Mercados españoles cerrados

Moody's ve ratings soberanos estables en Europa a pesar de la "ola populista"

Por Enrique Anarte

MADRID (Reuters) - Las perspectivas de las calificaciones de la deuda pública europea para 2017 son mayoritariamente estables a pesar de la incertidumbre política, dijo la agencia de calificación Moody's, que sin embargo constató que la "ola populista" ya ha tenido un impacto en las políticas de los países europeos.

En la conferencia anual de la agencia celebrada el miércoles en Madrid, su director gerente del departamento de riesgo soberano, Dietmar Hornung, defendió que los riesgos asociados al ascenso de partidos populistas en los futuros procesos electorales son bajos.


Tras la consulta británica a favor del Brexit y el triunfo de Donald Trump en EEUU, los inversores temen las consecuencias de la victoria de partidos eurófobos en las elecciones que se celebrarán este año en Países Bajos, Francia y Alemania, además de la inquietud respecto a la situación en Italia.


Hornung descartó la vuelta de una crisis de la zona euro, si bien admitió que una visión negativa a este respecto podría dañar la calificación de la deuda soberana.

La posibilidad de que se materialicen subidas de los tipos de interés en la eurozona no supondrá un riesgo importante para la sostenibilidad de la deuda, si bien reconoció que los países periféricos están más expuestos a eventuales incrementos, argumentó Hornung.

Precisamente la persistencia de los tipos de interés bajos en la región supone un lastre para la calificación crediticia del sector bancario, la cual Moody's prevé que se mantenga estable, pese a evoluciones positivas, entre ellas la mejora de calidad de los activos, la mayor capacidad de absorción de pérdidas o el desapalancamiento.

"Existe un factor que contrarresta estos elementos positivos y es la rentabilidad. El entorno de bajos tipos de interés está afectando negativamente a la banca", dijo a Reuters el analista senior de Moody's Alberto Postigo. "Es ahora el punto más débil de la banca".

"Además, todavía hay algunos temas del pasado que resolver, principalmente el elevado stock de activos problemáticos", añadió Postigo.


IMPLICACIONES CREDITICIAS DE LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA

Respecto a una cada vez más tangible transición hacia una economía baja en emisiones de carbono, el analista senior de Moody's Paul Marty advirtió sobre las implicaciones de la transición energética sobre la capacidad de las entidades para pagar sus deudas.

El impacto en los ratings puede producirse, según explicó Marty a los asistentes, a través de cuatro vías: la incertidumbre respecto a las políticas y la regulación, los efectos financieros directos, la sustitución de la demanda o los choques tecnológicos disruptivos.

"Hemos identificado una serie de sectores donde creemos que el riesgo asociado a la transición hacia una economía de bajo carbono podría tener un impacto desde el punto de vista del crédito", dijo el experto en una entrevista con Reuters.

En total son 13 los sectores que según la agencia de calificación están más expuestos a los cambios en regulación energética, pero en concreto tres de ellos tienen una exposición particularmente alta: empresas eléctricas, minería de carbón y terminales de carbón.

Marty puso el acento sobre el potencial del mercado de bonos verdes y pronosticó que España cumplirá con los requisitos de Bruselas en materia de energías renovables. "España estará alrededor del objetivo en 2020", dijo.

"Esperamos probablemente muchas más emisiones por parte de soberanos, lo cual no era tan usual en el pasado", añadió, subrayando el precedente sentado en este sentido por el Ejecutivo polaco el año pasado.

El analista recalcó no obstante la barrera que supone el hecho de que su precio sea similar al de otros bonos, pero con una serie de costes adicionales asociados, así como la ausencia de una estandarización, pues incluso dentro de un mismo país hay definiciones y estructuras poco claras.

Marty explicó que se están considerando diferentes opciones para dar un impulso a esta alternativa, entre ellas los incentivos fiscales, pero a corto plazo no hay nada escrito.

"Hay una serie de áreas en las que los legisladores tienen margen para promover el uso de bonos verdes, pero no tengo conciencia de que vaya a haber cambios concretos en 2017".