Mercados españoles abiertos en 1 hr 3 mins
  • S&P 500

    3.585,62
    -54,85 (-1,51%)
     
  • Nasdaq

    10.575,62
    -161,88 (-1,51%)
     
  • NIKKEI 225

    26.073,80
    +136,59 (+0,53%)
     
  • Dólar/Euro

    0,9834
    +0,0033 (+0,33%)
     
  • Petróleo Brent

    87,97
    +0,01 (+0,01%)
     
  • BTC-EUR

    19.554,46
    -255,52 (-1,29%)
     
  • CMC Crypto 200

    436,92
    -6,51 (-1,47%)
     
  • Oro

    1.673,10
    +1,10 (+0,07%)
     
  • HANG SENG

    16.958,81
    -264,02 (-1,53%)
     
  • Petróleo WTI

    81,69
    +2,20 (+2,77%)
     
  • EUR/GBP

    0,8723
    -0,0059 (-0,67%)
     
  • Plata

    19,42
    +0,38 (+2,00%)
     
  • IBEX 35

    7.366,80
    +66,70 (+0,91%)
     
  • FTSE 100

    6.893,81
    +12,22 (+0,18%)
     

Manual de supervivencia para los puntos negros

·5 min de lectura
Photo credit: Courtesy of Press Office
Photo credit: Courtesy of Press Office

En el argot médico también se llaman ‘comedones abiertos’ y “se forman por un exceso de grasa, producida por las glándulas sebáceas, junto con restos de células muertas. El poro se dilata, el sebo se oxida al contacto con el aire y, junto con la melanina que llega a la superficie, adquieren ese tono oscuro que les da su nombre”, describe Leonor Prieto, farmacéutica y directora científica de L’Oréal Cosmética Activa.

Aunque se llamen puntos negros su color no siempre es el mismo: “comienzan siendo blancos, después amarillentos, pasan a grisáceos y, por último, a negros. Estos cambios cromáticos son debidos al contacto con el medio ambiente y a la oxidación de la grasa”, asegura la esteticista Cristina Galmiche. Por lo general, no duelen, “aunque puede existir una microinflamación que no sentimos”, asegura Leonor Prieto. Y pueden dejar secuelas y marcas: “la grasa bloqueada rompe el tejido y el poro se abre, lo que puede terminar derivando en una microcicatriz”, según Galmiche.

¿A quién y dónde salen?

Los puntos negros son patrimonio masculino y femenino. Lo que sí influye es el tipo de grasa que se tenga. “Suelen aparecer con más frecuencia y en más cantidad en las pieles grasas y las que tienen acné. A veces también los vemos en pieles mixtas o normales”, según Prieto. En general, son más frecuentes en los hombres durante la adolescencia “que es la época en la que su piel genera más grasa y, además, son pocos los que se limpian correctamente”, asegura Galmiche. Y en las mujeres aparece con mayor frecuencia en aquellas que sufren acné adulto. Independientemente del sexo, surgen con más frecuencia en la nariz porque es una de las zonas que más glándulas sebáceas contiene.

¿Por qué se producen?

“Además de la influencia hormonal que se produce en el acné, las presencia de puntos negros puede aumentar debido a otros factores, como la contaminación y la radiación ultravioleta, que producen una rápida oxidación de este sebo y estimulan su sobreproducción. También debido a una falta de limpieza adecuada, y a la toma de algunos medicamentos o cosméticos, que pueden estimular la producción excesiva de grasa”, apunta la directora científica de L’Oreal Cosmética Activa.

¿Qué podemos hacer para evitarlos?

  • No tocarlos: Aunque parezca que no pasa nada, se pueden infectar si los manipulamos y presionamos con las manos sucias. “Bien, por la acción de las bacterias, incluso la del acné (cutis bacterium) al infectarse la grasa; bien, por someter a la zona a largas horas de mascarilla al crear un microclima húmedo que fomenta la proliferación de bacterias”, comenta Cristina Galmiche. Además, cuánto más manipulemos la zona mayor producción de grasa.

  • Triple limpieza: Una de las formas de evitar su formación es realizar mañana y noche una triple limpieza: leche limpiadora, loción equilibrante y loción calmante. “Que, además de eliminar todos los residuos, contribuye a equilibrar el pH y mantenerlo sano”, asegura Galmiche. No solo limpiadora y loción, también entran en juego exfoliantes y mascarillas semanales. “Lo idóneo es el uso combinado de mascarillas y exfoliantes, como limpieza periódica. De este modo conseguimos reducir poco a poco el tamaño de los poros y evitar la reaparición”, aconseja Prieto.

  • Limpiadores: se recomienda elegir limpiadores que contengan productos reguladores del sebo, como las sales de zinc, y agentes limpiadores suaves.

  • Exfoliantes: se debe optar por lociones microexfoliantes o limpiadores con ácido salicílico o derivados, cuando los puntos negros son más evidentes o están más incrustados.

  • Mascarillas: y una o dos veces en semana, dependiendo del estado de la piel, se pueden ir alternando las mascarillas de arcilla con los exfoliantes desincrustantes.

  • Hidratación: ya sabes que una piel grasa (con exceso de sebo) no debe renunciar nunca a la hidratación (agua).

  • Sérum específico: cuándo los puntos negros aparecen en pieles adultas el tratamiento debe empezar por un sérum específico para pieles grasas. “Es importante que el sérum contenga una combinación de activos exfoliantes, como el ácido salicílico y el ácido glicólico, además de niacinamida. Otra buena opción es utilizar por la noche un sérum con retinol, por su acción exfoliante y regenerante”, aconseja Prieto.

  • Tratamiento hidratante: “Como producto hidratante yo elegiría alguno que contenga sales de zinc para regular el sebo; ácido salicílico o derivados para exfoliar y regular la grasa; y niacinamida para evitar la microinflamación. Y es mejor si la crema contiene filtros solares y texturas ‘antiadhesión’ que evitan que las partículas contaminantes se fijen a la piel y la irriten”, aconseja la farmacéutica.

Photo credit: Cristina Galmiche
Photo credit: Cristina Galmiche

Leche Limpiadora (18,90 €), de Cristina Galmiche. Con aceite vegetal de germen de trigo, perhidroescualeno, minerales y vitamina E.

Photo credit: Cristina Galmiche
Photo credit: Cristina Galmiche

Loción Calmante (18,25 €), de Cristina Galmiche. Con agua de hamamelis, agua de rosas, vitaminas B y C, y glicerina vegetal.

Photo credit: Cristina Galmiche
Photo credit: Cristina Galmiche

Loción Equilibrante (29,50 €), de Cristina Galmiche. Con vitamina PP, viangre de quassia, extractos de manzanilla y bardana e hidroxiácidos frutales.

Photo credit: MG Collection
Photo credit: MG Collection

The Cult Foam (39,70 €), de MG Collection. Con ácido mandélico y salicílico, y extractos de frutas antiinflamatorias.

Photo credit: La Roche Posay
Photo credit: La Roche Posay

Effaclar Duo+ (23,65 €), de La Roche-Posay. Con niacinamida para reparar y calmar, zinc para reducir la secreción de sebo y agua termal con acción calmante y antioxidante.

Photo credit: Neutrogena
Photo credit: Neutrogena

Blackhead Eliminating Exfoliante Facial con Ácido Salicílico Purificante (15,40 €), de Neutrogena. Exfoliante facial diario con partículas de celulosa. Destapa los poros, elimina la grasa y previene los puntos negros.

Photo credit: Olivier Moritz
Photo credit: Olivier Moritz

Hyséac 3 REGUL(16,90 €), de Uriage. Con extracto de regaliz, reduce granos, puntos negros y brillos, y limita el exceso de sebo.

Photo credit: jovifotografos
Photo credit: jovifotografos

SOS Spot Powder(17,31 €), de USU. Con ácido salicílico, óxido de zinc y aceite esencial de árbol de té. Tiene una fase líquida y otra en polvo.

Photo credit: Dorian Huet
Photo credit: Dorian Huet

Pure Active Jabón Sólido Anti-granitos (5,50 €), de Garnier. Jabón sólido anti-granitos con carbón vegetal, ácido salicílico y exfoliantes minerales.

Photo credit: Garnier
Photo credit: Garnier

Mascarilla de tejido Tissu Mask Carbón (2,50 €), de Garnier. Con carbón, extracto de alga negra y ácido hialurónico, actúa en 15 minutos.

¿Y cómo tratarlos?

