascendido, ha sido la deuda el factor de mayor peso para que se llegara a este escenario. Tanto dinero adeudado se convirtió en una barrera infranqueable para poder seguir invirtiendo en nuevos productos.

“Si vas a tener ese inventario tan amplio, necesitas a alguien en la tienda que te ayude a encontrarlo, a experimentarlo”, explicó a CNN Greg Portell, socio principal de la consultora de minoristas A.T. Kearney. “Es difícil vender juguetes en un ambiente frío y de almacén”, añadió.

Pero estas deudas no vienen de hace relativamente poco, de cuando Amazon agarró músculo y se convirtió en un imprescindible en el mundo globalizado de hoy. Nada menos que desde enero de 2005 ya Toys “R” Us reportaba una reducción de su calificación de deuda al nivel de bonos basura.

En 2006, las compañías KKR, Bain Capital y la firma de bienes inmuebles Vornado tomaron las riendas del negocio, pero un nivel de compras de 6.600 millones de dólares incrementó la deuda en unos 5.300 millones.

Reconociendo sus errores

No sin razón, en 2017 el presidente ejecutivo de Toys “R” Us, David Brandon, tuvo que reconocer ante la Comisión de Bolsa y Valores que se habían quedado atrás “en varios frentes, incluido el mantenimiento general y la condición de nuestras tiendas”, con respecto a todos sus competidores.

Por otra parte, que minoristas como Walmart (WMT) se hayan lanzado también a la conquista de clientela en el sector de la juguetería recrudeció la competencia e hizo mermar el poderío de Toys “R” Us.

Las cifras hablan por sí mismas. En 2017, fabricantes de juguetes como Hasbro (HAS) y Mattel (MAT) ganaron unos 1.000 millones de dólares gracias a las ventas en Walmart, duplicando lo que recibieron por las ventas en Toys “R” Us.

La guinda al pastel la puso el auge de las ventas digitales, en donde Amazon lleva años siendo el verdadero rey.

Pero la enorme deuda que Toys “R” Us venía arrastrando fue el peso pesado en esta historia. En septiembre de 2017, tras declararse en quiebra, la compañía dio a conocer que cargaba con cerca de 5.000 millones de dólares de deuda y que pagarla le estaba costando alrededor de 400 millones al año.

Con esa piedra atada al cuello, se hacía difícil mejorar su infraestructura, mejorar los salarios e invertir en nuevos productos. En esa fecha, el propio Brandon aseguró que, al declararse en bancarrota, su nuevo estatus le permitiría invertir 65 millones de dólares en sus tiendas. Pero no fue así.

Cuando más establecimientos poseía (1.697 en varias partes del mundo), Toys “R” Us anunció en enero de este año que cerraba 182 de ellos en Estados Unidos.

Un mes más tarde tramitó el equivalente de la bancarrota en Reino Unido, donde posee otras 105 sucursales, muchas de ellas ya en vías de cierre.

Y así llegamos al día de hoy, cuando todas las tiendas en Estados Unidos serán cerradas, y posiblemente una buena cantidad de las que el otrora gigante del juguete aún posee en otros países.

Noticias relacionadas que te pueden interesar:

Llega Amazon, tiembla el mercado

Amazon ya juega a ser un banco: comienza a probar en México e India