Mercados españoles abiertos en 3 hrs 9 min
  • S&P 500

    3.783,28
    -7,65 (-0,20%)
     
  • Nasdaq

    11.148,64
    -27,77 (-0,25%)
     
  • NIKKEI 225

    27.398,81
    +278,28 (+1,03%)
     
  • Dólar/Euro

    0,9918
    +0,0033 (+0,34%)
     
  • Petróleo Brent

    93,54
    +0,17 (+0,18%)
     
  • BTC-EUR

    20.537,74
    +19,76 (+0,10%)
     
  • CMC Crypto 200

    462,51
    +4,11 (+0,90%)
     
  • Oro

    1.730,50
    +9,70 (+0,56%)
     
  • HANG SENG

    17.991,61
    -96,36 (-0,53%)
     
  • Petróleo WTI

    87,94
    +0,18 (+0,21%)
     
  • EUR/GBP

    0,8725
    +0,0003 (+0,04%)
     
  • Plata

    20,88
    +0,34 (+1,64%)
     
  • IBEX 35

    7.579,90
    -116,70 (-1,52%)
     
  • FTSE 100

    7.052,62
    -33,84 (-0,48%)
     

Manual definitivo para lavarte el pelo correctamente

·5 min de lectura
Photo credit: getty
Photo credit: getty

Tal vez nunca te lo hayas planteado, pero lavarse el pelo tiene su ciencia. No es sólo agua y champú, y mucho menos cualquier champú. Limpiarte bien la cabeza es un gesto importante, básicamente porque es algo que hacemos muy a menudo (o deberíamos) y que condiciona el estado de salud de nuestro cuero cabelludo y de nuestro pelo.

¿Cuántas veces hay que lavarse el pelo?

Una de las primeras dudas que seguro que te asalta es si te estás quedando corta al lavarte el pelo o si te estás pasando. Pues todo depende del tipo de cabello que tengas. Según Eduardo Sánchez, director de la Maison Eduardo Sánchez, “lavar el cabello todos los días no es bueno. Si es un cabello graso, estás estimulando las glándulas sebáceas y vas a producir más sebo. Y si es seco, tampoco es recomendable, porque lo resecas aún más. Lo ideal es lavar un día sí y uno no en los cabellos grasos y espaciar más los lavados en los secos”.

La experta Miriam Quevedo se sorprende de que mucha gente no sepa lavarse correctamente la cabeza y nos da las pautas adecuadas: "Hay que empezar siempre por el cuero cabelludo. Se aplica el producto en la raíz del cabello, se masajea suavemente con la yema de los dedos, movilizando el cuero cabelludo para activar la microcirculación, evitando rascar con las uñas para no provocar inflamación. Así creamos una ligera espuma y, a continuación, trasladamos ese producto a la fibra y al resto de la melena. Es importante tener en cuenta que frotar el cabello enérgicamente puede provocar roturas”.

Quevedo, aconseja también la doble limpieza, pero siempre y cuando no nos lavemos el cabello a diario. “Comenzaríamos con la limpieza básica, que cubre la preocupación principal (por ejemplo, si tenemos grasa o caspa en la raíz) y, a continuación, trataríamos nuestro objetivo secundario con un producto específico (por ejemplo, activar el crecimiento, proteger el color del pelo teñido)”.

Mejor champús sin sulfatos

Esta especialista recomienda evitar los champús con sulfatos: “Los sulfatos atacan la barrera de protección natural de nuestro cuero cabelludo y del cabello, dejándolos fragilizados y vulnerables frente a cualquier ataque: contaminación, productos agresivos, sol, cloro, color... Hay que elegir champús que eliminen la suciedad y los residuos, pero que al mismo tiempo preserven la barrera natural del cabello”.

Daniele Sigigliano, de Blow Dry Bar, señala que a la hora de lavarse el pelo hay que tener en cuenta también la temperatura del agua. “Hay que evitar que esté demasiado fría o demasiado caliente; lo ideal es el agua tibia y acabar el aclarado con el agua lo menos caliente posible para favorecer el cierre de las cutículas”, aconseja.

La limpieza del pelo no acaba con el champú. También es importante aplicarse después un acondicionador. “Facilita el peinado o desenredado; evita la electricidad estática (esta hace que las fibras se dañen más); deja el cabello suave y evita que rocen las fibras y se levante la cutícula (y esta es la armadura externa del cabello); mantiene la propiedad de hidrofobicidad de la fibra capilar, es decir, que evita la entrada de agua en la fibra y por ello evita el encrespamiento y que la humedad del exterior le afecte, entre otros beneficios”, destaca la farmacéutica especializada en Dermocosmética y cabello Helena Rodero. No seas perezosa: sólo serán dos minutos más y a cambio tendrás múltiples beneficios.

El último enjuague realízalo con agua fría, hará que el cabello se llene de fuerza y se revitalice, mostrando mucho más brillo”, añade Cristina Solymosi, directora y Beauty Hunter de Ma Belle Salón.

Evita malas prácticas

Por otra parte, el estilista capilar Sigigliano alerta del abuso del champú seco: “Hay que utilizar este tipo de productos sólo cuando sea realmente necesario. El abuso del champú en seco puede dar lugar a una sobre acumulación de productos y picores”.

Y, ya para terminar, si tienes la tentación de dormir con el pelo mojado ahora que hace un calor de muerte, ni se te ocurra. Si te vas a la cama con el pelo húmedo pueden aparecer hongos que favorezcan la caspa y la rotura del cabello, especialmente si lo tienes fino.

Otra cosa importante, de la que ha alertado la Asociación Española de Dermatología y Venerología es de la tendencias como lavarse el pelo con acondicionador o con modas como “no poo”, que consiste en eliminar el champú a la hora de lavarse el pelo y sustituirlo por agua, bicarbonato y vinagre por motivos supuestamente eco, para evitar los químicos y otros componentes de los productos de limpieza capilares tradicionales. “Esta tendencia aumenta el riesgo de infecciones en el cuero cabelludo. Además, el bicarbonato tiene un pH más alcalino que el del cuero cabelludo, pudiendo producirnos irritación. Por otra parte, su uso continuado nos puede decolorar el cabello. El champú más recomendable para un cuero cabelludo sano es un champú suave, los llamados neutros”, señala la doctora Lola Conejo-Mir, miembro de la AEDV.

Esta dermatóloga también añade que no debemos engañarnos sobre lo que podemos aportar a nuestro pelo con un champú cosmético: “Sus componentes no van a atravesar la piel del cuero cabelludo para llegar a la raíz del pelo, sólo van a actuar sobre su tallo. Los célebres champús con biotina no van a hacer que tengamos el pelo más sano, para eso tenemos que alimentarlo desde el interior”, concluye.