“Si con las rutinas cosméticas diarias no conseguimos eliminar y/o mantener controlados los puntos negros del todo, mi recomendación es acudir al dermatólogo para que realice un diagnóstico adecuado y adaptar los tratamientos de forma personalizada”, dice Leonor Prieto.

Oxigenación by Cristina Galmiche

Se basan en la limpieza profunda del tejido, en la que se realiza un drenaje poro a poro de la grasa acumulada en el conducto excretor, con una minuciosidad y suavidad exquisitas. El protocolo se acompaña a posteriori de un ritual cosmético personalizado. Hay cinco variantes posibles: “todas ellas duran 90 minutos. El número de sesiones varía según cada piel. Y los resultados se aprecian desde la primera sesión, ya que la limpieza es profunda y duradera”, asegura Cristina Galmiche.

  • Artesanal: una limpieza básica para todas las pieles que conviene repetir una vez al mes y es un punto de partida esencial para cualquier protocolo posterior.

  • Balance +: tratamiento activo contra el acné y la sensibilidad cutánea con resultados visibles en la primera sesión.

  • Expert: limpieza combinada con microcorrientes, que regenera en profundidad y devuelve a la piel un aspecto ‘piel de porcelana’.

  • Oceánica: realizada con principios marinos biológicos. Modela y reposiciona la arquitectura del rostro, y es perfecta para las pieles sensibles.

  • Dermowhite: con efecto goma de borrar, atenúa y difumina manchas, cicatrices y minimiza los poros, además de aportar luminosidad.

Precio: entre 90 € y 120 €. Dónde: Cristina Galmiche (Madrid, Alcalá de Henares, Málaga).

Higiene Mosaico

Se trata de una higiene facial profunda con extracción, drenaje, oxigenación y tratamiento. “Es el tratamiento correcto para cuando empiezan a aparecer los primeros puntos negros; para limpiar la piel en profundidad y evitar que se queden”, asegura la esteticista Marta García. Sesiones: una sesión mensual o una cada 2 meses hasta equilibra y después mantener con una encada cambio de estación. Precio: 130 €. Dónde: Marta García Esteticistas (Oviedo, tel. 985 277 300).

Limpieza Hydrafacial

Se trata de una dermoabrasión realizada sobre la piel húmeda por eso ésta no sufre. Incorpora la tecnología Vórtex-Fusion: un sistema nuevo de cabezales patentado que, en realidad, lo que hacen es insuflar aire o aspirar-succionar la piel, según la fase del tratamiento, para drenar, limpiar y exfoliar, realizar un peeling y extraer impurezas, y facilitar la penetración de potentes sueros antioxidantes, regenerantes e hidratantes. La primera fase es de drenaje, desintoxicación y eliminación de toxinas. Y en ella se hacen penetrar ácido láctico y Activ-4 Glucosamina, que dejan la piel lista para el peeling. La segunda fase es de peeling y en ella se utilizan ácidos como el glicólico y el salicílico, además de extracto de miel. La tercera fase es de hidratación y regeneración, y en ella se aplican potentes antioxidantes, péptidos y ácido hialurónico. Sesiones: se recomiendan 3, a razón de una al mes. Precio: desde 150 €. Dónde: En el teléfono 910 57 99 08 y en la web de hydrafacial puedes encontrar tu clínica más cercana.

Deep 2

Uno de sus protocolos es específico para afinar pieles engrosadas, equilibrar glándulas sebáceas, limpiar y unificar el poro dilatado, además actúa como un poderoso antioxidante. Trabaja con un sistema y tecnología de vacío y de hidro-dermoabrasión controlada con Tips, que se adaptan a las diferentes sensibilidades del tejido. Además emplea PHAS, AHAS y potentes antioxidantes. Y termina con un drenaje linfático con ventosas para desintoxicar la piel y optimizar la salud de la piel. “Trata la problemática de los puntos negros de raíz, trabajando sobre la causa que los hace aparecer y sobre el efecto (sobre el mismo punto)”, asegura la esteticista Marta García. Sesiones: se recomiendan de 3 a 6 sesiones, una semanal para el tratamiento de choque. Y mantener la piel limpia y oxigenada repitiendo una sesión cada trimestre, para evitar que vuelvan a aparecer. Precio: desde 120 €.