Mercados españoles cerrados

Millonario gracias a una compra que hizo a los 12 años

La historia de Erik Finman, la persona con menos edad en hacerse millonario gracias a una moneda virtual, en este caso, el bitcoin. Foto: Getty Image.

Erik Finman tenía 12 años cuando adquirió sus primeros bitcoins, luego de haberle pedido prestada a su abuela una suma de 1.000 dólares. Hoy tiene 20 años y su fortuna se calcula en unos 4,5 millones de dólares.

Se trata de la persona que con menos edad se ha convertido en millonario gracias a esta moneda virtual.

Según un reporte que le dedica Business Insider, el joven nacido cerca de Post Falls, en Idaho, bastante cerca de la frontera con Canadá, ha visto aumentar sus posesiones de bitcoins en los últimos ocho años, de aproximadamente 100 (por el valor de los 1,000 dólares que tomó prestados) hasta casi 450, para una fortuna de aproximadamente 4,5 millones de dólares en la actualidad.

Ocho años después de aquel atrevimiento de preadolescente, Finman asegura estar invirtiendo en una criptomoneda que, según él, “liquidará” a Libra, la promocionada criptomoneda de Facebook.

La historia de sus escasos años parece común y corriente. Sus padres se conocieron mientras cursaban estudios de posgrado en la Universidad de Stanford. Se casaron y tuvieron tres hijos, de los cuales Erik es el más joven.

Como lo relató él mismo en una entrevista con el portal Cheddar, aquel niño de 12 años supo de la existencia del bitcoin gracias a una protesta. Corría la crisis económica de 2008 y Finman acompañaba a su hermano mayor a una manifestación de la que tuvieron que salir huyendo cuando apareció la policía.

El actual millonario recuerda haberse topado con un hombre que llevaba una camiseta con el símbolo del bitcoin. Erik le preguntó que qué era aquello, y ahí empezaron a abrirse las puertas de su futuro.

Así fue como, junto a su mismo hermano, el jovencito tomó prestados mil dólares de los que guardaba su abuela para pagarle la universidad. Entonces cada moneda valía entre 10 y 12 dólares.

“Durante tres años, todo lo que hice básicamente fue comerciar con bitcoins y asistir a la escuela —le confesó a Business Insider—,eso fue todo”.

A los 15 años, Finman vendió 100,000 dólares en bitcoins, fundó una startup educativa y abandonó el bachillerato.

Aquella venta buscaba en parte financiar su participación en una rifa que costó 8,500 dólares para conocer a su ídolo, el cofundador de Reddit, Alexis Ohanian.

Finman ganó y conoció a Ohanian.

Finman odiaba la escuela: dice que un maestro le dijo que abandonara los estudios y que consiguiera un trabajo en McDonald's.

Por eso en junio de 2016 publicó un post en Instagram que pretendía hacerle llegar un mensaje a aquel profesor que nunca tuvo fe en él.

Fue entonces que creó su nueva empresa educativa, Botangle, una plataforma que conecta a través de internet a los estudiantes con los maestros.

Seguidamente subió la apuesta con sus padres: la idea era que, si se convertía en millonario a los 18 años, no tendría que ir a la universidad. Por esa época obtuvo una pasantía en una startup que vendía “energía rociable”, por lo que se mudó a Silicon Valley.

Su producto consistía en un "aerosol tópico de cafeína", que la compañía recomendaba rociar en el cuello para lograr un impulso gradual de energía.

Cerca de dos años después de empezar con Botangle, Finman vendió su compañía por 300 bitcoins. Tenía 17 años.

Y ahí, en junio de 2017, con 18 años, se convirtió en millonario cuando el valor del bitcoin cruzó los 2,700 dólares, lo que significó que había ganado la apuesta con sus padres.

El primer gusto que se dio fue un Audi R8, que ahora guarda en un garage en Los Ángeles. Por él pagó 170,000 dólares.

En diciembre de 2018, Finman dirigió el Proyecto da Vinci, en el cual un grupo de adolescentes lanzó un satélite al espacio con una cápsula del tiempo: dentro viajó una copia del álbum "1989", de Taylor Swift.

Finman se ha convertido en una personalidad escandalosa en Instagram, “casi una sátira... una pantomima de mí mismo”, asegura, pues solo busca llamar la atención sobre sus proyectos.

“Hice estas cosas locas en Instagram para parecer un excéntrico joven millonario de bitcoins, ya sabes, que se ajusta al estereotipo”, reconoció para Business Insider.

Artículos relacionados que te pueden interesar: