Mercados españoles cerrados

Casi tres millones de brasileños buscan empleo hace más de dos años

La cifra se eleva a 4,56 millones, casi el 40 % de los desempleados en Brasil, si se tienen en cuenta a los que buscan empleo hace más de un año, según el estudio del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE). EFE/Fernando Bizerra Jr./Archivo

Río de Janeiro, 14 feb (EFE).- Unos 2,9 millones de brasileños, el 25 % de los 11,6 millones que estaban desempleados en el último trimestre de 2019, buscan una oportunidad de trabajo hace por lo menos dos años, según un estudio divulgado este viernes por el Gobierno.

La cifra se eleva a 4,56 millones, casi el 40 % de los desempleados en Brasil, si se tienen en cuenta a los que buscan empleo hace más de un año, según el estudio del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Pese a la gravedad de su situación, los números son inferiores a los registrados en el último trimestre de 2018, cuando los desempleados buscando un puesto de trabajo hacía mas de dos años sumaban 3,1 millones y los que esperaban hacía más de un año 5 millones.

La reducción se produjo gracias a que el índice promedio de desempleo en Brasil cayó desde el 12,3 % de la población económicamente activa en 2018 hasta el 11,9 % en 2019, la menor tasa desde 2016.

De acuerdo con las cifras del IBGE, el mercado laboral, con una reducción del número de desempleados y el aumento de los empleados y los contratados formalmente, comenzó finalmente a reflejar la lenta recuperación de la economía brasileña tras la histórica recesión de 2015 y 2016.

Pese a que la economía comenzó a recuperarse en 2017, con un crecimiento del 1,3 %, y a que esa lenta recuperación se mantuvo en 2018 (1,3 %), el desempleo solo comenzó a ceder en 2019, para cuando se proyecta una expansión del 1,1 %.

Según el Gobierno, la reducción del llamado desempleo de larga duración, cuando una persona necesita más de un año para recolocarse, es uno de los principales indicadores de la reacción del mercado laboral.

"Considerando que el número de desalentados (los que desistieron de buscar empleo) se mantuvo estable, la reducción en la fila de los desempleados de larga duración no es una señal de que las personas desistieron de buscar empleo sino de que lo están consiguiendo", afirmó la economista Adriana Beinguy, responsable por estudios de desempleo del IBGE.

Según el organismo, el número de desalentados, es decir de los que ya desistieron de buscar empleo, se mantuvo estable en 4,6 millones de personas entre 2018 y 2019.

El estudio mostró igualmente que, pese a la caída del desempleo, la tasa promedio de informalidad el año pasado llegó al récord del 41,1 % de la población ocupada, es decir que 38,4 millones de trabajadores brasileños trabajaban por cuenta propia.

En un año 1,8 millones de brasileños se sumaron al contingente de los informales.

Pese a ello, el porcentaje de brasileños con empleo formal llegó al 51,5 % en Sao Paulo, el estado más poblado y rico de Brasil y que se espera que lidere la oferta de trabajos formales.

Los números divulgados este viernes muestran que los afrodescendientes siguen siendo mayoritarios entre los desempleados del país pese a representar más de la mitad de la población y que esa brecha se sigue ampliando.

De los desempleados en el último trimestre del año pasado en Brasil, un 34,2 % era blanco y un 64,8 % afrodescendiente (13 % negros y 51,8 % mulatos). En 2012 los afrodescendientes eran el 59,1 % de los desempleados (10,2 % negros y 48,9 % mulatos) y los blancos el 40,2 %.

Mientras que la tasa promedio de desempleo para los blancos el año pasado era del 8,7 %, ese porcentaje fue del 13,5 % para los negros y del 12,6 % para los mulatos.

Por género, el desempleo afectaba al 9,2 % de los hombres y al 13,1 % de las mujeres en el último trimestre del año pasado.

Y por edad, la franja más afectada por el desempleo es la que tiene entre 18 y 24 años, con un 23,8 % de desempleados, porcentaje que se reduce al 10,3 % entre los que tienen 25 y 39 años, al 6,6 % entre los que tienen 40 y 59 años y al 4,2 % para los mayores de 60.

Por escolaridad, los más afectados, con una tasa del 18,5 %, son los que no completaron la secundaria. Entre los que tienen formación universitaria completa, el desempleo es del 5,6 %.