Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.532,76
    -44,35 (-0,97%)
     
  • Nasdaq

    14.340,25
    -166,64 (-1,15%)
     
  • NIKKEI 225

    27.467,23
    -790,02 (-2,80%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1344
    +0,0014 (+0,12%)
     
  • Petróleo Brent

    87,65
    +0,14 (+0,16%)
     
  • BTC-EUR

    36.965,39
    -651,12 (-1,73%)
     
  • CMC Crypto 200

    992,24
    -2,50 (-0,25%)
     
  • Oro

    1.840,70
    +28,30 (+1,56%)
     
  • HANG SENG

    24.127,85
    +15,07 (+0,06%)
     
  • Petróleo WTI

    86,17
    +0,74 (+0,87%)
     
  • EUR/GBP

    0,8333
    +0,0005 (+0,06%)
     
  • Plata

    24,19
    +0,70 (+2,99%)
     
  • IBEX 35

    8.774,90
    -6,70 (-0,08%)
     
  • FTSE 100

    7.589,66
    +26,11 (+0,35%)
     

Así es el Museo Helga de Alvear, que ha conquistado hasta a 'National Geographic'

·5 min de lectura
La fachada del museo Helga de Alvear. (Photo: Joaquín Cortés)
La fachada del museo Helga de Alvear. (Photo: Joaquín Cortés)

Basta con recorrer el casco de Cáceres para darse cuenta del valor patrimonial que tiene. No sorprende que la ciudad, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, sea un atractivo para aquel turista que busca combinar distintas épocas de la historia con la naturaleza, la gastronomía... y la cultura.

Desde el pasado mes de febrero, la ciudad ha añadido un nuevo enclave al tejido cultural extremeño. A los museos Vostell Malpartida y MEIAC (Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo), la capital cacereña ha sumado el Helga de Alvear, que no deja de atraer visitantes.

Detrás de este proyecto está la coleccionista Helga de Alvear. A sus 85 años, esta alemana afincada en España desde hace más de 50 años ha decidido poner a disposición de la gente su extensa colección de más de 3.000 obras de arte contemporáneo, aunque solo hay alrededor de un 5% expuesto entre la colección permanente y las temporales.

“El arte y la cultura son un derecho y una necesidad. Me hace muy feliz poder compartir todas las obras con todo el mundo. Como siempre digo, yo no me las puedo llevar a la tumba, si las regalaba a otros museos es posible que quedaran en el almacén o dispersas, y como son tantas… ¡lo mejor era hacer todo un museo!”, asegura De Alvear.

Por ello, y para que “todo el mundo pueda enamorarse de las obras” como lo hace ella, la galería no cobra entrada ni en las visitas individuales ni en las guiadas.

Helga de Alvear, en la sala de los espejos de la obra 'Echo Activity'. (Photo: Luis Asín)
Helga de Alvear, en la sala de los espejos de la obra 'Echo Activity'. (Photo: Luis Asín)

Además y a diferencia de otros museos, el Helga de Alvear se ha construido a escala de las obras. El arquitecto Emilio Tuñón ha tenido que salvar la diferencia de altura entre las calles en las que se encuentra y hacer un edificio pensado para las distintas piezas.

“Esto no es habitual. Está hecho pensando en Cáceres, que no sea un ovni que viene a la ciudad si no que sea respetuoso y aportara algo a la gente de aquí, que fuera una herramienta de desarrollo de la que los vecinos se sintieran orgullosos y bienvenidos”, afirman desde la institución.

“Es una maravilla ver que la gente lo disfruta”

En este casi primer año de vida, las pretensiones de De Alvear se han cumplido y con creces. El museo, que abrió sus puertas mientras España trataba de dejar atrás la ola navideña de coronavirus, ha sido visitado por más de 75.000 personas y espera llegar a la cifra de las 100.000 para su primer aniversario en febrero.

La cifra impone, especialmente si se compara con la del centro de artes visuales que había en ese mismo emplazamiento previamente. Aquel espacio tenía una media anual de unos 15.000 visitantes, seis veces menos que ahora.

“No puedo estar más contenta. Han sido muchos años de espera y estoy absolutamente feliz de que por fin se haya conseguido. Es emocionante, estoy muy satisfecha con todo. La respuesta de todo el mundo ha sido muy buena, el museo está lleno y es una maravilla ver que la gente lo disfruta”, asegura la coleccionista germana, que no va a dejar de conseguir obras porque es su “vicio”.

Estas cifras de visitantes podrían ser mayores, ya que se han visto claramente afectadas por las restricciones de aforo impuestas por el Gobierno de Extremadura para controlar la pandemia. Desde el equipo de la institución recuerdan que en los fines de semana de los meses de marzo y abril, por ejemplo, se colgaba el cartel de no hay entradas.

Para un futuro, cuando se consiga superar la pandemia, confían en ir ampliando esos aforos, aunque siempre conservando la calidad de la visita dando cierto espacio a cada visitante.

Además, Cáceres, más allá del museo, vive un momento dorado a nivel turístico. Este mes de julio, según datos del INE, visitaron la ciudad 31.425 personas, batiendo el récord histórico de turistas y superando en 13.053 la cifra del año pasado.

Una amplia variedad en la exposición

Nada más entrar al edificio, el visitante se encuentra de frente con la obra Descending Light (2007) del artista chino Ai Weiwei. Esta inmensa lámpara, formada por miles de cristales y montados uno a uno, es uno de los principales atractivos del museo y una de las piezas favoritas de aquel que lo visita.

Otra obra que impacta por el tamaño, casi 80 metros cuadrados, y el significado de la misma es Power Tools, que la creó en 2007 el artista alemán Thomas Hirschhorn.

“Sólo ha estado expuesta una única vez en el Kunstmuseum Wolfsburg y es la primera vez que se expone en España. Me ha hecho mucha ilusión ver por fin una instalación para ella”, asegura De Alvear, que confiesa que la compró tras quedar sorprendida al verla en fotos. “Me dije que esta lo quiero yo”.

La imponente lámpara 'Descending Light', del artista chino Ai Weiwei. (Photo: Samuel Fernandez)
La imponente lámpara 'Descending Light', del artista chino Ai Weiwei. (Photo: Samuel Fernandez)

Estas dos son solo un ejemplo de las casi 300 que hay expuestas en la actualidad.

Como ya adelantan desde el museo, cada cierto tiempo muchas van a ir rotando para que la extensa e interminable colección de Helga vea la luz. De hecho, cada día prácticamente crece porque sigue comprando piezas de las que se enamora. “No necesito mucha motivación, porque coleccionar es mi vicio. Y más ahora, que sé que lo que compre va a estar siempre en buenas manos a disposición de todos”, apunta.

Un museo y una ciudad de proyección internacional

Tanto Cáceres como el Museo Helga de Alvear han sido recomendados por distintas publicaciones a nivel internacional. Por ejemplo, la revista Time ha incluido a la ciudad extremeña como una de las 100 mejores del mundo.

National Geographic también recomendó el pasado mes de junio visitar Cáceres y destacó el museo: “Vale la pena visitar la ciudad medieval de Cáceres, sede del recién inaugurado Museo Helga de Alvear, y que muestra una parte impresionante de la extensa colección del marchante de arte, que incluye obras de Louise Bourgeois, Wassily Kandinsky y Pablo Picasso”:

El prestigioso Financial Times también ha incluido la capital cacereña en varias guías de viajes como, por ejemplo, la Travel Discoveries’ de 2020 en la que hace un recorrido por los lugares más interesantes a descubrir en el mundo.

Sin duda alguna, un lugar único y a coste cero para perderse entre las mejores piezas artísticas del siglo XX y XXI.

La obra 'Power Tools, que creó en 2007 el artista Thomas Hirschhorn. (Photo: Samuel Fernandez)
La obra 'Power Tools, que creó en 2007 el artista Thomas Hirschhorn. (Photo: Samuel Fernandez)

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente