Mercados españoles cerrados

Microsoft ha borrado la mayor base pública que existía de fotos dedicada al reconocimiento facial, ¿por qué?

Foto por Bill Mackie (vía Unsplash)

Sin avisar y de manera totalmente silenciosa. Así ha retirado Microsoft de internet la mayor base de datos que existía de fotos para reconocimiento facial, una gran fuente de información que recogía nada menos que 10 millones de caras. ¿A qué se debe esta decisión?

MS Celeb es el nombre que recibía este gran sistema de datos. Se publicó en 2016 y era descrita por la gente de Redmond como la base de datos de reconocimiento facial más grande disponible en el mundo con más de 10 millones de imágenes de casi 100.000 personas distintas. Durante el tiempo que ha estado en funcionamiento, esta gran fuente de información ha servido como herramienta para entrenar sistemas de reconocimiento facial en todo el mundo, incluyendo, según recoge Finacial Times, empresas asiáticas como SenseTime -en la que Qualcomm invirtió hace un par de años- e investigaciones dirigidas por organismos militares.

No son los únicos que han echado mano de esta valiosa información. El conjunto de datos de MS Celeb ha sido utilizado también por empresas del sector tecnológico tan conocidas como IBMPanasonicAlibabaNvidia o Hitachi, por no hablar de la propia Microsoft, claro, que ha empleado las numerosas imágenes contenidas para entrenar sus propios algoritmos de reconocimiento facial.

El vicepresidente corporativo de Microsoft, Michael Fortin, habla con un delegado en la apertura de Microsoft Corp; Centro de desarrollo de África (ADC) en Nairobi, Kenia, 14 de mayo de 2019. REUTERS / Stringer

Siendo por tanto tan útil y suponiendo semejante fuente de información, ¿qué ha llevado a la compañía a decidir su cierre? Pues un problema de privacidad, como no podría ser de otra forma (y probablemente ya andabas sospechando).

Y es que a gran parte de las personas cuyas caras se utilizaron no se les pidió su consentimiento en ningún momento. Microsoft utilizó el nombre de “Celeb” como carta de presentación para indicar que las fotos usadas eran de figuras públicas, sin embargo, el concepto de público... resultó ser un poco más amplio de lo esperado, incluyendo a personas que simplemente trabajan en internet y tienen una identidad digital.

Es el caso por ejemplo del escritor de tecnología Adam Greenfield, que confirmó al Financial Times que a pesar de aparecer en la base de datos, él no había dado su consentimiento para ello en ningún momento.

A pesar de que Microsoft ha contactado con el citado medio estadounidense y ha aclarado que la base de datos tenía “fines académicos” y que había sido creada por “un empleado que ya no estaba en la empresa”, razón por la que la habían eliminado, lo cierto es que la firma podría haber estado violando el artículo 9 de la Ley General de Protección de Datos de la Unión Europea.

La privacidad sigue siendo uno de los temas más delicados y conflictivos para las grandes compañías - Foto: Bernard Hermant

La gente de Redmond lo niega -como era de esperar-, pero es probable que sus abogados le recomendaran el cierre inmediato y fulminante de la plataforma tras descubrirse el pastel y hayan optado por la excusa del “fin de proyecto educativo” como discurso oficial.

No está todo tan borrado como cabría esperar, eso sí. Aunque Microsoft haya eliminado la base de datos y se haya desvinculado de ella, esta se encuentra todavía en manos de todos los investigadores y las empresas que la descargaron anteriormente. Igualmente es posible encontrarla en sitios web de código abierto como GitHub, de forma que la información (y las miles de caras) sigue online y al alcance de mucha gente. Y eso sí que no es posible cambiarlo.