Anuncio
Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    11.087,50
    -60,00 (-0,54%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.827,24
    -42,88 (-0,88%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0886
    -0,0014 (-0,13%)
     
  • Petróleo Brent

    82,60
    -2,51 (-2,95%)
     
  • Oro

    2.402,80
    -53,60 (-2,18%)
     
  • Bitcoin EUR

    61.265,86
    +211,51 (+0,35%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.380,86
    +49,97 (+3,75%)
     
  • DAX

    18.171,93
    -182,83 (-1,00%)
     
  • FTSE 100

    8.155,72
    -49,17 (-0,60%)
     
  • S&P 500

    5.505,00
    -39,59 (-0,71%)
     
  • Dow Jones

    40.287,53
    -377,49 (-0,93%)
     
  • Nasdaq

    17.726,94
    -144,28 (-0,81%)
     
  • Petróleo WTI

    80,25
    -2,57 (-3,10%)
     
  • EUR/GBP

    0,8424
    +0,0007 (+0,08%)
     
  • Plata

    29,41
    -0,82 (-2,71%)
     
  • NIKKEI 225

    40.063,79
    -62,56 (-0,16%)
     

No es Ferrari ni Bentley: los autos que prefieren los ricos están al alcance de cualquiera

"No les importa lo que pienses. No van a malgastar su vida en impresionar a los demás”

No es Ferrari ni Bentley: los autos que prefieren los ricos están al alcance de cualquiera. Foto: Getty Images
No es Ferrari ni Bentley: los autos que prefieren los ricos están al alcance de cualquiera. Foto: Getty Images (LockieCurrie via Getty Images)

Tiene sentido: la gente rica no necesita impresionar a los demás. Por eso lo que entendemos como autos de lujo no encaja obligatoriamente con las preferencias reales de los consumidores de billetera holgada.

Desde un Toyota usado, hasta un sedán Honda o una camioneta Ford, los autos que conduce el 61% de los estadounidenses con ingresos mayores a US$ 250.000 suelen ser mucho menos ostentosos, según un análisis de MoneyWise basado en datos de Experian Automotive.

Son personas que fácilmente podrían comprarse un Mercedes nuevo si quisieran, pero manejan un Honda Accord o un Toyota Camry, dijo desde su blog la celebridad de las finanzas personales Dave Ramsey, citando el mismo estudio.

ANUNCIO

“Además, lamentablemente no sorprende que el 8% de las personas que ganan menos de US$ 100.000 posean un modelo de lujo. Si eso no es un esfuerzo por emular al vecino, entonces no sabemos qué es. ¿Ganas US$ 50.000 al año y tienes un auto de US$ 60.000? Eso es una locura”, escribió en Ramsey Solutions.

Otros estudios muestran resultados similares. La empresa de experiencia del cliente e investigación de mercado MaritzCX descubrió que la camioneta Ford F-150 es el vehículo más popular en los Estados Unidos para las personas que ganan más de US$ 200.000 al año.

Ramsey señala que los autos de aquellos que han construido una riqueza de entre US$ 1 millón y US$ 10 millones no suelen dejar al valet muy impresionado. “Por lo general, es un Camry usado o un buen Honda usado o una buena camioneta vieja de algún tipo”, dijo durante un episodio de The Ramsey Show.

“Quienes llegan a ese nivel, lo hicieron por ellos, no por ti. No están enojados contigo, pero no les importa lo que pienses. No van a malgastar su vida en impresionar a los demás”, explicó.

Muchos asesores financieros (por no decir la mayoría) te dirán que gastar demasiado en un coche nuevo es tirar tu dinero. Foto: Getty Images.
Muchos asesores financieros (por no decir la mayoría) te dirán que gastar demasiado en un coche nuevo es tirar tu dinero. Foto: Getty Images. (CatLane via Getty Images)

¿Qué marcas conducen los millonarios?

Según datos publicados en septiembre por el marketplace Carwow, con sede en Londres, el empresario francés Bernard Arnault suele manejar un BMW 760Li, valorado en poco más de US$ 30.000. Casi nada en comparación con su fortuna de US$ 206 mil millones.

Jeff Bezos, fundador de Amazon y tercer hombre más rico del mundo por detrás de Elon Musk y Arnault, manejaba un Honda Accord de aproximadamente US$ 20.000 mucho después de convertirse en millonario. Mark Zuckerberg, a la cabeza de Meta y con un patrimonio neto de $ 62 mil millones según Forbes, es visto con frecuencia conduciendo un Honda Fit compacto o un Acura TSX de US$ 30.000.

En 2014, el legendario inversionista Warren Buffett compró un Cadillac XTS, con un precio minorista de alrededor de US$ 45.000. CNBC reportó que se trataba de una actualización de su auto anterior: un Cadillac DTS 2006, del cual decidió deshacerse cuando su hija Susie le dijo que era “vergonzoso”.

El magnate de los negocios justificó la demora en cambiar de autos, como era de esperar, pragmáticamente: “Solo conduzco unas 3.500 millas al año, así que no voy a comprar un auto nuevo con frecuencia”, dijo a Forbes en aquel momento.

Ingvar Kamprad, fundador de Ikea, condujo un Volvo 240 GL de 1993 durante dos décadas. Originalmente, el automóvil valía alrededor de US$ 22.000, pero hoy en día no costaría más de unos pocos miles.

¿Comprar un auto barato te hará rico?

Dado el aumento en los costos de propiedad de un automóvil, la autora y asesora financiera Suze Orman dice que el objetivo a la hora de comprar un automóvil en este momento debe ser simple.

“Tu objetivo debe ser comprar el auto menos costoso. Punto. Eso debería llevarte a comprar un auto usado en lugar de uno nuevo”, escribió la semana pasada.

Una de las razones que respalda la opinión de Orman es la depreciación. Los autos comienzan a perder su valor en el momento en que sale del estacionamiento del concesionario.

Según U.S. News, la depreciación promedio de todos los vehículos durante los primeros cinco años es del 49.1%, mientras que las marcas de lujo pueden perder mucho más. La depreciación promedio de cinco años para un Mercedes Clase S es 67.1% y para un BMW Serie 7 es de hasta 72.6%.

Además, los autos de lujo pueden ser más costosos de mantener y asegurar que los autos económicos. Entonces, lo que tienes que desembolsar termina siendo mucho más que el precio de compra. Y una vez que los autos de lujo se quedan sin garantía, también pueden ser más costosos de reparar.

También te puede interesar:

EN VIDEO | Trucos que utilizan los vendedores de autos para 'engañarte'