Mercados españoles cerrados en 4 hrs 37 min
  • IBEX 35

    8.697,30
    -77,90 (-0,89%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.085,41
    -17,18 (-0,42%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1791
    -0,0017 (-0,14%)
     
  • Petróleo Brent

    74,71
    +0,21 (+0,28%)
     
  • Oro

    1.796,90
    -2,30 (-0,13%)
     
  • BTC-EUR

    31.909,84
    -931,77 (-2,84%)
     
  • CMC Crypto 200

    893,37
    -22,12 (-2,42%)
     
  • DAX

    15.547,76
    -71,22 (-0,46%)
     
  • FTSE 100

    6.996,02
    -29,41 (-0,42%)
     
  • S&P 500

    4.422,30
    +10,51 (+0,24%)
     
  • Dow Jones

    35.144,31
    +82,76 (+0,24%)
     
  • Nasdaq

    14.840,71
    +3,72 (+0,03%)
     
  • Petróleo WTI

    71,92
    +0,01 (+0,01%)
     
  • EUR/GBP

    0,8548
    +0,0010 (+0,11%)
     
  • Plata

    25,18
    -0,14 (-0,55%)
     
  • NIKKEI 225

    27.970,22
    +136,93 (+0,49%)
     

Misterio: ¿Por qué el velocímetro del coche no marca la velocidad real?

·4 min de lectura

El velocímetro es el aparato que indica la velocidad de un vehículo. Sin entrar en disquisiciones técnicas, así es como lo define el diccionario de la Real Academia Española (RAE) y está en lo cierto. Pero si hablamos de los velocímetros que llevan instalados los coches que se comercializan en el mercado deberíamos matizar que esos aparatos no señalan la velocidad real a la que circula el vehículo.

El velocímetro marca siempre una cifra superior a la real. Todos los coches, sin excepción, circulan a un ritmo menor del que refleja el velocímetro, tanto si es analógico como digital, por cuestiones legales.

En la Unión Europea, la normativa establece que la velocidad indicada nunca deberá ser inferior a la velocidad real con un margen de error máximo sobre la velocidad real del 10% + 4 km/h. En otros países, como Estados Unidos y Japón, con una amplia tradición automovilística, la norma es más estricta pues se admite una desviación máxima de solo el 4%.

Quien alguna vez haya hecho la prueba con un GPS manual, o por ejemplo con Waze, se dará cuenta que la velocidad que marca el velocímetro del tablero de instrumentos difiere de la del dispositivo electrónico o app.

Ya sean analógico o digitales, los velocímetros marcan una velocidad mayor a la real. No importa la marca ni el modelo del vehículo, ningún velocímetro puede marcar una velocidad inferior a la real. Este es un requisito legal que está asumido por la industria, y que está ligado directamente a la seguridad vial.

La explicación es sencilla. Hay que tener en cuenta que si el velocímetro muestra la velocidad real o menor, es probable que el conductor intente pisar el acelerador en algún momento. Ahora, si la aguja indica una velocidad mayor a la real (como sucede) ese deseo querer ir un poco más rápido queda parcialmente inhibido.

TE PUEDE INTERESAR

sdsad
sdsad

Se trata de un requisito legal que está asumido por la industria, y que está ligado directamente a la seguridad vial.

Demandas

Además de ir más seguros, y sin posibilidades de recibir una multa por exceso de velocidad, las marcas evitan posibles demandas en su contra. ¿Cómo es esto? Imagínense qué pasaría si en un tramo de autopista de 130 km/h de máxima ocurre un accidente y el velocímetro de uno de los autos implicados queda clavado en 128 km/h (dentro del límite), pero cuando en realidad circulaba a 137 km/h. El problema para esa automotriz sería gravísimo.

Este margen de error está regulado bajo leyes internacionales de fabricación. Por ejemplo, los vehículos de marcas japonesas y estadounidenses se rigen por el estándar J1226 de la Sociedad de Ingenieros de Automoción (SAE, en inglés). Esta normativa acepta una alteración del 4% en el velocímetro.

Lo mismo para Europa con la Regulación 39 del artículo 5.3 que establece que "la velocidad indicada no deberá ser inferior a la velocidad real del vehículo". En el Viejo Continente el margen de error puede ser de un 10%, más 4 km/h. Es decir, que un auto que realmente circula a 110 km/h podría exhibir en su velocímetro una velocidad de 125 km/h.

Los antiguos velocímetros mecánicos constaban de una esfera y una aguja, un cuentakilómetros y un cable que iba haciendo girar el conjunto a un ritmo variable, en función de la velocidad de giro de las ruedas.

Su calibración se calculaba en función del tamaño de los neumáticos, desarrollo de la caja de cambios y diferenciales.

Sin embargo, con el tiempo, además de ir aumentando los desfasajes, era común que la aguja mostrara una oscilación cada vez más notoria, impidiendo que el conductor supiese si circulaba a 40 o 60 km/h. Incluso, en algunos quedaba directamente en 0 km/h si se cortaba el cable o se trababa algún rotor intermedio.

En cambio, los vehículos modernos usan un sensor que se ubica en la transmisión y forma parte de un sistema electrónico que mediante impulsos eléctricos manda una señal hasta el indicador. Cuanto más rápido gire la transmisión del vehículo, más impulsos eléctricos serán enviados y más velocidad indicará el cuadro de mandos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Esta empresa crea réplicas diminutas y funcionales de autos de lujo icónicos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente